Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Chris Paul ya sueña con un anillo

|

Después de 16 temporadas y 123 partidos de playoffs, Chris Paul ya tiene su sueño: jugar unas series por el anillo. Un sueño que él mismo se ganó con una actuación memorable en el sexto partido de la final del Oeste, donde ejerció de líder y ejecutor contra los Clippers (103-130).


Los 41 puntos (7 de 8 en triples), 4 rebotes, 8 asistencias y 3 robos (y ninguna pérdida) justifican sobradamente las lágrimas a la conclusión del encuentro de CP3, que se lesionó en un hombro en primera ronda contra los Lakers y faltó a dos partidos ante los Clippers a causa de los protocolos Covid. Muchos le daban, a sus 36 años, por (casi) acabado. Nada más lejos de la realidad.


Porque más importante que la cantidad fue la calidad. Después de una primera mitad relativamente nivelada (57-66), en la que los locales tuvieron su única ventaja del partido (20-19), Paul reventó a su exequipo entre el final del tercer acto (8 puntos en los últimos 68 segundos) y durante todo el cuarto, en el que firmó 19 tantos. A 5:48 para el bocinazo final, la frustración llevó a Patrick Cables Cruzados Beverley a empujarle por la espalda por la espalda, ganándose una merecida expulsión.


Pero Paul no estuvo solo. Jae Crowder (19 puntos, con 5 de 9 desde el arco), Devin Booker (22 y 7 capturas) y Deandre Ayton (16 y 17) completaron el póker de ases que deposita a los Suns en las terceras Finales de su historia, tras las de las campañas 1975/76 y 1992/93, la primera perdida contra los Celtics y la segunda ante los Bulls, ambas por 4-2, el mismo marcador con que dejan a los Clippers de nuevo en la estacada.


Marcus Morris (26 puntos y 9 rechaces) y Paul George (21 y 9) fueron los bastiones del equipo angelino, que suma este revés a las cinco eliminaciones en semifinales de Conferencia desde que los Buffalo Braves (que presentan un 0 de 3) se mudaron a California en la temporada 78/79. Una maldición interminable. 


La maldición que ya es historia para CP3, que abandona por la puerta grande el podio de jugadores con más partidos de postemporada disputados sin haber llegado nunca a unas eliminatorias por el anillo, una dolorosa lista que encabezan Paul Millsap (129 encuentros) y Al Horford (124).

Chris Paul ya sueña con un anillo