Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La décima se pone a tiro

Dava Torres anotó el segundo del conjunto verdiblanco | javier alborés
|

El Liceo jugará, ante el Barçcelona, la final de ‘su’ Copa, no sin haber sufrido bastante más de lo que pueda sugerir el marcador final ante un Caldes que, arropado por Gerard Camps, dio muchos problemas a los hombres de Juan Copa.


Los anfitriones tuvieron pronto su primera gran oportunidad. No habían pasado tres minutos cuando los colegiados mostraron una dudosa azul a Miras. Camps hizo justicia deteniendo la falta directa lanzada por Adroher.


Poca chispa

Tres minutos después, cierta laxitud defensiva permitió que Cristian Rodríguez, tras una diagonal, batiese a Carles Grau por la escuadra. Acusó el golpe el Liceo, falto de chispa en ataque. Un ‘envoltorio’ de Platero y un uno contra uno de Dava Torres, abortados por un espléndido Camps, fueron sus acercamientos más peligrosos hasta los 10 minutos previos al descanso, cuando los verdes apretaron el acelerador, aunque sin obtener dividendos.


Todo lo que se le negó al Liceo en los primeros 25 minutos le llegó en los primeros 205 segundos de la reanudación. Cuando solo habían transcurrido 62, Adroher pasó a Dava Torres, la volea del capitán la repelió Camps y la revolea de ‘O Mago’ a la altura del larguero acabó dentro de la portería.


Torres obtuvo premio 143 segundos más tarde. Un error defensivo dejó a Di Benedetto solo en el pico izquierdo del área. El internacional francés tuvo tiempo de sobra para pensar, mirar y dibujar una precisa asistencia a Torres, que en el segundo palo no tuvo más que empujar la bola a la red.


Con el marcador en contra el Caldes decidió dar un paso adelante, presionando más la salida de la bola del Liceo, que a su vez trataba de bajarle las revoluciones al partido. Algo que no consiguió.


A los 34 minutos cometió su décima falta, pero Rosa se topó, dos veces, con Carles Grau. Apenas 120 segundos después llegó la décima del Caldes. Y Adroher mantuvo su mala racha a bola parada en este torneo. Camps le frenó sin excesivos apuros.


Juan Copa no lo veía claro y decidió parar el partido con un tiempo muerto. Funcionó. Sus pupilos recuperaron el lugar en la pista. Dava Torres tuvo el 3-1 tras una gran jugada individual, pero Camps lo impidió en el mano a mano. El capitán probó suerte con una directa tras azul a Ricart, pero levantó demasiado la bola y tiro se marchó alto.


Jugadas clónicas

Todavía en superioridad al no anotar la directa, un misil de Carballeira lo repelió Camps y Marc Grau envió la redonda al palo. Un minuto más tarde, jugada calcada, solo que esta vez el hermano de Carles acertó a empujarla por debajo del cuerpo del meta del Caldes.


Oruste fue el siguiente en intentarlo de directa. Camps se la sacó ‘in extremis’ en la base del palo izquierdo. Llegó la decimoquinta falta del equipo de Eduard Candamio. Y el cuarto tirador distinto del conjunto anfitrión. Carballeira lanzó directo, como si fuese un penalti, desvió ligeramente Camps y el rebote en el fondo volvió al stick del jugador coruñés, que esta vez la levantó y la volea tocó el cuerpo de la pesadilla verdiblanca en la primera mitad y cruzó mansamente la línea de gol cuando en el crono restaban 72 segundos.


Tres minutos antes, Di Benedetto había lanzado fuera un penalti cometido sobre él mismo. No fue el día del Liceo a bola parada, un aspecto que necesita mejorar para poder tener opciones de levantar, ante su público, la décima Copa, un título que se le resiste desde hace 17 años.


Liceo (4): Carles Grau; Dava Torres, Platero, Di Benedetto, Adroher –cinco inicial– Carballeira, Oruste, Marc Grau y Ciocale.


Caldes (1): Camps; Ricart, Miras, Alex Acsensi, Cristian Rodríguez –cinco inicial– Rovira, Rosa, Giménez, Roger Acsensi.


Goles: 0-1, m.6: Cristian Díaz. 1-1, m. 26: Adroher. 2-1, m.28: Dava Torres. 3-1, m.43: Marc Grau. 4-1, m.48: Carballeira.


Árbitros: Díaz, De la Hera. Mostraron tarjeta azul a Ricart, Miras, Rosa, Giménez y al ténico del Liceo, Juan Copa.

La décima se pone a tiro