Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Giro de Italia (11ª): Evenepoel baja a la tierra

Ganna, con Bernal a su rueda, provocó el primer corte en el pelotón | Ineos Grenadiers
|

El bucólico paisaje de Montalcino, en la Toscana de suaves colinas, cipreses perfectos y extensos viñedos del selecto vino Brunello, sugiere paz e invita a tirarse a la bartola. Todo lo contrario transmite Ganna, que destroza las bielas de su bici a violentos pisotones y rompe el pelotón en pedazos al paso por el primer tramo de sterrato. El gigante italiano se lleva a rueda a su líder, Bernal, el capo del Giro. No está con ellos Evenepoel, el campeón del futuro, que sufre, se engancha y acaba sucumbiendo. No es el único que baja a la tierra en un día de ciclismo épico.


Los 35 kilómetros de carreteras sin asfaltar, estratégicamente situados en los últimos 70 del recorrido, dibujan una etapa de leyenda. Hasta entonces, el pelotón se pasea y deja ir a una escapada de once secundarios sedientos de gloria. La diferencia supera los trece minutos y en Twitter ciclismo se repite la palabra fumada (todo se repite en Twitter), pero el gran grupo se acerca al primer sector de gravel, en ligero descenso, y los equipos meten manillar por entrar en cabeza.


El treno de Ineos se hace sitio al abrigo de Ganna, que provoca la primera selección, destapa las carencias de Evenepoel y pilla desprevenidos a Vlasov, Carthy, Yates... No frenan los granaderos de Bernal, se vacía el gigante italiano también sobre el asfalto, pero su esfuerzo es vano. El belga cierra el hueco en primera persona.


Con el reagrupamiento vuelve la calma chicha de la idílica Toscana y en el grupo de los favoritos se miran unos a otros. No falta casi nadie, si acaso Dan Martin y Formolo, al final del día eliminados de la lucha por el podio. Llega el segundo tramo de sterrato, más duro que el primero, con pendientes que superan el 16%, pero no hay movimientos.


Sorprende la posición de Evenepoel, a cola del grupo. No es el sitio para un hombre de la general. Bernal y su equipo advierten el detalle y aceleran en el tercer sector sin asfaltar. Moscon y el colombiano ordenan zafarrancho y descuelgan definitivamente al belga.



Lo que sucede a continuación es un despropósito: Remco cede mientras su compañero Almeida sigue por delante. Le mandan parar, pero no se entiende con su líder, que se vuelve a quedar solo y hasta se quita el pinganillo. El portugués le espera de nuevo, pero Evenepoel sigue incómodo. ¿Es una cuestión de técnica o de condición física?


En la última subida, ya sobre suelo firme, ataca Bernal. Y otra vez es el más fuerte, como en el Passerino, San Giacomo y Campo Felice. Le siguen Buchmann, Vlasov, Caruso, Yates y Foss, prácticamente de uno en uno. Y a casi dos minutos llega Soler, primer español, valiente pero desfondado. Y unos segundos después, Evenepoel, que no tira la toalla.


Que no se me olvide: el ganador de etapa es Mauro Schmid, un suizo de 21 años hasta ahora desconocido, el más fuerte de la fuga, que se impone en un tremendo esprint cuesta arriba a otro debutante, el italiano Alessandro Covi (22). Ya tiene su postal.


Clasificaciones



Giro de Italia (11ª): Evenepoel baja a la tierra