Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Vista al futuro

|

D espués de la celebración de la asamblea del Real Club Deportivo a esa hora tan extraña, todavía quedan ganas de comentar alguna cosilla de las que el presidente expuso en su intervención y que deja todavía más despejado el camino que el club pretende recorrer los próximos meses, al menos mientras continúe la tutela de la entidad bancaria que está detrás. Fue un vistazo al futuro.


Quedó claro lo principal en el aspecto económico: revertir la situación allá donde se pueda y convertir las pérdidas en ganancias a la menor oportunidad. Los negocios externos del Deportivo no son tales negocios y, por lo tanto, sólo resta buscarles rentabilidad como haría cualquier otra empresa. Para eso figura al frente un acreditado gestor, en el que el grueso del deportivismo confía para salir parcialmente de la situación actual. Algunas de las medidas ya las expuso Antonio Couceiro en su intervención en la asamblea y otras se intuyen o ya habrá constancia de ellas. Los tiempos actuales no favorecen ninguna recuperación económica pero es obligatorio intentarlo.


Por lo que se refiere al aspecto deportivo, la novedad principal es habrá público el domingo en Riazor, frente al Langreo. Nada menos que 5.000 espectadores podrán estar en las gradas, algo llamativo sobre todo teniendo en cuenta las cifras de asistentes que acudían al campo hasta ahora. Dadas las circunstancias podría ser algo importante para que el equipo notase el apoyo de sus aficionados en un partido en el que la entidad como tal se juega mucho más que los propios jugadores. Y convendría liquidar el asunto deportivo cuanto antes porque jugársela la última jornada en Soria es desafiar demasiado al peligro porque el equipo no está en condiciones de afrontar retos exigentes.


También aludió Couceiro en su intervención en la asamblea al futuro del equipo. Con buen sentido vino a decir que vamos a dejar que se acabe esta nefasta temporada y, posteriormente, se verá la manera más adecuada de afrontar la próxima. Será entonces el momento de hablar de renovaciones y de refuerzos, de bajas y de fichajes, que de todo ha de haber en la plantilla blanquiazul. Y también quedó claro que el dinero se va a administrar bien, midiendo al dedillo las inversiones que se vayan a realizar. Se supone que habrá un mínimo de calidad en el grupo, y no como esta temporada, teniendo en cuenta que el objetivo final siempre tiene que ser el ascenso a Segunda División B por más filtros que ponga la Federación Española. 

Vista al futuro