Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Paso de gigante

Celso Borges anotó el primer gol de su segunda etapa como blanquiazul y puso por delante al Deportivo ante el Numancia | QUINTANA
|

Lo bueno superó a lo malo en el partido ante el Numancia y el Deportivo dio un paso de gigante hacia la meta secundaria que se ha convertido en principal por haber llegado tarde al primer corte. Los blanquiazules fueron desequilibrantes por momentos y también estuvieron desequilibrados. En la balanza, resultaron vencedores en un encuentro que se presentaba decisivo. Ahora, queda completar la faena... Y el Deportivo es experto en pifiarla cuando parece hecho. Dispone de cuatro puntos de renta con los sorianos y mantiene dos con el Racing de Ferrol en el grupo 1D.

La exigencia y la presión eran máximas en el choque de Riazor. Un partido de rivales llamados a estar en otras categorías, en otras batallas, pero a los que el destino llevó de la mano a la tercera división, en la que quieren seguir estando después de haberse quedado sin opciones de ascender.


El Deportivo estaba obligado a ganar la penúltima cita de la temporada en casa. Sí, solo queda un partido más como local, ante el Langreo en este campeonato exprés.


Enfrente, un rival al alza, con una vida paralela a la del Deportivo en los últimos tiempos, que encontró el primer córner en el primer minuto. Un aviso para los blanquiazules, que arrancaron el motor a los ocho minutos con un disparo de Villares desde la frontal que se marchó fuera por poco. Recordó a la que tuvo ante el Langreo en una de las dos opciones de los deportivistas para ganar un partido que se acabó escapando y que comprimió la lucha por la Primera Federación.


4 puntos

El equipo aventaja en más de un partido al tercero, el equipo soriano, en la lucha por la Primera RFEF


Lara, Miku y Keko tejieron fútbol y un mal control de Lucho García comprometió al Deportivo al paso por el cuarto de hora de partido. Asier Benito estuvo a punto de robársela y el portero se jugó el penalti. Salió airoso.


En la otra área, Lara pidió penalti, pero el árbitro no lo cobró. El Deportivo crecía con el balón, con los centros de Borges, motivado en su vuelta a la titularidad, y con la brega de Miku en el área.


El premio para el costarricense, para Rubén de la Barrera y para el Deportivo llegó a los 23 minutos en un saque de esquina. Al fin, en una jugada de estrategia, de laboratorio, con un saque de esquina que ejecutó en corto Héctor para Keko, este hacia la frontal del área, allí apareció Lara, que la picó sutilmente, y en el segundo palo emergió el Borges que el deportivismo recordaba, el que no había aparecido hasta ahora en Liga (sí en Copa ante el Alavés). Cabeceó el tico, batió al Numancia y estalló. Celebración efusiva para liberar toda la tensión acumulada.


Polémica

Los sorianos protestaron el penalti del 2-1 y la expulsión de Borja López


Los sorianos no sacaron la bandera blanca y el Deportivo estuvo a punto de encajar el empate en dos acciones antes de la media hora. Primero midió mal Mujaid en un balón filtrado que Asier Benito cruzó en exceso. Y después, en una falta desde la frontal, Menudo sirvió el centro y David Castro, en otro despiste de Mujaid en la marca, cazó el balón con un remate acrobático que se fue fuera. El equipo de Álex Huerta apretó. Diego Aguirre aportó profundidad por la banda izquierda aprovechando la espalda de Keko y la superioridad ante Bóveda. Por centímetros no llegó en el segundo palo Moha.


El descanso fue bienvenido en Riazor, aunque las piezas no cambiaron en el segundo periodo. Tampoco corrigió el Deportivo el desequilibrio en la banda derecha. Keko, activo en ataque, se despistó en la táctica defensiva. Aguirre lo agradeció, colgó el esférico, que superó a Borja Granero, y Asier Benito anotó por cuarta jornada consecutiva. El delantero vasco lleva ya nueve tantos.


De la Barrera sentó a Lara y dio entrada a Raí. Un error de Aguirre dejó solo a Keko, pero el lateral se recompuso para corregir el error. Héctor emuló esa punta de velocidad en el área del Depor para cortar un avance muy peligroso de Moha.


El Deportivo encontró el segundo tanto de penalti, por una mano de Lillo, en un despeje de un compañero de equipo, que sancionó el colegiado. Miku asumió la responsabilidad desde los once metros y puso de nuevo por delante a los blanquiazules. De la Barrera aprovechó la celebración para dialogar con Keko, tal vez para corregirle. Poco después, le sentó.


El penalti, protestado por los visitantes, no fue la única polémica del encuentro. A los 77 minutos, el árbitro expulsó con roja directa a Borja López por una falta sobre Keko que había cometido Cotán. Borges buscó la escuadra pero no pudo encontrarla porque atajó el portero, que estaba lesionado y hubo de ser sustituido.


El partido se eternizó por las decisiones de Raí, que interpretó mal una contra en superioridad a falta de cinco minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario. A él hubo que añadirle otros siete de sufrimiento para el deportivismo a pesar de la ventaja numérica de los blanquiazules en el terreno de juego. Cotán tuvo la última con un remate acrobático que se marchó fuera para alivio de la parroquia deportivista. Ya se sabe que la tranquilidad dura poco en casa Depor, pero, al menos por unos días, será así. Se empieza a ver la meta. Faltan nueve puntos y el conjunto herculino dispone de cuatro de renta con respecto al Numancia, ante el que despedirá el curso en Los Pajaritos. 

Paso de gigante