Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Bagnaia manda y Márquez regresa para darlo todo

Márquez, en el centro de la imagen durante la segunda tanda de libres | Jose Sena Goulao/EFE
|

El italiano Francesco “Pecco” Bagnaia (Ducati) mandó en la primera jornada del Gran Premio de Portugal de MotoGP en Portimao, en donde a las primeras de cambio quedó claro que Marc Márquez (Honda), tras nueve meses de baja por lesión, viene a darlo todo al acabar sexto el día.


El ocho veces campeón del mundo, seis en la categoría reina, se erigió en el protagonista de la jornada por derecho propio pues tras su larga baja, tres operaciones quirúrgicas y más de dos horas de entrevista con todos los medios de comunicación, se subió a su Honda en una primera tanda en la que se le vio algo agarrotado, pero poco a poco se fue soltando y, al final del día ya dejó algunas de las cosillas que en él suelen ser habituales.


Aunque las previsiones amenazaban con algo de lluvia en la sesión vespertina, ésta no apareció, si bien los pilotos salieron con prisas, por si acaso, y por ello que no tardaran mucho en rebajarse los registros matinales.


Viñales por la mañana

Si por la mañana el más rápido había sido Maverick Viñales (1:42.127), por la tarde fue su compañero francés Fabio Quartararo el que enseguida rodó en 1:41.399, perseguido por los dos pilotos de Suzuki, Alex Rins y Joan Mir, actual campeón mundial.


Quartararo encadenó una serie de vueltas personales más o menos en el mismo ritmo que su mejor crono y así fue como poco después logró “arañar” noventa milésimas de segundo para rodar en 1:41.309, pero duró poco ese liderato del francés, que se vio superado por Bagnaia y Mir.


Por entonces, con media hora de entrenamiento por delante, el recién reaparecido Márquez todavía no se había ganado el pase a la segunda clasificación y era decimocuarto, como tampoco estaban su compañero Pol Espargaró ni Valentino Rossi (Yamaha).


A falta de veinte minutos y en su segunda salida a pista, Márquez consiguió ponerse noveno, superado por quince milésimas de segundo en la línea de meta por el australiano Jack Miller (Ducati), pero con mucho tiempo por delante para recuperar más terreno.


En vuelta rápida

Y no tardó en demostrarlo el campeón del mundo, que en su siguiente vuelta subió hasta la tercera plaza al rodar en 1:41.093 y con algunos giros rodando con parciales de vuelta rápida, si bien el último de ellos se le atragantaba y eso le hizo perder una plaza.


Prácticamente todos los pilotos estaban en su última salida a pista y eso se notó en los tiempos, que comenzaron a bajar secuencialmente, aunque el registro de Mir aguantó hasta que Bagnaia cerró una vuelta en 1:39.866, por delante de Quartararo, el propio Mir, Rins y Miller, con Márquez en un digno sexto puesto.

Se quedaron fuera de la segunda clasificación directa tanto Alex Márquez como Pol y Aleix Espargaró, además de Valentino Rossi, 16º, Franco Morbidelli (Yamaha), 19º, o Jorge Martín (Ducati), que acabó en una preocupante última plaza después de subir al tercer peldaño del podio en la última carrera de Catar.  

Bagnaia manda y Márquez regresa para darlo todo