Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Federer desafina, pero sonríe con la victoria ante Evans

Federer se dispone a realizar un saque durante el encuentro ante el británico | Samer F. Rejjal/EFE
|

Roger Federer volvió a competir ayer, 405 días después, en el ATP 250 de Doha, donde se batió en el cemento durante más de dos horas y derrotó al británico Daniel Evans por 7-6 (8), 3-6 y 7-5.


El suizo, que no competía de forma oficial desde el Abierto de Australia en 2020, dio muestras de su calidad, pese a no ofrecer su mejor versión tras un año parado y dos operaciones en la rodilla derecha.


Ante un tenista mucho más rodado como el británico, número 28 del mundo, Federer mezcló momentos excelsos con un buen saco de errores no forzados, símbolo del óxido en su raqueta por el parón.


Lo mejor para Federer fue su buen humor. Incluso cuando se le enganchó una derecha sencilla en un punto de set a su favor, esbozó una sonrisa, mostrando que está feliz de su regreso a la competición.


“Volver a mi edad no es fácil, pero ha merecido la pena por jugar un partido como el de hoy (por ayer)”, dijo Federer a pie de pista. “Al final estaba cansado. Dan tenía más energía, pero estoy muy contento con cómo he jugado”, aseguró.


El siguiente rival de Federer será el georgiano Nikoloz Basilashvili, que derrotó por un doble 6-2 al tunecino Malek Jaziri. Será el segundo duelo entre Basilashvili y Federer después de la victoria del suizo en Australia 2016.


En el resto de la jornada, destacó la victoria de Dominic Thiem, número 4 del ránking mundial, frente a Aslan Karatsev, semifinalista en Australia. El austríaco remontó un set en contra y se impuso por 6-7 (5), 6-3 y 6-2 en su primer encuentro desde el Grand Slam australiano.


En cuartos de final se medirá al español Roberto Bautista, que venció en dos sets a Alexander Bublik por 6-4 y 6-3.


También pasó de ronda Andrey Rublev, reciente campeón en Rotterdam, por abandono de Richard Gasquet, y Denis Shapovalov, que venció a Vasek Pospisil (7-5 y 6-4). 

Federer desafina, pero sonríe con la victoria ante Evans