Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El Fabril está hecho polvo

Iago Novo, mediapunta del Polvorín, entre Guille Bueno (i) y Adri Castro (d) | el progreso
|

El Fabril está hecho polvo y no únicamente por la derrota de ayer sino porque son cinco en las seis últimas jornadas, en las que solo ha conseguido un punto en casa contra el Silva. El Polvorín fue superior al Depor B, algo que se podría esperar, y aprovechó tres nuevos errores individuales de un equipo que ya ocupa la octava posición.


La propuesta inicial de Valerón tiene dos lecturas. La primera, en cuanto a nombres, fue muy atrevida. Cuatro juveniles en el once inicial y uno de ellos debutante como titular: Jairo. Además, también fueron de la partida el habitual Juan Rodríguez (central), Guille Bueno (lateral izquierdo) y Peke (extremo izquierdo). Continuando en la línea de los nombres, puede dar la sensación de que un 1-4-4-2 (repitió el mismo sistema que contra el Bergantiños) con Sanmartín y el citado Jairo en el doble pivote, Javi Sánchez y Peke por fuera y Boedo y Adri Castro como delanteros responden a un planteamiento ultraofensivo. La segunda lectura se hace viendo el partido en directo y no solo haciendo caso a la alineación: la realidad es que el Fabril jugó directo, defendió en intermedio y en repliegue y trató de sorprender al Polvorín robando y transitando.


Prácticamente todo lo contrario al Polvorín (1-4-4-2 en rombo) que, pese a no estar del todo preciso en controles y pases, trató de salir en corto siempre, incluso en los últimos minutos (2-1), y para ello acercó a Dani Vidal y a Iago Novo a la línea defensiva para construir superioridades e intentar atraer el Fabril para encontrar espacios en campo contrario y que los aprovechasen sus dos cañones: Escobar y Morais.

Pocos pases recibieron los centrales del Fabril, pero uno de ellos fue letal. Sanmartín le cedió la pelota a David, que pisaba el círculo central e hizo un control horrible. Morais, que saltaba decidido a apretarle, se encontró con el regalo e inició una conducción vertiginosa hacia el área contraria. Al alcanzar el borde optó con una finalización poco común: en lugar de golpear de interior, lo hizo con el empeine exterior. 

Mandó (1-0) el cuero raso a la izquierda de Alberto.


Ni cinco minutos tardó el Fabril en reaccionar. Una buena jugada de Javi Sánchez por la derecha terminó con un recorte del ‘7’ deportivista que se comió Martín, lateral izquierdo local. Javi cedió para Peke, que estaba en la frontal y el canario, a un toque con el interior de la derecha, superó (1-1) a Julen. El filial del Depor había hecho lo más difícil pero antes del descanso recibió otro mazazo. David Suárez trató de anticipar a Marcos sin conseguirlo y perdió su posición en la línea defensiva. Manu Núñez ganó el rechace y jugó hacia delante para Escobar, que fijó a Iván y cedió de tacón para Morais. El goleador del Lugo B esperó a David Suárez y volvió a romperlo arrancando dentro del área. En esta ocasión sacó un tiro raso y potente con la zurda que se coló (2-1) por el primer palo.


La segunda parte fue más de lo mismo, pero la imprecisión en el último cuarto de campo puso en alerta a Álex Ortiz. Y el Fabril pudo empatar en una contra de Javi Sánchez, que cedió para Adri Castro. El ‘9’ blanquiazul estrelló su disparo en el cuerpo de Julen.


El que no falló fue Christian ya en el 87 aprovechando un gran balón al espacio de Iago Novo después de un error en una entrega horizontal de Álex y segundos después de que Valerón hiciese un triple cambio con poco sentido.


Teniendo en cuenta que en su última temporada en Segunda B tuvo tres entrenadores –Tito, Pellicer y Luisito–, cuesta creer que, si el Fabril de esta campaña estuviese dirigido por un Tito, un Pellicer, un Luisito o un Pepe, no se hubiese anunciado ya una destitución. Intocable o no, el club entiende que la solución no es un cambio de técnico, algo respetable y seguramente positivo para la institución, pero el Depor B necesita reaccionar ya porque empieza a tontear con la Preferente.

El Fabril está hecho polvo