Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El filial blanquiazul cierra un mes de febrero para olvidar

Peke, jugador del Fabril en edad juvenil, trata de zafarse de Vela, asistente en el 2-1 del Bergantiños | pedro puig
|

El Fabril comenzó el 2021 con un esperanzador y merecido triunfo ante el Somozas (2-0) que parecía confirmar al filial como candidato a luchar por los tres primeros puestos, pero llegó el mes de febrero y se llevó por delante esa sensación con solo un punto sumado en cinco encuentros.


Sin Rayco ni Villares, promocionados al primer equipo, el Deportivo B ha cerrado un febrero para olvidar. 

El pasado domingo puso fin al mes con un nuevo tropiezo ante el Bergantiños (1-2) que deja al Fabril en serios problemas clasificatorios. De hecho, la última derrota provoca que no dependa de sí mismo para salir de la zona de permanencia/descenso en la que se encuentra.


No obstante, el encuentro ante el Bergantiños comenzó bien para los intereses del Fabril. Juan Carlos Valerón, que había presentado un 1-4-3-3 en su anterior choque ante el Silva, alineó un 1-4-4-2, con Peke y Javi Sánchez en las bandas y Boedo y Adri Castro como pareja de delanteros, que sorprendió al rival. El filial se posicionó en un bloque intermedio y esperó el error de un Bergantiños demasiado plano. No sufrió en defensa, fue vertical en ataque y se puso por delante tras una buena internada del juvenil Guille Bueno y al oportunismo de Boedo, que se convirtió en el máximo goleador del Fabril con cuatro goles empatado con Rayco.


Cambio tras el descanso

Sin embargo, el panorama cambió en la segunda mitad. El Bergantiños consiguió ganar protagonismo con la entrada de Concheiro en el centro del campo y el partido empezó a girar paulatinamente.


Además, el filial comenzó a cometer errores que a la postre le acabarían costando el partido. El primero lo protagonizó el juvenil Trilli, cuya cesión a Alberto se quedó corta y permitió a Duque plantarse solo en el mano a mano. La buena noticia para el Fabril es que el delantero del Bergantiños envió el cuero al palo, pero la inercia del partido ya era otra.


Último cuarto de hora

El encuentro terminó por cambiar de dueño en los últimos quince minutos. Lemos optó por cambiar su dibujo y pasar a un 1-3-5-2 con Vela y Jorge Cano como carrileros, mientras que Valerón se quiso proteger con la entrada de Kanouté en la medular en lugar de Sanmartín. Y uno de los carrileros del Bergan (Cano) puso el centro para que Lamelas hiciera el 1-1 en un fallo de marcaje del filial. Segundo error claro y esta vez sí que fue castigado.


El Fabril reaccionó al nuevo panorama con un triple cambio: fuera Trilli, Peke y Boedo, estos dos últimos habían sido los mejores del equipo coruñés, y dentro Isra, Jairo y Pesca.


Tampoco le sentaron bien las sustituciones al Depor B, que vio como un tercer error suyo y la subida del 

otro carrilero del Bergan fueron el preludio del 2-1 definitivo. Pérdida de Barba en el centro del campo, internada de Vela por la derecha y gol de Remeseiro tras un centro raso. Nueva derrota del Fabril el día que había plantado cara al líder.

El filial blanquiazul cierra un mes de febrero para olvidar