Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Una gesta de otra década

La plantilla del RC Deportivo celebra el ascenso en Riazor tras haber doblegado al Huesca (2-1) el 27 de mayo de 2012 | quintana
|

Situado a cuatro puntos de la zona de lucha por el ascenso y a falta de solo nueve en disputa (tres encuentros), el RC Deportivo tiene entre manos el desafío de sumar de tres en tres de modo consecutivo ante Pontevedra, Celta B y Zamora para apurar sus escasas opciones de poder regresar este año al fútbol profesional.


Para toparse con un broche de temporada tan brillante como el que debería engarzar el propio club herculino hay que remontarse a hace casi una década, concretamente a la temporada 11-12, en la que materializó un ascenso a Primera División pasando por encima de Nàstic de Tarragona (1-2), Huesca (2-1) y Villarreal B (0-1) y consiguiendo coronar su campaña con un registro de 91 puntos, siempre de la mano del técnico valenciano José Luis Oltra.


Acechado en la clasificación muy de cerca por Celta y Valladolid en la citada temporada, los blanquiazules no disponían de margen de error en la clasificación.


En el Nou Estadi de Tarragona y en partido que había sido aplazado, correspondiente a la jornada 30ª de Liga, el Deportivo se vio obligado a remontar el tanto inicial de Xisco Campos; dos dianas, obra de Bruno Gama y de Xisco Jiménez —esta última en el minuto 89— alimentaron las esperanzas de ascenso directo, antes de concluir el campeonato ante Huesca y Villarreal B.


Frente a los altoaragoneses no hubo más remedio a que volver a voltear un resultado adverso, habida cuenta de que Antonio Núñez adelantó a los visitantes en el 32’.


Riki, al filo del descanso, y de nuevo Xisco Jiménez se convirtieron en los héroes de una noche mágica como la del 27 de mayo de 2012, en la que el RC Deportivo regresaba a la élite del fútbol estatal.


Ya con los deberes hechos y después de una fiesta generalizada por todo lo alto en el deportivismo, el club finalizaba la Liga en El Madrigal ante el Villarreal B.


Una diana de Bodipo (0-1) servía para prolongar el estado de euforia blanquiazul y certificar una plusmarca de puntuación histórica.


Siete victorias seguidas

Aunque por desgracia no sirvieron para la salvación, el Depor 19-20 alcanzó —con Luis César y Fernando Vázquez— una marca nada desdeñable de siete triunfos consecutivos, que permitieron al club salir a flote de manera provisional tras estar hundidos.


Entre las jornadas 21 y 27 del torneo de la regularidad, los coruñeses se deshicieron consecutivamente de Tenerife (2-1), Numancia (0-1), Racing de Santander (2-1), Cádiz (1-0), Albacete (0-1), Las Palmas (2-1) y Alcorcón (0-1).

Una gesta de otra década