Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El Celta B se complica la vida en A Malata

Momento del derbi gallego disputado en A Malata | @CanteiraCeleste
|

El Celta B cayó en A Malata (2-0) ante un Racing resurgido desde la llegada de Cristóbal Parralo al banquillo departamental. Segunda derrota consecutiva de los pupilos de Onésimo que en tan solo unos días pasaron de figurar en una situación envidiable a otra en la que tendrán que apretar los dientes en las tres jornadas que quedan para no perder comba. Por el contrario, el Racing suma su segundo triunfo consecutivo y de nueve puntos posibles, desde la llegada de Parralo al banquillo, ha sumado siete de ellos.


De esta manera el filial acabó de darle vida a un Racing que estaba en una situación muy complicada y así está de nuevo en la pelea. El filial celeste no estuvo nada bien en A Malata. Onésimo sorprendió con una alineación en la que optó por colocar a jugadores fuera de su sitio natural, como es el caso de Ferrares o Markel. Ambos sufrieron en sus nuevas demarcaciones y el equipo acabó pagándolo en los dos goles del Racing.


Eso sin quitarle mérito a un cuadro ferrolano que hizo una primera parte brillante. La mejor sin duda de toda la temporada. De nuevo Peñaloza se erigió en protagonista y dio todo un recital de desborde por la banda. Precisamente en el minuto 9 una colada del colombiano hasta línea de fondo dio origen al primero gol del partido. Su centro primero lo remató Joselu y lo rechazó el meta celeste, y en el segundo rechace David Rodríguez no perdonó para anotarse el primero de la tarde en su cuenta.


El cuadro de Onésimo no reaccionó en toda la primera parte. Se vio desbordado una y otra vez por un Racing que presionaba fuerte desde la salida del balón y con una fuerte intensidad en todas sus acciones. A la media hora de juego llegó el segundo tanto. Fue tras un centro por la derecha de Caballé que remató en el segundo palo nuevamente David Rodríguez haciendo doblete en el partido. En el 39 y en uno de los pocos acercamientos del filial a la meta de Diego Rivas, Manu Justo pidió penalti por un supuesto empujón dentro del área que el árbitro no estimó.


Aunque en la reanudación se vio a un Celta B más suelto, los verdiblancos supieron administrar su importante ventaja en el marcador. 

El Celta B se complica la vida en A Malata