Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La máquina de la verdad

Pablo Agulló (d) señala a Marcos Remeseiro, autor del 1-0 y máximo goleador del Bergantiños esta temporada | raúl lópez
|

En un partido entre primero y segundo clasificado no hay excusas que valgan. El Bergantiños ganó (2-0) al Somozas en uno de los mejores encuentros del equipo verdiblanco en lo que va de temporada, pero lo hizo con justicia. Primero aprovechando una acción a balón parado mal defendida y bien rematada por Remeseiro al filo del descanso y después sentenciando a la contra –pase de Duque y gol de Cano– en el minuto 89.


El polígrafo, conocido popularmente como máquina de la verdad, es un aparato que registra las respuestas fisiológicas de una persona cuando se le formulan una serie de preguntas, y esto lo realiza midiendo la respiración y los latidos del corazón mediante unos sensores que se colocan en el cuerpo. Ayer se resolvieron varias dudas gracias a la citada máquina de la verdad.


La primera es que el Somozas es capaz de ofrecer bastante más en un campo de fútbol que el resultadismo con juego rácano de una buena parte de la primera vuelta y de prácticamente toda la segunda. A nivel de sistema, modificó el hasta ayer inamovible 1-4-2-3-1 para convertirlo en un 1-4-3-3 con falso punta -Pablo Rey-, con extremos entre central y lateral del equipo rival -Marcos Álvarez en derecha y Nuño en izquierda– y con un trivote -Alberto Leira, Albertito y Bruno Bellas- con el que consiguió evitar las superioridades del Bergantiños por dentro y con el que también controló las incorporaciones de los laterales locales.


La segunda incógnita que resolvió el polígrafo es la de si el Bergantiños es un equipo preparado para ser campeón de grupo y, lo que es más importante, para ascender a Segunda B. Con mayor o menor ritmo cardíaco y con las piernas más cansadas, como pareció tenerlas ayer, la escuadra de Lemos respondió con fiabilidad a un nuevo reto exigente. Y ya van tres en el último mes: victorias a domicilio ante Villalbés (0-2) y Polvorín (0-1) y en casa contra el Somozas (2-0). Sin el juego más brillante de la temporada, pero consiguiendo que la primera parada de Brais Pereiro en todo el partido llegase en el minuto 79, el conjunto carballés superó la prueba.


La tercera pregunta y probablemente la más importante del partido de ayer era saber cuál de los dos equipos tendría más pegada. No era un asunto sencillo de descifrar teniendo en cuenta que sobre el seco césped de As Eiroas -provocó la que circulación de balón fuese lenta e imprecisa- estaban futbolistas de la talla de Remeseiro, Carlos, Lamelas, Tarí, Yelco, Marcos Álvarez, Luis Nuño, Pablo Rey, Cano, Duque, Chacón, Rojo, Iago Blanco... Por falta de futbolistas con gol no iba a ser, pero fue el Bergan el decidió en el área contraria a dos minutos para que se llegase al tiempo de descanso. En su quinto córner del primer tiempo, Lamelas ejecutó desde la izquierda, el cuero cayó en el primer palo después de que Nuño midiese mal en la corta y Remeseiro, que hizo un buen movimiento para desprenderse de su marca, cabeceó (1-0) picado a la red.


4 puntos

El Bergan tiene cuatro puntos más que el Somozas y el Polvorín y un partido menos que ambos y doce más que el Villalbés con los mismos duelos.


La cuarta cuestión para el detector de mentiras fue conocer si existiría o no reacción del Somozas. El cuadro visitante, que en el primer acto presionó muy alto y bien tratando de dificultad la construcción de juego del Bergan desde la iniciación, dio un paso más tras el paso por vestuarios y asumió más control de pelota administrándola en campo contrario pero con problemas para encontrar el último pase o el tiro a puerta con relativa comodidad. El Bergantiños ha demostrado, sobre todo en las últimas semanas, que ha abierto su abanico defensivo. Ya no solo se siente cómodo apretando en avanzado sino que cada vez maneja mejor y sufre menos en repliegue. Consigue anular al rival en el último cuarto de campo y ayer volvió a hacerlo.


El quinto punto ocupó prácticamente toda la segunda parte. La duda era: ¿sería capaz de empatar el Somozas o sentenciaría el Bergantiños? Pudo pasar de todo. La primera clara fue de Tarí tras un pase raso de Carlos hacia el área pequeña, pero Pacheco interceptó el remate. Dos minutos después, un despeje forzado de Lamelas tratando de desviar un centro de Marcos Álvarez fue al larguero de su propia portería y, segundos después, Pablo Rey lanzó fuera con la zurda. Chacón tuvo dos prácticamente seguidas: en la primera culminó con un tiro alto su jugada individual por la derecha y en la segunda recibió solo en el área un pase de Pablo y su trallazo, centrado, se topó con Brais.


El Somozas acabó jugando con dos puntas de refresco –Iago Blanco y Rojo– y buscando el 1-1 a la desesperada, algo que aprovechó el Bergantiños para sentenciar a la contra en el minuto 89. Duque le cedió la bola para Cano y este conectó un derechazo imparable que aseguró el undécimo triunfo de la temporada. 

La máquina de la verdad