Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Osaka impone su ley ante la novata Brady

Osaka besa el trofeo Daphne Akhurst, el segundo de su palmarés | DEAN LEWINS/efe
|

La japonesa Naomi Osaka (número 3 del ránking mundial) impuso su ley al ejecutar seis saques directos y 22 golpes ganadores para imponerse a la estadounidense Jennifer Brady (22), que se estrenaba en final Grand Slam, por en un 6-4 y 6-3 que le sirvió para levantar su segundo título en el Abierto de Australia.


“No pude jugar mi último Grand Slam con público, así que ver a toda esta gente en la grada significa mucho para mí”, comentó la nipona tras cerrar una final que duró una hora y cuarto.


Osaka, que se convertirá en la número dos de la WTA, se hizo con su cuarto ‘grande’ tras los títulos en el Abierto de Estados Unidos (2018 y 2020) y Australia (2019). “Ha sido una batalla más mental. Las dos estábamos muy nerviosas. Yo especialmente estaba muy nerviosa a pesar de que había jugado ya tres finales”, comentó.


No pudo vengarse Brady de su amarga derrota ante la misma rival en las semifinales en Nueva York el año pasado, cuando cayó en el tercer set, después de mostrarse más errática al cometer 29 errores no forzados.

Advirtió Osaka en su última rueda de prensa sobre la ayuda que te puede aportar experiencia en este tipo de citas después de imponerse en los momentos más delicados de un encuentro en el que reinó una igualdad relativa.


Extendió su racha a veintiún partidos ganados de forma consecutiva que fueron la razón principal de su dominio en los dos últimos Grand Slam sobre superficie dura: sus títulos en Flushing Meadows y Melbourne Park.


“No me interesa la clasificación y el número uno. No juego todos los torneos, así que mi único objetivo pasa por ser la mejor en los grandes”, aclaró la japonesa.


Con su victoria sobre la estadounidense ante un numeroso público cerró un inmejorable camino en el que se quedaron la rusa Anastasia Pavlyuchenkova, la francesa Caroline Garcia, la tunecina Ons Jabeur (27), la española Garbiñe Muguruza (14), la taiwanesa Su-Wei Hsieh y Serena Williams (10).


Osaka, que tan sólo necesita los títulos en Roland Garros y Wimbledon para completar los cuatro, explicó que se le suele atragantar hierba porque nunca jugó de joven y que en tierra debe prepararse este año. “Mi madre me llama cada vez que juego para pedirme más acierto. Es muy graciosa ella”, desveló la nipona, que reconoció sentirse un poco perjudicada después del brindis que organizó el director del torneo Craig Tiley. 

Osaka impone su ley ante la novata Brady