Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Calma, relax

|

Ante los cambios siempre tenemos prisa. Rubén de la Barrera se estrenó con empate y, cómo no, con mal juego de su equipo. Vaya por delante que en apenas dos días es muy complicado cambiar a un grupo que ha venido jugando como ha entrenado desde que empezó la pretemporada.

Ahora, el nuevo técnico deportivista tendrá que apretar duro para cambiar hábitos y sacar lo mejor de los futbolistas disponibles que, todo hay que decirlo, no pueden rendir tan poco como hasta la fecha y deberán demostrar que tienen más nivel del que han venido ofreciendo, que es muy pobre y que no da para hacer un papel digno en la tercera categoría del fútbol español y, ni mucho menos, para conseguir el ascenso.

Me gustaría hablar sobre la salida de Fernando Vázquez. La rueda de prensa virtual me dio bastante pena, por no decir mucha. Él, mejor que nadie, sabe que se debió al pobre juego del equipo y, sobre todo, porque no transmitía la ilusión necesaria para mejorar el rendimiento del plantel. Todo agravado por la falta de público en las gradas, que le dejó huérfano y solo ante el peligro. Por ello su falta de autocrítica me parece alarmante.

Además, optó por la peor forma de salir al dar un portazo y arrojar mierda, imaginamos, sobre el responsable de la dirección deportiva al no tener la valentía de señalarlo claramente y decir su nombre. Alguien, no sé quién, se equivocó dándole el mando para este proyecto habiendo fracasado antes. Luego dudó en seguir y dejó de creer. 

Calma, relax