Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Fútbol y Filomena

|

No le ha importado al fútbol, ni el que depende de Tebas (LaLiga y Segunda) ni el que es competencia de la Real Federación Española de Fútbol (Segunda B) que una borrasca haya asolado parte de España, porque ellos sabían que el espectáculo tenía que continuar, por muy dantesco que fuese.

Pero como siempre en esta vida, hay clases. El viernes el único avión que despegó de Barajas en medio de la intensa nevada fue el del Real Madrid, previa espera de horas dentro de la aeronave, para disputar el duelo contra Osasuna. Pero, mientras la expedición blanca tenía que jugar sí o sí, Tebas corría raudo a anular el partido del Fuenlabrada ante el Sporting a domicilio.

Las suspensiones, a la carta, y en función de apetencia o simpatías. En Segunda B, barra libre de aplazamientos pero sin atender a un patrón claro. El Deportivo pedía la suspensión de su choque ante el Zamora debido a la dificultad que entrañaba el desplazamiento por carretera pero la Federación no lo consideraba. Sí anulaba, no obstante, los partidos entre Salamanca y Compostela y Pontevedra-Guijuelo del subgrupo A del Grupo I del Depor.

Pero aún quedaba la traca final, con Unionistas diciendo en un comunicado a primera hora de la tarde del sábado que su partido con el Racing de Ferrol le habían comunicado que estaba suspendido y los verdiblancos anunciando a las ocho de la tarde en redes que no tenían información por parte de ningún organismo de que el duelo estuviese aplazado. 

Cerca de la medianoche informaba el cuadro charro de que finalmente emprendería viaje el domingo por la mañana, después de que la territorial ese mismo día, tras supuesta comunicación con la RFEF, les hubiese informado, de que el duelo no se iba a disputar. Todo un sinsentido en medio de una tormenta de nieve. Primero y segundo del subgrupo claramente perjudicados en una jornada (escribo esto sin conocer aún el resultado de ambas contiendas) en la que se aplazó según qué partidos al parecer lanzando una moneda al aire.

Fútbol y Filomena