Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Roberto Sambade: “Es duro ver al equipo de la ciudad en una situación tan complicada”

Los hermanos Sambade; Roberto, que se encarga de la preparación de los guardametas del Kitchee, y José, que esta semana asumió el puesto de entrenador de los guardametas de la selección | roberto sambade
|

En los Sambade, la preparación de los porteros es una cuestión familiar. El día en que José Sambade asumió el puesto de entrenador de los guardametas de la selección, a miles de kilómetros, en Hong Kong, su hermano Roberto celebraba el año nuevo chino, el del buey. Allí prepara a los cancerberos del Kitchee, el equipo en el que también juega el coruñés Dani Cancela. Ambos tienen pasado blanquiazul.


¿Cómo se lleva celebrar un cambio de año en febrero, cómo son ahí estas celebraciones?

Llevamos aquí casi siete años, por motivos laborales, en Navidad la competición no para, no podemos ir a España con nuestras familias a celebrar “nuestro” año nuevo y, por lo tanto, el celebrar el año nuevo chino empieza a ser algo habitual en nuestra casa. No siempre es en la misma fecha, depende del calendario lunar, y este año nos toca en febrero. Evidentemente es otra cultura, otras tradiciones, pero, al igual que nosotros, ellos lo viven intensamente y son muy importantes también las reuniones familiares. Tienen una llamativa tradición que consiste en que los días previos al fin de año haya que limpiar a fondo la casa para quitar la mala suerte, también es muy popular visitar mercados de flores y repartir algo de dinero entre amigos y compañeros de trabajo.


¿Qué tal está la situación en cuanto al covid, cómo lo llevas?

Como bien sabes, todo esto empezó relativamente cerca de Hong Kong, en la ciudad de Wuhan, por lo tanto esto para nosotros empieza a hacerse muy largo. Precisamente en las celebraciones del anterior año nuevo fue cuando empezó todo. Lo que luego vino…. ya todos lo sabemos. Ahora, estamos empezando a recuperar la normalidad de nuevo, parece que ya estamos saliendo de la ‘cuarta ola’ y los casos empiezan a descender bastante. Se ha limitado bastante la vida social (cierre de escuelas, parques, centros deportivos, el ocio nocturno, restauración limitada…) pero en el día a día se ve mucha tranquilidad en la ciudad.


Ya son muchos años en Hong Kong, ¿sientes morriña?

Recuerdo con emoción el primer día que llegué a Hong Kong. Mi contrato tenía fecha de caducidad en apenas 6 meses. Vine a vivir una experiencia nueva, nunca me podría imaginar que después de todos estos años seguiría aquí. No sé cuando acabara esta etapa, pero desde luego Hong Kong siempre será un recuerdo imborrable en mi vida. Aquí hemos formado una familia con mis dos hijas y mi mujer, y a nivel laboral, encantado de poder hacer lo que me gusta. Además tenemos la suerte de que el equipo sigue cosechando éxitos a nivel local y dio grandes pasos a nivel internacional


Tienes a Dani Cancela en el equipo, ¿es más fácil estar tan lejos con gallegos ahí?

Cuando estas en el extranjero, y más aun en mi caso, que no dominaba el idioma, lo que siempre agradeces es tener gente de tu país, y más de tu ciudad, que te ayude. Cuando me surgió la opción de venir a Hong Kong me puse en contacto con Dani, que había coincidido con él en las categorías inferiores del Deportivo. Desde el primer momento me habló maravillas de la ciudad y del club. Se ha convertido en un apoyo para mi y mi familia, estando tan lejos de nuestra tierra.


El jueves fue un día grande para la familia con el nuevo cargo de tu hermano, ¿cómo se gestó y qué supone para él y para los Sambade?

La verdad ayer fue un día muy feliz para todos, primero porque a José le llega esta oportunidad laboral tan grande y, segundo, porque los que lo conocemos sabemos que se lo había ganado después de todos estos años de trabajo. Ha formado parte de grandes equipos en diferentes países y eso nunca es sencillo. Para mí, siempre ha sido un referente, no solo en el ámbito laboral, también a nivel personal.

Tú eres más joven y también has seguido los pasos con la preparación de porteros, ¿cómo surgió?

Para mí, mi hermano siempre ha sido mi inspiración. Cuando yo era joven tuve la suerte de ‘sufrir’ sus entrenos, eran sus inicios. Poco a poco he visto cómo él crecía laboralmente y me empezó a picar la curiosidad por su trabajo. Con 18 años empecé a entrenar en escuelas de porteros y a colaborar en una escuela que José, junto con otros grandes compañeros de profesión, habían creado. Poco después empecé a entrenar porteros en equipos de Tercera División hasta que en 2014 me surgió la posibilidad de venir a Hong Kong.


Os imagino en la casa familiar haciendo los artilugios que luego se usaban en los entrenamientos del Depor. ¿Me puedes contar un poco de aquello?

Aquella era una época en la que el entrenamiento del portero se hacia de una manera distinta. Como todo en la vida, el fútbol y el entrenamiento del portero han evolucionado. José siempre estaba pensando cosas nuevas, la forma en hacer atractivos y a la vez efectivos sus entrenamientos. Me comentaba: “oye pensé esto….” Muchas veces yo no daba crédito, pero mirábamos la forma de hacerlo realidad. Carpinterías, ferreterías o incluso nuestro propio padre llevaban a cabo sus inventos, que poco después empezaron a formar parte de todos los entrenadores de porteros.


¿Cómo ves al Depor desde la distancia? De la Champions a Segunda b, ¿asusta?

Es duro ver el equipo de nuestra ciudad, al que tanto cariño tenemos en nuestra casa, en esta situación tan complicada. El Depor es un grande y lo seguirá siendo, y como tal estoy seguro de que pronto volverá al lugar que tanto el club como los que somos aficionados y lo queremos nos merecemos verlo.


¿Dónde te ves en un tiempo?

Pues la verdad, tanto mi familia como yo estamos encantados en Hong Kong. Hemos convertido de esta ciudad nuestro hogar. El club para el que trabajo siempre ha puesto todas la facilidades del mundo, y tengo la suerte de entrenar a unos grandes profesionales que hacen el día a día muy sencillo. No se sabe lo que el futuro nos va a deparar, pero por supuesto que nos gustaría volver cerca de nuestras familias. No son tiempos sencillos para los cambios debido a la situación actual. Solo esperemos que esto se solucione y todos recuperemos la normalidad.

Roberto Sambade: “Es duro ver al equipo de la ciudad en una situación tan complicada”