Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Un equipo sin soluciones

Después de realizar un cambio en la primera parte y dos en el descanso, a Valerón solo le quedaban dos balas para el tramo final del choque. Guedes sustituyó a Barba y Álex a Boedo en el 85. Apenas tuvieron protagonismo.
|

El Fabril sufrió el pasado miércoles en A Porta Santa y ante el Paiosaco su cuarta derrota de la temporada. El equipo de Juan Carlos Valerón, que con anterioridad había caído ante Arzúa (0-1), Bergantiños (2-1) y Polvorín (1-4) perdió ante el que, hasta esta semana era último clasificado. El 2-1 hace justicia a lo ofrecido por ambos equipos. El filial, que puede encontrar la excusa de jugar en inferioridad desde el minuto 15, recuperó la imagen pobre de las primeras jornadas del campeonato.


1 Puesta en escenas sin grandes sorpresas

Juan Carlos Valerón apostó por el mejor once inicial que tenía a su disposición, al menos por nombres. Alberto y Brea tienen un nivel similar y el entrenador blanquiazul apostó por el primero. En defensa, Yuste ha estado más seguro que David Suárez en lo que va de temporada y el pasado miércoles volvieron a salir a la luz las carencias del central canario. Llamó la atención la titularidad de Manu Mosquera, pero sin Sarmiento, Sanmartín, Villares ni Rayco… A Valerón no le quedaba otra que alinearlo de inicio, probablemente en contra de su voluntad y no precisamente porque Mosquera no tenga nivel para jugar en este Fabril.


2 Expulsión de Alberto, cambio de Mosquera

Una de las acciones más determinantes del partido se produjo en el minuto 13. Despeje de Beto sobre la zona de David Suárez, el central canario dejó botar el balón, luego quiso cedérselo de cabeza para Alberto, que salió del área y arrolló a Richi. Falta y tarjeta roja directa. El Fabril jugaría con diez el resto del encuentro. Valerón tenía que decidir el futbolista de campo al que sacrificaría para que entrase Brea y no hubo dudas: Manu Mosquera. El delantero que llegó a debutar con el primer equipo esta temporada no es del agrado del preparador del Fabril y volvió a dejarlo claro.


3 Ni un tiro a puerta en el primer tiempo

El Fabril no tiró ni una sola vez a puerta en toda la primera mitad. El único remate (y fuera) fue de Boedo en el minuto 41. Vale que el filial se quedó en inferioridad numérica al cuarto de hora de partido y que tenía el viento en contra, pero ni una sola vez ante el farolillo rojo de la clasificación y en un terreno de juego con unas dimensiones envidiables. El delantero Adri Castro apenas entró en juego, Boedo muy poco, ni Mosquera mientras estuvo. Javi Sánchez fue el que más lo intentó por la derecha, pero sin ser suficiente. El futbolista que más tiempo tuvo el balón en los pies fue el mediocentro defensa Famoussa Kanouté.


4 Falta de atención en el 1-0 y en el 2-0

El primer gol de la noche en A Porta Santa fue obra de Richi después de que su compañero Jesús Sayés realizase una buena presión tras pérdida en el sector izquierdo de la línea defensiva del Fabril. Jesús dio un pase perfecto para Richi, que aprovechó la tremenda desorganización del filial para encarar solo a Brea y marcar con la izquierda. Era el minuto 44, cuando el Depor B ya no debía asumir ningún tipo de riesgo en campo propio. Por si fuera poco, en el tercer minuto de añadido del primer período, el Fabril concedió un córner al Paiosaco que Beto aprovechó para convertirlo en un gol olímpico. Más que probable error de Brea al que también le puede servir la excusa del viento.


5 Atisbo de reacción tras la reanudación

Los mejores minutos del Fabril llegaron, sin duda, en los primeros veinte minutos de la segunda mitad. Valerón realizó una modificación táctica dejando en el vestuario a los defensas David Suárez y Guille Bueno, dando entrada a Peke y a Raúl Pescador y variando el sistema: de 1-4-4-1 a 1-3-1-4-1 en el que Kanouté jugó de central con Iván y Juan, Barba fue el mediocentro defensivo, Javi Sánchez y Peke actuaron en zonas interiores, Pesca en la derecha, Boedo en la izquierda y Adri de punta. En un córner ejecutado por Boedo, Barba recortó distancias (2-1) y el filial creyó en la remontada. El Paiosaco parecía cansado, no era tan efectivo en la presión, pero no pasó del 2-1.


6 Falta de fuelle e ideas en el tramo final

El tramo de encuentro en el que el Fabril atrincheró al Paiosaco en su parcela de campo no duró más de 20 minutos. El Depor B pudo empatar con un lanzamiento de falta de Javi Sánchez desde media distancia, pero ya no conseguía someter a su rival a través de posesiones largas o de balones en profundidad para Pesca en derecha o Boedo en izquierda. El Fabril echó de menos la presencia de un delantero centro en el área porque Adri Castro no fue ese futbolista ante el Paiosaco. El Fabril se quedó sin ideas, sin fuelle y sin tiempo para conseguir el gol con el que salvar un empate. Con la derrota del pasado domingo, el segundo equipo del Deportivo se complica en su intención de pelear por el ascenso a Segunda División B y ya se ve obligado a ganar prácticamente todos los partidos que le quedan si quiere colarse en los tres primeros puestos. 

Un equipo sin soluciones