lll

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Muralla sin cañón

Athenea, delantera del Dpeortivo, pugna con la mexicana Jimena, defensa del Eibar, durante el intenso partido de ayer | patricia g. fraga
|

Punto agridulce para un Deportivo Abanca que volvió a demostrar su mejoría en defensa en un partido ante el Eibar en el que no se encontró cómodo en ataque y aun así se pudo llevar la victoria en una segunda mitad en la que, con más empuje que brillantez, rondó el área del rival con cierta continuidad.


El Deportivo afrontó ayer un examen con varias preguntas trampa que podían comprometer su nota final de partido. La primera de ellas, y quizá la más difícil, era contener a Thembi Kgatlana, una delantera arrolladora al espacio. La segunda era no cometer ningún error en la salida de balón ante un equipo valiente que no tiene problemas en presionar para robar y, precisamente, poner en ventaja a la ariete sudafricana. Y la tercera era encontrar la fórmula para romper el entramado defensivo rival y girar a un Eibar trabajado, compacto y correoso. Las dos primeras las superó con nota y no cayó en la trampa, pero la tercera se le atragantó. Pudo marcar, sobre todo con una falta directa de Lady Andrade y un remate al palo de Alba Merino, pero el caudal ofensivo de las blanquiazules estuvo lejos de su potencial real.


Manu Sánchez repitió esquema y jugadoras respecto a la última victoria en Badajoz. 1-4-4-2 en rombo con la continuidad de Iris como central y Ainoa de pivote. Por su parte, el Eibar, que venía jugando con un 1-4-4-2, se presentó con un 1-5-3-2 con Ruth, una de las destacadas del partido, y Carla como carrileras y un centro del campo formado por Mar de mediocentro y Sheila Elorza y María Llompart de interiores.


Al Depor le costó encontrar su espacio en el partido y en los primeros minutos fue el Eibar el que jugó en campo contrario. Presión en tres cuartos y cierto peligro en acciones a balón parado. Como en una falta lateral cabeceada por Ane Pérez que obligó a una inspirada Sullastres a ponerse desde muy pronto el mono de trabajo y sacar una mano salvadora.


Carla, con un tiro alto tras un mal despeje de Blanco, también pudo hacer el 0-1 pero a partir de ahí se entonó el Depor.


No había un dominador claro pero al menos el cuadro coruñés ya logró asentarse en campo rival el resto de un primer tiempo en el que solo Gaby, con un tímido remate forzado, disparó a la portería defendida por Noelia.


Ida y vuelta

En la reanudación, el Depor dio otro paso al frente y propuso un partido más abierto. El riesgo radicaba en dejar espacio a la espalda a Kgatlana pero Iris demostró que a esto se juega con la cabeza. En clara inferioridad en cuanto a velocidad, supo cuando anticipar y cuando temporizar para contener a la punta sudafricana. A jugadora la asturiana y a Stephannie Blanco, su pareja en el eje de la zaga, solo se les escapó una vez y acabó en gol. Aunque fue anulado por fuera de juego. Más allá de esa acción, la segunda mitad fue del Depor.


Peke logró romper la defensa rival con dos peligrosas internadas en el área que acabaron con un remate de Alba al palo, la primera, y con un tiro bloqueado de Gaby, la segunda.


También pudo marcar Lady Andrade en una falta directa lanzada por encima de la barrera y despejada por Noelia, mientras que un pase algo corto de Athenea a Peke en una contra permitió a Ane Pérez desbaratar la última ocasión clara de las blanquiazules.


De esta forma se certificó un empate que permite al Depor abandonar el último puesto en detrimento del Betis, próximo rival el domingo en Abegondo (13.30), aunque le aleja la zona de permanencia hasta los cinco puntos. 

Muralla sin cañón