Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El gran problema del Paiosaco está en las dos áreas

Iván Amor jugó de carrilero al principio y terminó de delantero centro en Viveiro | raúl lópez
|

El Paiosaco volvió a ser, ante el Viveiro, un equipo frágil defensivamente en área propia y blando en ofensivamente en el área contraria. El resultado volvió a ser negativo para el equipo verdiblanco, que sigue compitiendo a buen nivel, como lo hizo el pasado miércoles ante el Bergantiños en As Eiroas (2-2), pero no le llega para conseguir la primera victoria de la temporada y ya van 14 partidos.


Después de competir a gran nivel ante el máximo favorito al título cuatro días antes de viajar a Viveiro, el entrenador del Paiosaco, Juan Riveiro, apostó por un once inicial muy similar al que empezó el choque ante el Bergantiños. Solo dos cambios en la formación titular: Gamallo como central zurdo por el sancionado Beto y Tani en punta por Jesús Sayés, que empezó el encuentro como suplente.


Más allá de la apuesta partida por unos nombres o por otros, al Paiosaco le costó cogerle el pulso al encuentro frente a un Viveiro dominador de las particulares circunstancias de Cantarrana en pleno invierno: terreno de juego muy blando que, a medida que transcurrían los minutos, se volvía impracticable en las zonas centrales. El cuadro local empezó bien y el visitante, no. Y 2-0 al descanso.


Un centro lateral mal defendido por Iván Amor, al que se anticipó Javi Rey, y un tanto de cabeza del ex del Paiosaco Edu Dias a centro de falta lateral de Xaime; penalizaron al conjunto verdiblanco y le pusieron el partido muy cuesta arriba. En cambio, el paso por vestuarios le sentó bien a los visitantes, que se retroalimentaron de la versión del Viveiro en el primer acto y pasaron a dominar.


Segunda parte

El Paiosaco recortó distancias muy pronto, a los cinco minutos del segundo acto, y tuvo contra las cuerdas a un Viveiro que resistía como podía y que intimidó en contraataques en muy pocas ocasiones. Juan Riveiro modificó el sistema para tratar de hacer más daño, adelantó la posición de Iván, se quedó con línea de cuatro, hizo los cinco cambios, tuvo un balón al palo pero no consiguió empatar. 

El gran problema del Paiosaco está en las dos áreas