Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El Celta no disipa dudas

PAMPLONA (NAVARRA) 04/10/2020.- El jugador de Osasuna Calleri celebra con sus compañeros el gol conseguido ante el Celta durante el partido que han disputado ambos equipos este mediodía en el Estadio de El Sadar correspondiente a la quinta j
|

Celta y Osasuna llegaban al partido disputado en El Sadar con ganas de victoria. Ambos conjuntos buscaban poner fin a la mala racha de resultados de las últimas dos jornadas.

El partido comenzó con el equipo local dominando a través del control de la pelota y de una presión alta. El Celta, por su parte, se intentaba defender y aprovechar alguna contra conducida por Aspas y Nolito.

Con el paso de los minutos, el encuentro se fue igualando tanto en posesión como en ocasiones, pero ninguna iba entre los tres palos.

Facundo Roncaglia, exjugador celeste, detectó el punto débil del Celta, la banda izquierda defendida por Lucas Olaza. El defensa argentino del cuadro rojillo hizo una internada por esa banda y cuando llegó a la frontal del área, soltó un potente derechazo que se coló por la escuadra de la portería defendida por Iván Villar.

El conjunto gallego no acusó el tanto del equipo navarro y pasó al ataque en busca de la igualada, que a punto estuvo de conseguirla con un disparo del delantero de Moaña, Iago Aspas, pero que detuvo Sergio Herrera con el pie. Con esta ocasión concluían los primero cuarenta y cinco minutos.

Segunda mitad

A la vuelta de los vestuarios, el guión volvía a ser el mismo que el de la primera parte. Osasuna dominando y el Celta esperando en su campo.

En el inicio del segundo acto, el jugador más destacado fue Jonathan Calleri con dos ocasiones claras, la primera se marchó fuera después de golpear el poste y la segunda salió rozando el larguero.

Al igual que pasó en la primera parte, el Celta tardó en entrar en el partido y no fue hasta pasados los quince minutos del segundo tiempo que no tuvo ocasiones, aunque sin demasiado peligro para la portería rojilla.

Óscar García, viendo como dominaba su equipo, decidió mover el banquillo para darle entrada a Emre Mor y así tener más dominio.

Viendo que a sus jugadores le faltaba pegada, el preparador celeste, decidió arriesgar y retiró del campo a Tapia, un mediocentro de corte defensivo, para meter a Santi Mina.

Esta sustitución no pareció resultar, ya que, una jugada combinativa del cuadro navarro por la banda izquierda, terminó en un centro que recibió Roncaglia en la parte derecha del área. El defensa argentino realizó un disparo con su pierna izquierda que se convirtió en un centro que aprovechó, su compatriota, Jonathan Calleri para anotar con un cabezazo que no pudo detener Villar.

El cuadro celtiña, en esta ocasión, acusó el tanto navarro y a punto estuvo de recibir un tercer gol que hubiese significado el final de sus opciones de puntuar.

El Celta se repuso e intentó reducir diferencias en los instantes finales pero no tuvo éxito y el marcador ya no se volvió a mover.

La única nota positiva

Con el encuentro prácticamente sentenciado, Óscar García, decidió introducir a Miguel Rodríguez, un canterano. Con este cambio, se producía su debut en la máxima categoría del fútbol español. La única nota positiva en la lluviosa mañana de Pamplona.

Al término del encuentro, el preparador celeste declaró que a su equipo le faltó “desequilibrio y definición”.

En el tema de incorporaciones no se quiso mojar y dijo que “pasará lo que tenga que pasar”, concluyó el entrenador del conjunto olívico. l

El Celta no disipa dudas