Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Casemiro y Benzema dan un sufrido triunfo al Real Madrid

El portero belga del Real Madrid Thibaut Courtois intenta detener un remate del defensa del Granada Jesús Vallejo durante el duelo de ayer en el estadio Alfredo Di Stéfano | EFE/JuanJo Martín
|

Sin ideas hasta la salida de Marco Asensio al terreno de juego por una lesión del brasileño Rodrygo, el Real Madrid, plano, sin fluidez y bastante previsible, superó al Granada 2-0 gracias a la electricidad de un jugador que mostró parte del nivel que parecía oculto.

Hace tiempo que se esperaba a Asensio, olvidado en las alineaciones sólo con minutos en las segundas partes. Casi nunca había vuelto a ser el futbolista decisivo que cortó su progresión con una lesión grave en una rodilla. Sin duda, necesitaba una aparición para tomar moral.

De nuevo suplente ante el Granada, sólo la salida por un problema muscular de Rodrygo a los 37 minutos permitió a Asensio disputar más tiempo del habitual. Y fue clave. En apenas diez minutos de la segunda parte, dio un vuelco a una situación peligrosa. Sus acciones, un espuelazo al palo, y una gran jugada que culminó con el gol de Casemiro que abrió el marcador, sentenciaron el orden del Granada.

Y es que después de cuatro victorias consecutivas, cinco en partidos oficiales, con una enorme carga en las piernas de una pequeña parte de la plantilla blanca, Zidane volvió a apostar por los mismos que superaron al Eibar hace pocos días. Todos saltaron al césped del Alfredo Di Stéfano menos Luka Modric, a quien una sobrecarga muscular le obligó a ver el encuentro desde la grada.

El uruguayo Fede Valverde se encargó de sustituir al “mago balcánico” y el Real Madrid notó la ausencia. El Granada, un rival de primera línea, mostró las carencias de su rival, que ante una línea muy adelantada.

Es el sistema que parecen adoptar últimamente casi todos los equipos a los que se enfrenta el Real Madrid. El Eibar lo intentó sin éxito porque entre Modric y Toni Kroos, durante veinte minutos, rompieron las líneas armeras a base de movimientos veloces llenos de criterio.

El Athletic pudo triunfar antes, pero la pronta expulsión de Raúl García anuló un plan que parecía funcionar. Diego Martínez también decidió arriesgar por un sistema que exige un gran despliegue físico y consiguió incomodar muchísimo al Real Madrid.

Esa presión surtió efecto desde el mismísimo pitido inicial con un falló a los 25 segundos de Raphael Varane provocado por la presión del brasileño Robert Kenedy. El robo del extremo acabó, tras circular por Roberto Soldado, en los pies de Antonio Puertas, que falló un remate clarísimo desde el punto de penalti cuando estaba solo ante Thibaut Courtois.

Casemiro y Benzema dan un sufrido triunfo al Real Madrid