Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Así no salimos de 2ªB

|

Parece que el RC Deportivo de La Coruña está empeñado en mantenerse en Segunda B, categoría que él mismo se buscó después de una temporada (2019-20) que es mejor no recordarla, pese a que el Deportivo no acaba de eludirla. Otra vez a lo largo de una temporada presidida por los altibajos, en esta ocasión con el Unionistas salmantino delante, volvió a ser ese equipo que no acaba de asentarse en los noventa minutos que tiene delante y, por supuesto, usando hasta la saciedad en fútbol horizontal en vez emplearse a fondo en el vertical, que es el que emplean los equipos de verdad. Otra vez, y creo que van seis partidos seguidos sin conocer la victoria y, por supuesto, sin dar un paso para escapar de la situación. Y no cabe duda que así no vamos a alcanzar esa categoría que se merecen el centenario Deportivo y una ciudad como La Coruña.

Ante el Unionistas de Salamanca, que ocupa la primera plaza en la clasificación, el conjunto deportivista empezó bien, con fuerza y ganas, pero tras un primer cuarto de hora esperanzados, poco a poco fue cuesta abajo pese a la entrega y afán de lucha de unos pocos, con Keko Gontán al frente junto con unos algunos más en la zona ancha, pero sin poder ofensivo alguno, porque el equipo sigue sin elementos ofensivos de categoría, y no todos los demás se emplean a fondo como lo hizo durante más de 90 minutos el rival que tenía enfrente el conjunto herculino. Menuda lección de entrega y afán de lucha que los Unionistas nos dejaron en Abanca-Riazor.

Insisto, y lo haré tantas veces como vea el Deportivo que estoy viendo cada semana en el campeonato de Liga. Así no salimos de Segunda B, esa categoría en la que se hundió el conjunto herculino pese a contar con un buen plantel en buena parte del conjunto, pero no ofensivamente.

Con actuaciones como la exhibida ante el Unionistas salmantino pocas posibilidades va a tener de escapar de Segunda B. Y que conste que están surgiendo valores nuevos en el filial, pero que apenas se está echando mano de ellos.

Puede que se presenten oportunidades en los pocos encuentros que todavía faltan por disputar, pero si no se aplican las normas y sentimientos que demandan el centenario Deportivo y la ciudad que lo vio nacer, que es otra que La Coruña, mal lo vamos a pasar. El deportivismo y La Coruña no se merecen estas situaciones. Ya está bien... y Forza Depor.

Así no salimos de 2ªB