Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Crueldad infinita

Helena Torres, delantera del Deportivo Abanca, se lamenta tras una oportunidad desperdiciada ayer en Riazor ante el Sevilla | patricia g. fraga
|

El primer partido de Primera Iberdrola disputado en Riazor quedará marcado en la historia por un final agónico y cruel que deja al Deportivo Abanca hundido en la tabla tras sufrir su sexta derrota consecutiva. Ni el recuerdo de la goleada ante el Valencia en el anterior, y único, encuentro oficial del conjunto blanquiazul en el estadio coruñés, ni los modificaciones del sistema táctico, ni la mejoría en la segunda mitad ni esa pizca de suerte que en ocasiones aparece cuando menos te lo esperas. El Depor no encuentra certezas y, además, ayer recibió un golpe de esos que te tumban o, quizá, te despiertan del letargo. 

Un gol de Raquel Pinel para el Sevilla en el minuto 95 desniveló un encuentro que previamente había empatado la local Stephannie Blanco tras el 0-1 inicial de Coleman. Ni el mayor ‘hater’ del Deportivo podría planificar un final tan malévolo.

Nueva variante
Manu Sánchez sorprendió presentando un nuevo cambio de sistema. Ni 1-4-4-2 en rombo, ni 14-3-3 ni el 1-4-2-3-1 alineado entre semana ante el Real Madrid. El técnico coruñés exhibió un 1-4-2-2-2 con Iris y Arbeláez en la sala máquinas, Alba Merino y Gaby por delante en posiciones centradas, dejando la banda para la subida de las laterales, y Helena y Athenea como delanteras. 

Las modificaciones no impidieron que el Depor volviese a encontrarse incómodo en el inicio de partido, una peligrosa costumbre en este arranque de liga. La presión alta del Sevilla cortocircuitó la salida de balón del equipo blanquiazul, al que no le duraba la posesión, y la velocidad por banda de Coleman y Payne ponía en serios aprietos a Patri López y Villegas. 

El primer aviso lo dio la visitante Claudia Pina tras una pérdida de Gaby en campo propio. La delantera, cedida por el Barça, combinó con Payne y conectó un disparo flojo que atrapó Sullastres. 

El Depor no encontraba la fórmula para transitar hacia campo contrario. Solo las arrancadas de Athenea obligaban al Sevilla a correr hacia atrás. En una de ellas, la delantera cántabra encontró a Patri López, que realizó el primer tiro peligroso del Depor, aunque alto. 

A pesar de las dificultades iniciales, las blanquiazules se fueron sacudiendo el empuje del Sevilla y lograron combinar en el tramo final del primer acto. En el minuto 39 estuvo cerca el 1-0 tras un pase filtrado de Athenea pero Helena se durmió y su disparo fue bloqueado.

Antes del descanso el Depor reclamó dos penaltis en la misma jugada, uno a Alba Merino y otro a Athenea, pero la árbitra no señaló nada.

Del posible 1-0 al 0-1
Manu Sánches dio entrada a Eva Dios por Helena en la reanudación y pasó a un 1-4-2-3-1 con Eva y Alba en las bandas y Gaby como mediapunta. El Depor mejoró pero del posible 1-0 se pasó al 0-1 en apenas unos minutos.

Gaby pudo marcar en el 47 con un punterazo que desbarató Noelia Ramos, pero en el 51 llegó el tanto del Sevilla: pase en profundidad de Claudia Pina para la carrera de Coleman y definición con suspense de la atacante de Namibia ante Sullastres. El Depor, castigado una vez más con un balón a la espalda de la zaga.  

Manu Sánchez reaccionó al gol visitante y metió en el campo a Lía y Lady Andrade por Arbeláez e Iris. ¿La consecuencia? El Depor empezó a inclinar el campo con un 1-4-3-3 con Alba como pivote, Lía y Gaby como interiores y Lady y Eva en bandas.

Gaby acarició el empate tras un centro de Athenea, pero el 1-1 llegó a la salida de un córner botado por Lía. Blanco se impuso por arriba y envió el balón a la red con un cabezazo. 

Sin embargo, la alegría se convirtió en absoluta tristeza en el tramo final de partido. Pina, con un jugadón y un disparo alto, y Lucía, con una volea que se marchó fuera, estuvieron a punto de hacer el 1-2, pero el desenlace todavía fue más doloroso para el Depor.

El final más cruel
Cuando ya no quedaba tiempo para más, Pinel empujó a la red una dejada de Ana Franco tras un centro bombeado de Inma Navarro. El final más cruel posible. El colmo de los colmos para un Depor que encadena su sexta derrota consecutiva. 

Las lágrimas de Athenea y Lía al finalizar el partido reflejaron la rabia contenida de un equipo que sigue sin encontrar la solución a su bloqueo.

Crueldad infinita