Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La peculiar situación de Manu Mosquera en el Depor

Manu Mosquera (d), delantero del Fabril, toca el balón con la cabeza ante la presión de Antonio, central del Silva | quintana
|

Miércoles 6 de enero. Segunda eliminatoria de la Copa del Rey 2020/21. Treinta y dos equipos en liza. El Deportivo recibe la visita del Alavés en Riazor y el entrenador Fernando Vázquez decide hacer debutar con el primer equipo coruñés al canterano Manu Mosquera. Una historia repetida infinidad de veces en el mundo del fútbol y que, en la gran mayoría de los casos, es la consecuencia lógica de un buen rendimiento en el filial del joven futbolista en cuestión.

Sin embargo, este no es el caso de Manu Mosquera, que cuenta con la confianza de un Fernando Vázquez que le dirige de forma habitual en las últimas semanas en los entrenamientos del primer equipo, pero no de Juan Carlos Valerón, técnico del filial que no le alinea desde el pasado 5 de diciembre de 2020. Un contraste que se ha ido haciendo cada vez más patente en el transcurso de las últimas fechas.

De más a menos
Manu Mosquera empezó la temporada siendo importante en el filial. Fue titular en las tres primeras jornadas e incluso marcó dos goles en el segundo encuentro de liga ante el Paiosaco (5-0).

Sin embargo, poco a poco fue perdiendo peso en el equipo a pesar de no sufrir ninguna lesión: 29 minutos contra el Arzúa, todo el partido en el banquillo ante el Villalbés, 10 minutos frente al As Pontes y 14 contra el Bergantiños.

El delantero coruñés recuperó momentáneamente la titularidad en el partido de la novena jornada ante el Polvorín, en el que jugó poco más de una hora, pero ya no volvería a disputar ni un solo minuto con el filial tras la dolorosa derrota en casa frente al Lugo B (1-4).

Ninguna lesión impidió que Manu Mosquera estuviese citado en las convocatorias de los siguientes encuentros del Fabril ante Estudiantil (3-1), Fisterra (1-2) y Viveiro (3-0) pero en las tres victorias se repitió el mismo desenlace: cero minutos.

No jugó ante el Estudiantil a pesar de que el filial fue perdiendo hasta el minuto 68. Tampoco lo hizo frente al Fisterra en un choque en el que también hubo remontada blanquiazul a partir del minuto 66 y en el que incluso el juvenil Peke entró al campo en la segunda mitad. Y la historia se repitió en el último duelo ante el Viveiro en Abegondo, donde ni siquiera calentó en la banda y de nuevo Peke volvió a adelantarle como alternativa desde el banquillo.

Experiencia en Segunda
El Fabril se enfrenta mañana en Abegondo (17.00 horas) al potente Somozas, segundo clasificado de la categoría, y podría darse la paradoja de que Manu Mosquera, debutante con el primer equipo del Deportivo y un jugador con experiencia en Segunda División –fue titular con el Extremadura el curso pasado en Riazor en un partido de infausto recuerdo para la afición blanquiazul (2-3)–, se pase una semana más pase los 90 minutos en el banquillo.
 

La peculiar situación de Manu Mosquera en el Depor