viernes 27/11/20

La final de Copa

¿Qué pasa con la final de la Copa del Rey? Hay dos equipos clasificados para ella, el Athletic Club de Bilbao y la Real Sociedad, pero no la quieren jugar (dicen que no lo harán sin público) e incluso han renunciado a su plaza europea. Así, el partido previsto para abril del presente año 2020 todavía no se ha disputado y tampoco está marcado en el calendario.  Por aquellas fechas estábamos en lo peor de este coronavirus y nadie en su sano juicio podría pretender la disputa normal de esa final. Pero ahora ya se juegan partidos, incluso se ha completado toda la Copa de Europa sin público y ya hay intentos de incorporar un cierto porcentaje de espectadores a las gradas.

Por eso sorprende todavía más la postura federativa. Se trata de la final de Copa de la temporada 2019-20 y ya estamos cerca de la tercera jornada liguera de la 2020-21. ¿Cuál es el secreto de su aplazamiento? Nadie se cree ese argumento “oficial” de los clubes, mediante el cual la asistencia de espectadores es condición inexcusable para la disputa del partido: “No importa, antes la afición” y “A llenar La Cartuja”, dicen. Pero las circunstancias mandan y si no se puede, no se puede; los caprichos deberían de quedar en un segundo plano.

Hay un sector de aficionados que sospecha otro tipo de razones por las que ambos clubes vascos se niegan a jugar. Pero nadie ha dado explicaciones claras al respecto y mientras no se manifiesten voces autorizadas tampoco vamos a ser nosotros los que adelantemos acontecimientos. 

La Federación Española de Fútbol (principal culpable de lo que está ocurriendo, en connivencia con el CSD) marcó una fecha tope (4 de abril venidero, una semana antes de la disputa de la final de 2021). También se habló de una final navideña, pero da la casualidad que este año hay Liga en aquellas fechas. Todas las competiciones europeas están en marcha y no todo el fútbol va a estar pendiente de este partido porque ambos clubes representan lo que representan dentro del fútbol español y europeo. 

Visto lo visto, si uno de los protagonistas de este lío fuese el Deportivo ni la Federación ni nadie se andaría con contemplaciones, como quedó demostrado tras las “incidencias” ocurridas los meses pasados y que los aficionados blanquiazules deben tener bien grabadas en la memoria para actuar, cuando llegue el momento, en consonancia con el trato recibido por el club coruñés.  

Comentarios