Lunes 16.07.2018
Andrés Ríos
17:24
24/04/18

Todo tiene consecuencias

Pues así estamos, todo patas arriba. El consejo de administración debe sentirse cuestionado, no por el gran capital de acciones que le aupó a tomar el control del Real Club Deportivo de La Coruña SAD, sino por el pequeño accionista y aficionado. Tiene que ver mucho que el primer equipo lleva muchas temporadas sin estar a la altura de las circunstancias, a la vista están las últimas clasificaciones con descensos incluidos.

Todo tiene consecuencias

Tino Fernández tiene pues a una gran parte del aficionado o pequeño accionista de morros y, aunque lo consideran un empresario de éxito en su sector, lo cierto es que no tuvo la fortuna esperada desde su llegada al mundo del fútbol, todo lo contrario. La gestión deportiva fue cuestionada desde el minuto uno, no así la parte económica que encaminó de cara al futuro.
Miguel Otero ha dado el paso para reunir las acciones necesarias y convocar una Junta Extraordinaria en la que se va a cuestionar la idoneidad del actual consejo al frente de la entidad blanquiazul. Puede que Tino ni se inmute porque cuenta con el apoyo accionarial suficiente ante cualquier alternativa, pero debería. 
El fútbol no es un negocio al uso, hacen más ruido en un estadio los pequeños que los grandes.

Todo tiene consecuencias