domingo 08.12.2019

Asumir

La verdad es que la situación por la que atraviesa el Deportivo necesita dosis de mucha sinceridad por parte de todos los implicados. Por ello hay que dar por bueno que jugadores como Álex Bergantiños admitan abiertamente que la situación actual les “impacta” y que no son capaces de “gestionarla”. El aficionado está harto que se le vendan milongas, ya que no entiende que después de cada partido, o decepción, se les cuente en la sala de prensa una película que nada tiene que ver con la realidad de lo acontecido sobre el terreno de juego.

El deportivismo comienza a estar hasta la coronilla de que nadie de los implicados en la primera plantilla asuma la grave crisis en que está sumido el equipo, a seis puntos para salir del descenso directo. No solo molesta los que tienen que resolver los partidos en el campo, también que el entrenador siga la misma línea. Luis César puede agotar mañana su crédito y convertirse en un entrenador récord en la historia del Depor, ya en la actualidad ha sumado solo tres puntos de 21 posibles. Ya no digamos nada de Carmelo del Pozo, que no estuvo afortunado en la confección de la plantilla y que todo lo achaca a la mala suerte. Malo es que el Consejo de Administración siga con su política no menear el árbol. En fin, que si el equipo coruñés es derrotado en Lugo se avecina un problemón.

Asumir
Comentarios