miércoles 26.02.2020

Los favoritos, a escena

El Barcelona, defensor del título, abre el torneo contra el mejorado Valencia, en tanto que el Real Madrid debuta contra la revelación del curso, el Bilbao Basket
El Barça venció (76-77) hace una semana al Valencia en partido de la Euroliga  | Iván Terrón
El Barça venció (76-77) hace una semana al Valencia en partido de la Euroliga | Iván Terrón

Barcelona y Real Madrid, ganadores de las diez últimas ediciones y eternos candidatos a todo, debutan hoy en la Copa del Rey, donde le esperan difíciles compromisos ante otro equipo de Euroliga, el Valencia Basket, y un Bilbao Basket que llega convertido en una de las revelaciones de la temporada.

Levantarán el telón del torneo en el Martín Carpena de Málaga azulgranas y valencianos. Los primeros, vigentes campeones y líderes de la liga, persiguen su tercer título consecutivo tras encadenar nueve victorias, cinco en Euroliga y cuatro en ACB.

La probable baja del MVP de los dos últimos años, Thomas Heurtel, por un esguince de tobillo se suma a la de larga duración de Kevin Pangos y ambas suponen la principal preocupación para un Svetislav Pesic que anunció que el base francés viajó pero tiene muy complicado jugar.

Así, sus principales armas serán Nikola Mirotic, que promedia 18.7 puntos y 6.8 rebotes en Euroliga, y un Malcolm Delaney convertido en los últimos tiempos en un jugador clave en los momentos que quema el balón.

Cuatro de cuatro

Las estadísticas frente a los ‘taronja’ les favorecen. Este curso se han enfrentado en cuatro ocasiones y en  todas han salido vencedores los azulgranas, la última hace una semana en el torneo continental, con canasta decisiva de Mirotic a tres segundos del final.

Se prevé un cruce equilibrado, ya que los de Jaume Ponsarnau han ido de menos a más, sobre todo en Europa, donde ya ocupan puestos de playoffs. Pero la plantilla levantina también llega con problemas físicos. Jordan Loyd está descartado y Sam van Rossom tiene escasas posibilidades de jugar, por lo que Bojan Dubljevic volverá a ser el referente de un equipo que no disputa una final copera desde 2017 y solo ha ganada la de 1998.

Real Madrid y Bilbao protagonizarán el segundo cruce de cuartos de la jornada inaugural. El ‘rey de Copas’ busca el que sería su título número 28 tras dos años de sequía.

Después de un enero convulso, con más derrotas de las que está acostumbrado por las lesiones y entradas y salidas de jugadores, en palabras de su entrenador Pablo Laso, el Madrid parece haber recuperado su gen ganador.

Los blancos llegan a Málaga con Facundo Campazzo desatado en la dirección: 32 asistencias en los dos últimos partidos; con Jaycee Carroll reencontrado con el triple, con todos los jugadores disponibles y con algunos pesos pesados, como Rudy Fernández, Trey Thompkins y Jeff Taylor, descargados de minutos.

Walter Tavares es otro de sus elementos diferenciales. Su defensa e intimidación no aparecen en las estadísticas, pero decantan muchos partidos. Falta, quizá, que Sergio Llull alcance su mejor forma, pero el menorquín es de los que se activan en los grandes acontecimientos.

Matagigantes

Su rival de hoy, pese a ser un recién ascendido y contar con uno de los presupuestos más bajos de la ACB, es quinto en la liga y este curso ya superó al Madrid en Miribilla (82-81) y a los otros tres equipos que están jugando la máxima competición continental.

Axel Bouteille es su referente. El alero francés, revelación de la temporada,  es el mejor triplista de la liga (47.8% de acierto), el quinto máximo anotador (17.7 puntos) y el sexto jugador más valorado (16-3).

También están sobresaliendo el pívot Ben Lammers, máximo taponador (2.1) de la ACB y su homólogo Ondrej Balvin, segundo mejor reboteador (7.3) del torneo de la regularidad.

Su técnico, el histórico internacional español Alex Mumbrú, ya avisó de que viajan con ganas de “disfrutar” pero también de “competir” a un torneo en el que en sus seis participaciones anteriores nunca pasaron de semifinales.

El sorteo evitará que se repita por tercer año una hipotética final Barcelona-Real Madrid. Si ambos ganasen se verían las caras en semifinales, pero no conviene aventurar nada en una competición tan especial como la Copa del Rey, en la que todo se iguala.

Comentarios