lunes 27.01.2020

El Barcelona no fue menos que su eterno rival

BARCELONA  101 - 59 ZARAGOZA

El Zaragoza le duró apenas cuarto y medio a los pupilos de Pesic, que exhibieron una gran defensa y tino desde el arco 

La gran defensa del conjunto azulgrana maniató por completo al Zaragoza, que llegó al descanso con tan solo 26 puntos en su casillero y con 37 al final del tercer periodo                      | Enric              Fontcuberta
La gran defensa del conjunto azulgrana maniató por completo al Zaragoza, que llegó al descanso con tan solo 26 puntos en su casillero y con 37 al final del tercer periodo | Enric Fontcuberta

Veinticuatro horas después de la exhibición del Real Madrid contra el Valencia Basket, el otro gran candidato al título, el Barcelona, no quiso ser menos que su eterno rival y propinó una dura paliza a la ‘cenicienta’ de las semifinales.


El Zaragoza duró tres minutos. Los que tardaron los hombres de Svetislav Pesic en convertir, a golpe de triple, el 3-4 en 13-4. Al equipo maño se le atragantó el atísimo ritmo impuesto por Kevin Pangos, aunque no tanto como la excelente defensa azulgrana, que le impedía anotar en la pintura.


Además, el Zaragoza tampoo encontró alivio en su referente ofensivo, Stan Okoye, que no vio aro hasta que faltaban diecisiete segundos para la conclusión del primer acto. Lo hizo con un 2+1, sus tres únicos puntos en la primera parte.

Letal Kuric
El segundo cuarto arrancó con nombre propio: Kyle Kuric. El escolta anotó nueve tantos seguidos (triple, 3+1 y canasta de dos) y colocó la renta local al filo de la veintena (35-16), mientras en los visitantes solo sobrevivían las ganas de Johnny Berhanemeskel y de Nemanja Radovic, si bien es cierto que con poco tino.

Heurtel, con una bandeja cómoda ante la pasividad del quinteto de Porfi Fisac, hizo el 40-19 cuando el crono tan solo había desgranado catorce minutos. Y un matazo de Aadam Hanga, por encima del enorme Javier Justiz, puso el +25 (44-19) en el luminoso del Palau Blagrana. La renta local crecería hasta un máximo de 27 tantos (46-19) antes del decanso, al que se llegó con 51-26.


Lejos de levantar el pie, el Barcelona siguió haciendo sangre en la segunda mitad. Cerró el tercer periodo 38 puntos arriba (75-37) y alcanzó una máxima renta sonrojante (82-39). Aunque el Zaragoza ‘reaccionó’ con un parcial de 0-8, los pupilos de Pesic no dejaron de aplicar el rodillo hasta el bocinazo final.

Comentarios