miércoles 12/8/20

A dos pasos de la gloria

La selección española busca ante la de Eslovenia la clasificación para su segunda final continental consecutiva y poder así seguir defendiendo el título
Alex Dujshebaev podrá jugar hoy tras confirmar las pruebas médicas que solo tiene una contusión en una rodilla | efe
Alex Dujshebaev podrá jugar hoy tras confirmar las pruebas médicas que solo tiene una contusión en una rodilla | efe

La selección española tratará de dar hoy (20.30 horas) ante Eslovenia el penúltimo paso para revalidar el título continental que conquistó hace dos años en Croacia, en un encuentro de semifinales que destila aroma a revancha.

Da igual que hayan pasado ya casi cuatro años o que entre tanto españoles y eslovenos se hayan enfrentado en un par de ocasiones, la dolorosa derrota sufrida ante los balcánicos en el preolímpico de Malmoe, que dejó a ‘los Hispanos’ fuera de los Juegos de Río 2016, sigue siendo una herida abierta en el seno del equipo español.

Herida que los de Jordi Ribera tratarán de cicatrizar definitivamente con un triunfo sobre un rival con el que guarda numerosas similitudes, ya que ambos conjuntos han hecho, en estos tiempos de predominio del factor físico, de la inteligencia la bandera de su juego.

Si España destaca por la capacidad de sus jugadores para saber leer tácticamente lo que demanda el partido en cada momento, Eslovenia no le anda a la zaga, gracias a la presencia de ‘jugones’ como Jure Dolencer, Dean Bombac y Miha Zarabec.

Directores y ‘matadores’
Jugadores que no sólo saben dirigir a la perfección el juego de su equipo, sino que además pueden convertirse, especialmente en el caso de Bombac y Dolenec, en los responsables finalizar la ofensiva, gracias a sus explosivas fintas.

Además, ambos llegan frescos tras no jugar ni un solo minuto ante Noruega en la última jornada de la segunda fase.

Aquí radica una de las diferencias entre ambos conjuntos, ya que mientras que en el caso de España ni Raúl Entrerríos, ni Dani Sarmiento tienen la obligación de anotar,  en Eslovenia sus centrales se ven obligados en múltiples ocasiones a monopolizar las acciones ofensivas, carentes de una mayor aportación de sus compañeros.

Especialmente en el pivote, donde la pareja que conforman Julen Aginagalde y Adrià Figueras parecen varios cuerpos por delante del dúo que conforman Blaz Blagotinsek y Kristjan Horzen o Igor Zabic.

Donde podría ser perfectamente intercambiable los jugadores de ambos conjuntos es en los extremos, ya que tanto los exteriores españoles como los eslovenos, entre los que sobresale Blaz Janc, que jugará la próxima campaña en el Barça, destacan por su rapidez y efectividad en la finalización.

Extremos entre los que Ribera confía en poder contar para las semifinales con Ángel Fernández, que se perdió el partido ante Croacia aquejado de un proceso febril.

Quien estará con toda seguridad, tras confirmarse en la resonancia magnética a la que se sometió el miércoles que solo sufre una fuerte contusión en la rodilla derecha, es Alex Dujshebaev, cuya actuación en el torneo está siendo sobresaliente Eléctrico en defensa, donde no puede estar dando mejor rendimiento como avanzado en el 5:1, y contundente en ataque, gracias a sus efectivos lanzamientos sorpresivos.

Al igual que los porteros Gonzalo Pérez de Vargas y el gallego Rodrigo Corrales, que se postulan, tras sus excepcionales actuaciones, en dos claros favoritos para alzarse con el título de mejor guardameta del campeonato.

España tiene claro que el camino para superar a Eslovenia y disputar su tercera final continental consecutiva pasa por mantenerse fiel a las virtudes que le han permitido llegar invicto a semifinales: portería, defensa y contraataque.

Comentarios