Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Scott Bamforth

|

Redoblan las campanas cara el inicio de la competición futbolística profesional. Como cada año por estas fechas, los equipos mueven sus hilos con la idea de potenciar sus estructuras. Una competición que se verá alterada con motivo de la celebración del Mundial en tierras árabes en fechas revolucionarias. Por lo tanto, habrá dos inicios de competición.


Los clubs fueron cautelosos a la hora de las contrataciones, curiosamente el más proclive en este plano económico, el Barcelona, resultaba ser el que más problemas parecía tener para realizar tales desembolsos. Pero ya conocemos todos, aquello de la ingeniería financiera en este ámbito. Laporta es un ‘viejo zorro’ que sabe que para poder vender su producto, este tiene que ser de calidad y se lanzó a la ‘piscina’ en la búsqueda de la ‘kryptonita’. Una apuesta que en estos compases de pretemporada parece que le acerca a estar en todos los frentes. El Real Madrid, manteniendo su estructura, reforzó su defensa ganando en seguridad. Como siempre será candidato a todo. El Atlético de Madrid mantiene su estatus asentado en Simeone. Estará ahí, pero deberá tener en cuenta que la temporada pasada sufrió mucho  para situarse en plaza Champións.


En segunda línea, el Sevilla tras vender, está a la espera de reorganizarse y poder seguir la estela de las últimas temporadas. Será toda una incógnita. El Villarreal de Emery, tratará de dar un salto hacia posiciones elevadas, difícil superar los números de atrás.


Los dos equipos vascos buscarán estabilidad con vistas puestas en subir escalones. Los de Donosti apuntan a más alto, pero deben ratificarlo con aciertos continuados, cuestión que no hicieron la temporada pasada.


La clase media mantiene su condición y poco deberá variar. Los Getafe, Elche, Español, Mallorca, incluso Valladolid, dependerán mucho de las aportaciones de sus fichajes, pero en principio entiendo, con sus fluctuaciones clasificatorias, no deberían pasar excesivos problemas. Por abajo, a luchar a brazo partido para salvarse de la quema. Me mojo y apuesto por Girona, Rayo y Osasuna para las papeletas del descenso.


Todo el pescado vendido y esperemos que el VAR esté en el lugar que le corresponda, impartiendo justicia deportiva. Ya ven que no hablo de los señores colegiados. Su protagonismo cambió hacia lo audiovisual.


Punto y aparte para adentrarme en el ‘mundo’ Tebas. Se le puede crucificar por miles de cuestiones, pero acaba de pegar un auténtico ‘petardazo’ con el nuevo patrocinador de la Liga y es digno hacer mención. La firma norteamericana EA Sports de distribución de videojuegos para PC, consolas y móviles aportará cerca de 60 millones de euros al año, teniendo una duración por los próximas cinco temporadas futbolísticas. Así es la vida y es por ello, que hasta el Gobierno le tiene respeto o miedo. Seguirá haciendo lo que más le convenga en cada momento.


Finalizo, en casa Depor se viven momentos de transición emocional. Me sorprende la salida al ruedo de Lucas Pérez. Si realmente tiene visos de ser ejecutada la opción, aplaudo con entusiasmo, pero si por el contrario es una ‘fantasmada’, el tema puede volverse en contra y generar desilusión. Vamos a ver lo que sucede con el ‘mirlo blanco’.


Como siempre un placer. 

Scott Bamforth