El Pontevedra, virtual campeón de grupo tras doblegar al Salamanca
lll
17º-23º

El Pontevedra, virtual campeón de grupo tras doblegar al Salamanca

El Pontevedra celebró el punto ante el Salamanca como si hubiese certificado el ascenso matemática o Primera RFEF, algo que se producirá la próxima semana | diario de pontevedra

Usuario

Pontevedra 1-1 Salamanca


Tendrá que esperar el Pontevedra a la última jornada para confirmar su ascenso virtual y descorchar el champán en Palencia. No pudo hacer la fiesta en Pasaron porque no pudo pasar del empate pese a que se adelantó a los dos minutos.


Álex adelantó a los granates. La jugada nació en un robo en el centro del campo, una apertura a la banda derecha y un centro en el que el jugador local le ganó la acción a Carmona para batir a Salcedo.


Con todo y tras unos minutos de reconstrucción anímica, se estiró el Salamanca con la impronta de superar las adversidades, que eran muchas. Llegó el primer remate salido de las botas de Amaro para hacer trabajar a Cacharrón. La gran virtud del equipo de María Hernández era sobreponerse a un escenario hostil pese a tenerlo todo en contra. Y así empezó a tocar el balón y a no dejarse avasallar por un Pontevedra que sin perder la avidez ofensiva se concentraba en desarrollar una fuerte presión que dificultara las evoluciones de los charros, con más buenas intenciones que una praxis eficaz.


Parecía que el Pontevedra hibernaba pero nada más lejos de la realidad. Los de Ángel Rodríguez, agazapados en sus trincheras, salía con velocidad y verticalidad cuando el Salamanca cometía algún desliz y en una de esas Brais Abelenda puso a prueba a Salcedo. La presión salmantina era un apreciable antídoto para socavar los propósitos pontevedreses, pero no conseguía enclaustrar a los granates, que con muy poco creaban situaciones de peligro, como en un cabezazo de Soto que saldría fuera. El Pontevedra seguía llegando a ráfagas y exigiendo a un Salcedo siempre atento, que evitaría el segundo tanto de Churre.


Nadaba y guardaba la ropa el Salamanca, pero no renunciaba al riesgo. Hacía de la necesidad virtud para buscar el gol y superaba sus miedos a base de coraje. Se fue arriba con decisión y a punto estuvo de registrar el empate en una acción de Manin que Cacharrón enviaría a córner. poco antes de que concluyera el primer período.


Le vino bien el descanso al Salamanca, que salió imbuido de sus posibilidades en el partido. Los de María dieron un paso adelante y empezaron a gobernar un partido en el que el Pontevedra parecía dispuesto a vivir de renta. Y tras unos avisos llegó el gol del empate cuando un disparo de Telles desde la frontal del área sorprendió esta vez a un Cacharrón que reaccionó tarde.


En los últimos minutos se se ralentizó el partido sin que el Pontevedra propusiera nada y sin que el Salamanca inventara algo. Con las fuerzas bajo mínimos y las ideas agotadas, nada más pudo hacer un Salamanca abocado a un destino incierto.

El Pontevedra, virtual campeón de grupo tras doblegar al Salamanca

Te puede interesar