Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Aroa Guerra: “Me falta experiencia, a veces me vuelvo un poco loca en los partidos”

Aroa Guerra, delantera del Deportivo Abanca con ficha del filial, protege el balón en un partido disputado ante el Barcelona B en Abegondo | patricia g. fraga
|

Aroa Guerra del Río (A Coruña, 9 de diciembre de 2003) es uno de los nombres propios en la temporada del Deportivo Abanca. Coruñesa y deportivista, la canterana blanquiazul se ha hecho un hueco en los planes del técnico Miguel Llorente a base de esfuerzo, goles y una aguerrida forma de jugar que hace honor a su apellido. La delantera admite que todavía se pone “nerviosa” en ciertos momentos pero a este paso, tras un nuevo gol clave ante el Pradejón (0-2), pronto adquirirá la experiencia que desea. 




Un nuevo gol con el primer equipo. Van tres en liga y uno en Copa. ¿Cómo te sientes?
Estoy muy contenta por poder ayudar al equipo y también contentan con la confianza que me está dando el entrenador.

¿Cómo recuerdas ese último gol ante el Pradejón?
Es algo que estuvimos entrenando días atrás. (Andrea) Sierra dio un centro, un pase atrás, y yo la empujé. Es algo que hacemos mucho en los entrenos. Miguel insiste mucho en ese pase atrás y salió bien. Justo el gol fue como un ejercicio que entrenamos el último día antes del partido.

¿Esperabas tener tanta presencia en el primer equipo esta temporada?
No había pensado ni en que fuera a tenerla ni en que no. Fue algo que fue surgiendo y que, en parte, me he ganado gracias a mi trabajo y a la confianza que me está dando Miguel y todo el cuerpo técnico.


Venía de tener muchas lesiones pero ahora estoy disfrutando del fútbol 



Tu primer tanto en Copa fue un golazo de vaselina tras un carrerón y el primero en liga fue un cañonazo a la escuadra. Te está saliendo casi todo.
Por ahora está yendo todo muy bien. Venía de tener muchas lesiones el año pasado y de no estar en un buen momento pero este año me están saliendo las cosas y estoy disfrutando del fútbol otra vez.

¿Qué sientes cuando eres la delantera titular del Depor?
Es un orgullo y más en el Deportivo, que es club en el que siempre quise jugar. Yo soy de Coruña y de pequeña mi familia siempre me decía que quería que jugara en el Depor y yo también lo quería. Además, siempre iba al estadio a ver los partidos. Es muy satisfactorio el poder estar aquí y el poder disfrutar de este camino.

¿En pretemporada sabías que ibas a entrenar con el primer equipo durante todo el curso?
Yo había hablado con Manu (Sánchez) antes de que pasara todo lo que pasó y la intención era hacer la pretemporada con el primer equipo y que ahí fuésemos decidiendo a ver qué hacíamos. Llegó Miguel, seguimos con la misma idea de hacer la pretemporada y gracias al trabajo y a Miguel, que me dio la oportunidad, poco a poco me fui asentando en el primer equipo.


De pequeña mi familia siempre me decía que quería que jugara en el Depor



¿Cómo fue el momento en el que te dijeron que estarías en dinámica de primer equipo?
Fue algo que se fue decidiendo poco a poco por el hecho de que no sé qué va a ser de mí en una semana. Igual me lesiono y no sé qué pasará conmigo. Es algo que se va viendo al momento. Dependiendo de cómo me sienta yo y de lo que pida y busque el entrenador, estaré en un lugar o en otro.

¿Por qué crees que Miguel Llorente ha apostado por ti?
Pienso que es porque en la posición en la que juego yo soy un perfil diferente al resto. Igual le puedo dar más profundidad al equipo y las demás jugadoras son más de venir al pie y tocar. Creo que en ciertos partidos le puedo venir bien al equipo y al entrenador. Habrá otros en los que no tenga tanta presencia porque el partido requiere otras cosas, pero yo voy a ayudar en lo que pueda.

¿Qué te pide el técnico?
Me pide que estire al equipo para poder tener más espacio entre el mediocampo y la defensa y que nuestras centrales, o incluso las medios, tengan la opción de dar pases al espacio para buscar romper, caer a las bandas, venir de cara... Lo que más me pide es que le dé profundidad al equipo.

¿Te ha costado adaptarte al estilo de juego que le gusta a Miguel Llorente?
Al principio me costó un poco más porque nunca había jugado de esa forma pero desde que Miguel planteó la idea, me pareció bien y me gustó. Gracias a la confianza que me dio y a las compañeras, que entre todas nos ayudamos, poco a poco las cosas están saliendo bien y esta idea de juego es cada vez más fuerte.


Soy un perfil diferente al resto, le puedo dar más profundidad al equipo



¿Cómo decides cuando venir en corto o romper en largo?
Son momentos en los que tengo que pensar cómo puedo leer el partido e interpretar lo que piensa hacer mi compañera. Igual hay momentos en los que veo que mis compañeras necesitan que yo venga de cara para darla y que otra persona la abra a la banda pero igual en otro momento veo que las centrales necesitan mandar un balón en largo para buscarme al espacio. Tengo que saber leer el momento en el que mis compañeras necesitan unas cosas u otras.

¿Cómo te sientes en el campo con tus compañeras?
Muy bien porque es un grupo muy humilde y hay muy buen ambiente. Nos llevamos muy bien entre todas. Estoy segura de que eso hace que tengamos tantos buenos partidos.

¿Y fuera de él? ¿En qué aspectos te ayudan?
Desde un primer momento nos compenetramos todas muy bien. El simple hecho de irnos una noche a cenar crea un mayor clima positivo. Fuera del campo tengo muy buena relación con todas. Nos vemos, quedamos y todo eso hace que en el campo seamos más fuertes.


No había deporte al que no me apuntaran pero yo decía que quería jugar al fútbol



¿Te fijas mucho en Patri, Carlota, Eva Dios, que también pasaron por el B antes de llegar al primer equipo?
Sí. Me fijo en ellas y en todas las jugadoras porque me gusta aprender de la gente. Cada persona tiene un aspecto fuerte y me gusta aprender cómo se comporta y cómo actúa dentro del campo. Entrenar con jugadoras de tan alto nivel te hace a ti mejorar muchísimo en poco tiempo.

¿Qué aspectos de tu juego debes mejorar para asentarte en el Depor Abanca?
Lo que me falta es experiencia. Tengo 18 años aún y hay veces que me pongo nerviosa en los partidos y me vuelvo un poco loca, por así decirlo. Me falta eso pero con el tiempo lo iré adquiriendo. Si sigo trabajando así, creo que pueden salirme bien las cosas. Estoy trabajando día a día para eso.

Tu apellido es casi premonitorio de tu juego. Eres una delantera guerrera y valiente.
Desde bien pequeña, cuando jugaba en el Imperátor con 10-12 años, me decían ‘Guerra, ¿hoy vamos a la guerra?’ y cosas así. Siempre me hacían el doble sentido con el apellido y yo estoy orgullosa de ello porque mi padre siempre me llevaba a los partidos y a los entrenos. Es como una forma de dar las gracias a mi padre, me gustaba que me dijesen eso.


Fichar por el Depor fue un orgullo, le hizo muchísima ilusión a toda mi familia 




¿Cómo y cuándo empezó tu relación con el fútbol?
Viene desde bien pequeña porque tengo una prima que jugaba al fútbol en el Imperátor. Cuando teníamos las dos cinco años, ella estaba jugando un día al fútbol en el pabellón y yo le dije a mi madre: ‘mamá, yo me quiero apuntar a jugar con ella’. Al final, después de darle la chapa a mis padres semana tras semana, dijeron ‘igual a la niña hay que apuntar a jugar al fútbol’. Me apuntaron cuando tenía cinco años y desde ahí hasta los trece estuve en el Imperátor, que fue el club en el que crecí. Luego estuve un año en el Orzán y ya pasé al Depor B.

¿Probaste otros deportes o tuviste claro desde el principio que lo tuyo era el fútbol?
Lo tenía claro desde pequeña que lo mío iba a ser el fútbol. Me apuntaron a patinaje, baloncesto, natación... No había deporte al que no me apuntaran pero yo siempre decía que quería jugar al fútbol.

¿Qué te decían en casa?
Desde bien pequeña me apoyaron. De hecho, a mi madre y a mi padre no les gustaba el fútbol pero desde que empecé a jugar, se hicieron unos forofos del fútbol. Siempre me llevaban a jugar, a los entrenos, a un lado, al otro, me venían a ver partidos cuando jugaba con la selección gallega incluso a Canarias... Siempre estuvieron conmigo en todos lados. Mis principales apoyos son mis padres, mi hermano y también mi abuela, que siempre me dice que la llame antes del partido y después del partido para contarle cómo fue.


Quiero que suceda (debutar en Primera) y si es con el Depor, mucho mejo 



¿Qué sentiste cuando fichaste por el Depor en 2019?
Cuando fiché por el Orzán ya sabía que la intención era subir al Depor el año siguiente. Entonces, intenté trabajar al máximo ese año para llegar de la mejor forma al Depor. La verdad es que fue un orgullo. Le hizo muchísima ilusión a toda mi familia y a mí me gusta ver a mi familia orgullosa de mí.

¿Cuándo viste que era posible jugar en el primer equipo?
Todo empezó cuando hablé con Manu. Sí que pensaba que quería estar en el primer equipo, obvio, pero no era un objetivo a corto plazo para mí. Yo trabajaba cada día y sabía que si seguía trabajando así, en algún momento iba a llegar. Por eso nunca me estresé ni me agobié por ese tema porque es algo que supe llevar día a día.

¿Ahora te marcas algún objetivo en el Depor Abanca?
Lo único que pienso hoy en día es en seguir aprendiendo y disfrutando del fútbol. Claro que me gustaría que ascendiéramos y me gustaría ver al Depor en Primera, pero sé que si seguimos trabajando en esta dinámica de juego, en un momento u otro va a llegar eso.

¿Puede llegar esta temporada el ascenso?
Todos los partidos son igual de complicados. De hecho, el pasado fin de semana en Pradejón nos costó muchísimo. Te puedes dejar puntos en cualquier campo. La regularidad es muy importante. Si seguimos con esta idea de juego y trabajando como trabajamos en los entrenamientos, lo podemos conseguir.

¿Qué significaría para ti debutar en la máxima categoría?
Sería una satisfacción enorme para mí y mi familia. Es algo que quiero que suceda y si es con el Depor, muchísimo mejor.




► SU AFICIÓN POR EL DEPORTIVO
“Me fijaba en Valerón, era un jugador muy inteligente”
La afición de Aroa por el Deportivo le viene de familia. La delantera cuenta que todos sus parientes fueron siempre simpatizantes del club coruñés y que incluso su bisabuelo y su madre trabajaron en Riazor.

Carlota y tú sois las únicas coruñesas en el primer equipo. Cuéntame cómo se forjó tu afición por el Deportivo.
Mi bisabuelo trabajaba en el estadio en la época del Superdepor y mi madre iba allí a ayudarle a trabajar. De hecho, cuando estaba embarazada de mí, mi madre seguía trabajando en el estadio. Ya hace mucho tiempo que en mi familia eran todos deportivistas. Mi padre me llevaba a ver los partidos del Depor y mi madre también. Desde pequeña sabía que el Depor era un club especial además de histórico.

Ya estabas vinculada al Depor y a Riazor antes de nacer.
Efectivamente. Ya vivía los goles cuando estaba en la barriga de mi madre.

¿Cuáles son tus primeros recuerdos relacionados con el Deportivo y con Riazor?
Recuerdo que el Depor ascendió, no recuerdo en qué año, y después del partido fuimos a celebrarlo a Cuatro Caminos. Y también me acuerdo mucho de Valerón porque me gustaba mucho verlo jugar. Era un jugador muy inteligente y me gustaban las decisiones que tomaba en el campo. Siempre me fijaba en él.

¿Qué pensaste cuando se creó el Depor femenino?
Cuando salió la noticia de que iban a crear la sección femenina, toda mi familia me dijo ‘a ver si algún día llegas ahí’. Y mira, ahora estoy aquí y estoy muy orgullosa de ello.


Aroa Guerra: “Me falta experiencia, a veces me vuelvo un poco loca en los partidos”