Adrián Pérez Guerra: “Nunca estoy satisfecho con lo que hago; soy un chico muy cabezón”
lll
17º-23º

Adrián Pérez Guerra: “Nunca estoy satisfecho con lo que hago; soy un chico muy cabezón”

Adrián Pérez Guerra (26 años) fichó este verano por el Bergantiños procedente del Palencia Cristo | rgd

Usuario

Futbolista del Bergantiños

 

A Adri Pérez (Palencia, 26/1/1996) se le podría catalogar como ‘jugador diferente’. Ofensivamente es un futbolista posee un gran talento. El mediapunta del Bergantiños, club al que llegó este verano, marcó el 1-0 ante el Avilés en la primera victoria del equipo esta temporada una semana antes de enfrentarse a su exequipo.

 

Empecemos por el gol. ¿Ha tenido dedicatoria?
Sí, tuvo dedicatoria para mi novia y para mis padres. Le dije a mi novia que cada gol que marcase se lo tendría que dedicar y, además, ella estaba en la grada.

 

¿Qué imagen se le viene a la cabeza de esa jugada?
Recuerdo el pase en profundidad de Charly para Boedo. La jugada me pillaba un poco lejos porque estaba cansadísimo de un esfuerzo anterior, pero como siempre tengo en mente llegar al área para ver qué surge o si me cae un rebote, me acerqué y vi que a Boedo no le quedaba el balón para pegarle a puerta y le di una solución. Según vi que la pelota me quedaba botando no pensé en otra cosa que no fuese tirar. Tuve la suerte de meter el gol.

 

Cuando tiró, ¿vio claro que iba para dentro?
Sí, pensaba que si cogía portería entraría.

 

¿Es Adri Pérez un futbolista con facilidad para marcar?
Me considero un jugador con gol; no de cifras astronómicas, pero sí marco mis golitos cada temporada.

 

Fue un gol muy importante porque significó que el Bergantiños se ponía por delante en el marcador por primera vez en la temporada.
Era algo que comentábamos en el vestuario las semanas anteriores: necesitábamos empezar ganando, más que nada para la confianza del equipo y para ver cómo nos manejábamos en esa situación. Teníamos claro que si nos adelantábamos, todo sería más fácil y nos costaría menos la victoria.
 

Cuando el balón entra, todos los jugadores del equipo lo celebraron con efusividad.
Sí, parecía un gol en el último minuto. Habernos adelantado fue como un alivio porque ese 1-0 nos permitía estar más tranquilos con balón. Estábamos sufriendo un poco con el dominio del Avilés.

 

3-1. ¿Resultado justo?
Fue un partido muy abierto en el que el Avilés tuvo el dominio en la primera parte pero no muchas ocasiones y nosotros sí tuvimos tres opciones claras. Con 2-0, el Avilés cambió el sistema y hubo diez minutos en los que nos pudieron empatar, pero nosotros también pudimos marcar algún gol más. 
 

Cuando encajaron el 2-1, ¿lo vio cuesta arriba?
Sí, pensé que se nos podría escapar una victoria que teníamos encarrilada. El equipo supo reaccionar y supo sufrir, algo que es muy importante. Charly se sacó de la chistera un golazo e incluso pudimos sentenciar con ocasiones de Pedrosa y otros compañeros.

 

¿En qué fue mejor el Bergantiños que el Avilés?
Tuvimos las ideas más claras y fuimos dominadores en las dos áreas. Supimos defender mejor y, aunque en todos los partidos creamos ocasiones claras, esta vez las convertimos.

 

¿Comparte la opinión de Lemos de que el Avilés va a terminar entre los tres primeros?
Tiene equipo para eso. Las buenas plantillas tienen que acoplarse y, a partir de ahí, conseguir resultados.

 

¿Se vio en la jornada 3 la mejor versión del Bergantiños hasta el momento?
Puede que haya sido nuestro mejor partido porque fuimos contundentes en defensa. En la primera jornada, por ejemplo, estuvimos más blandos. En cuanto a juego me gustó más el primer partido porque dominamos muchísimo durante 30 minutos aunque no fuimos regulares a lo largo de los 90 como sí lo fuimos contra el Avilés. Más que por la victoria, me quedo con el partido del Avilés por las sensaciones que mostramos en el campo.

 

¿Qué ha aprendido el equipo de la derrota y el empate de los dos primeros partidos?
Somos muchos jugadores nuevos que estamos acoplándonos a lo que quiere Lemos y, ante un rival de entidad como el Avilés, se vio al Bergantiños como un bloque y, tanto cuando nos iba bien el partido con el 2-0 como cuando se pudo complicar un poco con el 2-1, el equipo siempre fue a una y eso es lo más importante.

 

¿Haber conseguido un solo punto de los seis primeros en juego pudo generar ansiedad?
Los compañeros que ya estaban en el equipo nos contaron que la temporada pasada la victoria tardó en llegar. Tenemos que ser contundentes en defensa para intentar no encajar porque sabemos que arriba creamos ocasiones.

 

¿Le está gustando el juego del Bergantiños?
Sí, estoy muy contento. El estilo de juego que intentamos hacer me viene muy bien. Todavía estamos un poco verdes en cuanto a movimientos y automatismos pero, en cuanto cojamos la idea que Lemos quiere, el público verá muy buen fútbol.

 

¿Qué le pide Lemos a Adri cuando el equipo ataca?
Que me ofrezca, que quiera el balón. Es un entrenador que no quiere jugadores que se escondan, que no tengan personalidad y eso me gusta. Se me achacó un poco eso en el partido contra el Arenteiro, pero yo me lo tomé como una motivación para demostrar a Lemos que soy capaz de hacerlo y que me fichó por algo que vio en mí y quiero que eso siga siendo así.

 

¿Qué pasó en el partido contra el Arenteiro?
No fue mi mejor partido, me escondí un poco, pero es algo que no pasará muchas veces.
 

¿Y cuando el Bergan no tiene el balón? ¿Qué quiere el míster que haga?
Me pide trabajo. No quiere bajemos andando. Quiere que nos esforcemos y, salgan las cosas bien o mal, que seamos nosotros mismos.

 

Ha llegado este verano. ¿Qué es lo que más le está costando a nivel de adaptación?
El campo. Vengo de jugar varias temporadas en uno de césped natural y cuesta mucho adaptarse a uno de hierba artificial. Pero solo es eso. Por lo demás, creo que me estoy adaptando bien al equipo y a mis compañeros.

 

Ha sido titular en las tres primeras jornadas. ¿Satisfecho?
Nunca estoy satisfecho con lo que hago. Soy un chico muy cabezón. Siempre quiero mejorar y puede que me exija demasiado en muchas situaciones, pero quedan 35 jornadas de liga y mi objetivo es intentar jugarlas todas y ayudar al equipo en todo lo que pueda.

 

¿Es Adri un jugador que cree mucho en sí mismo?
Confío mucho en mis cualidades pero no esperaba ser titular. Eso es algo que tengo que ganarme. Intento trabajar para jugar cada domingo, pero el que decide es Lemos. 
 

En el primer partido jugó 90 y en los siguientes fue sustituido. ¿Le fastidia que le cambien?
A todos nos gusta jugar los 90 minutos, pero en ocasiones el equipo necesita otras caras en el campo y en eso no voy a tener ningún problema nunca.

 

¿Qué es lo que más ha cambiado con su fichaje por el Bergantiños?
Pensaba que el Bergantiños no iba a ser un club tan profesionalidad como realmente es. Vine aquí solo por el juego del Bergan la temporada pasada. Quería probar cosas nuevas. Fichar por el Bergantiños y descubrir como es el club desde dentro me ha gustado mucho. Me ha sorprendido.

 

¿En el Palencia era un futbolista con más libertad?
Sí, llevaba tres años con el mismo entrenador y siete temporadas en total en el club. Sabía lo que tenía que hacer para poder jugar. Aquí tengo que adaptarme a otras circunstancias y a un entrenador nuevo y es una motivación para mí poder ver si en un equipo nuevo tengo la misma regularidad.

 

¿Será muy especial para Adri el partido del domingo?
Será la primera vez que vaya como visitante a La Balastera. Jugué contra el Palencia cuando estaba en Unionistas, pero era un partido de pretemporada. No es lo mismo. Espero que, ya como jugador del Bergan, nos vaya igual que la temporada pasada.

 

¿Ha imaginado como será su llegada a La Balastera como jugador del Bergantiños?
Va a ser una sensación rara porque será llegar al estadio en el que he jugado en las últimas siete temporadas, entrando siempre en el mismo vestuario, viendo a las mismas personas... Va a ser especial, el partido que más quiero jugar.

 

Tendría alguna opción más. ¿Por qué eligió el Bergan?
Me salió la opción del Arenteiro, por ejemplo, pero me fijo mucho en el estilo de juego. Prefiero no ir a un equipo con un modelo de juego opuesto al que mío porque no voy a disfrutar. Viniendo al Bergantiños, que quiere ser dominador y ser protagonista, yo voy a disfrutar. Por eso decidí fichar.

 

Es más bonito jugar en el campo del Palencia que en el del Bergan.
Sí, más que nada porque uno es un estadio y el otro no. Es lo único que le falta al Bergantiños para ser un equipo muy, muy atractivo.

 

¿Cuál es el principal peligro del rival del domingo?
Es un equipo que tiene mucho la pelota, que intentará disputarnos el dominio y, pese a que no ha marcado en las tres primeras jornadas, es un equipo muy peligroso arriba porque, si a Adri Herrera le dejas un metro en el área, te la va a meter. Va a ser un partido muy bonito de ver.

 

Cuando se enfrentaba al Bergantiños como futbolista del Palencia, nunca imaginaría que acabaría fichando por un equipo de Carballo. ¿O sí?
No, reconozco que no imaginaba que iba a acabar jugando aquí. Perdí los dos partidos contra el Bergantiños como jugador del Palencia, pero los recuerdos son buenos. La forma de jugar me gustaba mucho. En el vestuario hablábamos mucho del Bergantiños, de su forma de jugar y de competir. Cuando se habla de un equipo en un vestuario, es por algo y cuando te sale la oportunidad de poder fichar por ese equipo del que hablabas, te ilusiona y eso es lo que pasó en verano.

 

¿No le echó para atrás el campo de As Eiroas?
El tema del campo es algo que no te hace echarte para atrás. Lo que motiva realmente es ir a un club en el que crees que vas a disfrutar. Al campo siempre vas a acabar acostumbrándote.

 

¿Cómo es el Bergantiños a nivel de club?
Se me quedó grabada una frase de Iago, el preparador físico: te puedo vendir mil cosas del Bergan, de cómo funciona, de su presidente y demás, pero si no estás aquí para vivirlo no sabrás la repercusión que tiene.

 

¿Con qué objetivo ha fichado por este equipo?
Cumplir los objetivos grupales. Eso ante todo. Los personales son superarme cada temporada. Sé que el año pasado ningún jugador llegó a las dos cifras en cuanto a goles y, aunque nunca he sido un goleador, es algo que me motiva. Me gustaría ser el primero en conseguirlo o ayudar a un compañero a que lo consiga.

 

El Bergan fue sexto la temporada pasada. ¿Es muy complicado repetirlo?
La Segunda Federación va a ser más complicada que la temporada pasada porque los equipos son más parejos, pero confío en superar al último Bergan. Vengo con esa actitud. No quiero luchar por la permanencia, quiero hacerlo mejor que la temporada pasada.

 

Hacerlo mejor sería jugar la fase de ascenso.
Tenemos que fijarnos en el Bergan de la temporada. Tener ese modelo y, con las ganas y la ilusión de cada uno, intentar mejorarlo.

 

El míster se desespera conmigo en muchas cosas

 

Adri se ha referido al vestuario al que ha llegado y también a su gran ídolo futbolístico.

 

¿Está totalmente integrado en el vestuario?
Todos los nuevos estamos integrados. Jugadores como Agulló, Reme, Charly, Uzal, que ya estaban la temporada pasada, han ayudado mucho. Sobre todo el papel de Boedo y Santi ha sido clave para los que vivimos en Carballo. Han quedado muchos días con nosotros, nos han dado mil opciones para comer, para visitar... Quedaría para tomar un café o para jugar a los bolos con cualquier compañero.

 

Su ídolo es Zidane.
Intento lo mismo que él. Si un pase es muy difícil y mucha gente piensa que no vas a ser capaz de darlo, yo lo intento salga o no salga.

 

¿Desespera eso a Lemos?
El míster se desespera conmigo en muchas cosas. Siempre juego a un toque y él quiere que, en casa, haga control porque me va a ayudar a no perder tanto el balón.

 

Para pase, el que dio contra el Deportivo.
Mucha gente lo vio como un gran pase, pero para mí fue algo normal. No creo que diese un pase increíble, simplemente di un pase que soy capaz de dar. 

 

Cuando pierdo, lo mejor es que nadie me hable

 

A Adri le ha cambiado la vida desde su fichaje por el Bergantiños.

 

Vive en Carballo. ¿Cómo lo lleva?
Vine con mi novia de cero y nos dimos cuenta de que Carballo tiene mucha vida y estamos muy a gusto viviendo aquí.

 

¿Le ha dado tiempo de hacer algo de turismo?
He visitado Malpica, he ido al Faro de Fisterra... Me falta Betanzos. Nos gusta mucho la tortilla y queremos ir a probar la de Betanzos. Mi novia y yo somos tanto de playa como de montaña y aquí tenemos las dos opciones. Estamos abiertos a recomendaciones para visitar. Cuando podamos, iremos.

 

Hablando de tortilla, ¿cómo la alimentación ‘healthy’?
Nunca he sido mucho de cuidarme, pero mi novia me está inculcando buenos hábitos y se puede decir que lo estoy intentando y que progreso adecuadamente.

 

¿Quién cocina en casa?
Yo cocino, pero lo justo. Prefiero que ella sea la que maneje el menú y ayudarle yo en todo lo que necesite.

 

No es la primera vez que vive fuera.
Mi salida más lejana fue Salamanca. Estaba a hora y media de casa.

 

Esta es la primera está lejos de casa.
Me daba un poco de miedo porque soy muy casero, pero mi novia me ha ayudado a dar el paso. Eran siete años en el Palencia y la relación ya estaba un poco desgastada. Era el momento de probar algo nuevo.

 

¿Cómo lleva estar tan lejos de la familia?
Creía que lo iba a pasar peor, pero no está siendo así. Todavía no he ido a casa desde que llegado, así que imagínate si estoy a gusto aquí (ríe).

 

¿Es de los que se lleva el fútbol a casa o es capaz de desconectar?
Cuando pierdo, lo mejor es que nadie me hable hasta que yo decida cuándo hacerlo. Estoy aprendiendo a gestionarlo.

 

¿Tiene manías los días de partido?
Siempre entro con el pie derecho y, después de la foto, le meto un sprint de 20 metros.

 

¿Se ve en el Bergan más de una temporada?
¿Por qué no? Todo depende de la temporada que hagamos, de cómo me sienta en el club y, lo más importante, de cómo se sientan ellos conmigo porque son los que deciden si renuevo o no.

 

¿A qué compañeros busca más en el campo?
Como los imanes, los jugadores que tenemos un perfil futbolístico similar, como Charly o Reme, tendemos a juntarnos.

Adrián Pérez Guerra: “Nunca estoy satisfecho con lo que hago; soy un chico muy cabezón”

Te puede interesar