Atletismo | Brillo coruñés en Salamanca
lll
17º-23º

Atletismo | Brillo coruñés en Salamanca

En la imagen de la izquierda, Ana Iglesias Amado; a la derecha, Menchu Sánchez y Paula Piñón | jct

Usuario

Salamanca dio el pistoletazo de salida a los campeonatos de España de pista cubierta de la presente temporada. Como viene siendo habitual, el campeonato sub-23 abría el abanico de eventos nacionales bajo techo que tendrán continuidad la próxima semana con el plato fuerte de la pista cubierta, el absoluto. Ourense será la sede por segunda vez. Se pondrán en juego los últimos billetes para el Mundial de Belgrado.


La nómina de atletas herculinos fue amplia, con ocho sobre el tartán de la instalación charra.

Los primeros en abrir fuego fueron los vallistas Lucas Lorenzo y Guzmán Carril. Ambos llegaban con una marca idéntica, 8.43 y les tocó la misma semifinal, junto al gran favorito y a la postre ganador y record de los campeonatos, Enrique Llopis. Gran salida de Lucas Lorenzo, que en la tercera valla se desequilibró, hundiéndose. Aunque se repuso, no pudo remontar para acabar sexto con 8.72. Mejor suerte corrió Guzmán Carril, cuarto, pero su crono de 8.59 fue insuficiente para lograr meterse en la final.


Los velocistas fueron los siguientes en saltar a la pista. Ana Iglesias Amado y Víctor Mosteiro tomaban parte en los 200. Ana Iglesias llegaba con la cuarta mejor marca de las participantes y con claras opciones de meterse en su primera final nacional. En eliminatorias pasó más apuros de los previstos para imponerse,. Con 24.88 se alzó con la victoria por milésimas por delante de Anna Monso.


En las semifinales venció con gran autoridad a solo una centésima de su mejor marca al parar el crono en 24.74, solo superada por la gran favorita Eva Santidrián con 24.04.


Penalizada

En la final salió por la calle cuatro. Algo que le iba a penalizar en detrimento de las calles más altas, donde no pudo estar al nivel de las rondas anteriores para terminar en octava posición con 25.02 en su primera final.


Víctor Mosteiro rompía hace una semana el techo de los 22 segundos en el doble hectómetro. Sus 21.86 le auguraban un gran campeonato sub-23, con grandes posibilidades de entrar en la final por derecho propio. Ya en eliminatorias volvía a romper la barrera de los 22 firmando 21.97, que le daba el pase a la semifinal. En la misma clavaba la marca de las eliminatorias para meterse en la final. Al igual que Ana Iglesias, la calle volvió a ser determinante. Correr un 200 en calle 3 es dar excesiva ventaja a los rivales. Su marca de 22.05 por esa calle es de un gran valor


En los 60 metros lisos, Laura López llegaba con un crono de 8.09, en eliminatorias. No pudo superar el corte al quedarse con 8.31. Igual suerte que corrió su compañera de entrenamiento, María Gómez, en las vallas, ya que su crono de 10.03 fue insuficiente para pasar de ronda.


Los 400 contaban con la presencia de Thiarle Gabriel Gómez, duda hasta el último momento de competir en Salamanca. Finalmente tomó parte en la prueba. Salía por calle uno, pero eso no fue un hándicap para pelear la semifinal hasta el final. Bien colocado al entrar en calle libre, terminó en cuarta posición de su semifinal con 49.10, muy cerca de su mejor marca personal de 49.04.


En Iago Jopia cayó la representación herculina en el medio fondo. Tomaba parte en los 1.500 gracias a su marca de 3:85.52 conseguida en el Campeonato Gallego.


Carrera muy inteligente del atleta coruñés, que fue recogiendo cadáveres para ir inexorablemente hacía una nueva mejor marca personal. Pero la juez encargada del cuenta vueltas se despistó, tocando la campana por error. Hizo parar a los atletas una vuelta antes, ante el desconcierto de los competidores que pararon antes de tiempo. Al final, la juez árbitro de la competición los recalificó a todos para la final. En la misma no pudo aguantar el tirón de los primeros, para acabar con un tiempo de 4:05.49. Todos se respetaron en exceso en esta final.


En jabalina

Motril acogió una nueva edición del campeonato de España de lanzamientos largos, con presencia coruñesa en la prueba femenina de jabalina. Hasta allí se desplazaron Yulenmis Aguilar, la atleta cubana dirigida por Raimundo Fernández, y Menchu Sánchez Parrondo y Paula Piñón, ambas entrenadas por Necho Fernández.


Yulenmis Aguilar solo disponía de tres lanzamientos por su condición de extranjera y no poder pasar a los intentos de mejora. Aún así le bastaron dos lanzamientos para imponerse –sin opción de subir al podio- con un mejor lanzamiento de 55,63 metros, quince centímetros por encima de la campeona de España, Arantza Moreno, con 55,48. Menchu Sánchez y Paula Piñón terminarían en puestos de finalistas al ser cuarta con 47,13 y octava con 40,08 respectivamente.


El viento que sopló en el desarrollo de la competición, así como un retraso considerable en el horario, no ayudaron a que se pudieran mejorar marcas.


Actuación sobresaliente teniendo en cuenta que Menchu Sánchez aún no se encuentra en un estado óptimo de forma y que Paula Piñón es atleta de categoría sub-20.


Ivanna Roman decidió no desplazarse a tierras andaluzas para centrarse en la temporada estival.

Atletismo | Brillo coruñés en Salamanca

Te puede interesar