miércoles 25/11/20

Tropiezo del Bergan en casa

El equipo de José Luis Lemos empató en As Eiroas contra el Silva; ambos equipos suman dos empates en las dos primeras jornadas y el cuadro carballés solo ha marcado goles de penalti
Antón Concheiro (i), ante Kata, mediocentro del Silva, en el partido de ayer  | raúl lópez
Antón Concheiro (i), ante Kata, mediocentro del Silva, en el partido de ayer | raúl lópez

El Bergantiños y el Silva siguen invictos después de dos jornadas, pero no han sido capaces de celebrar ninguna victoria. El punto de ayer sabe mucho mejor al equipo de Javier Bardanca que al de Lemos, que se ha dejado cuatro ante equipos que, en teoría, no son rivales directos en la lucha por el ascenso a Segunda División B. Además, el equipo carballés, que ha generado varias ocasiones en los dos partidos, solo ha sido capaz de ver puerta desde los once metros. Marcos Remeseiro hizo el 1-0 de penalti en la primera mitad y Brais Lema empató en la segunda.

Solo un cambio en el Bergantiños respecto al once inicial de la primera jornada de liga en A Porta Santa ante el Paiosaco. Lemos dio continuidad a diez futbolistas que lo hicieron realmente bien en el feudo peisaqués y la única novedad en el equipo titular fue el delantero Álex Tarí, que entró en lugar de Martín Lamelas, por lo que Duque actuó en banda. 

Uno de los handicaps del Bergantiños en la primera jornada fue no aprovechar las ocasiones para tomar ventaja en el marcador y afrontar el partido de otra manera. El guion contra el Silva fue diferente. A los treinta minutos, el cuadro carballés ya estaba por delante y, de nuevo, con gol de penalti. Como era de esperar, no hubo cambio de lanzador en el Bergan y Marcos Remeseiro superó a Damián para poner el choque de cara para los locales.

Bardanca se encontró con dos problemas en defensa en el tramo final de la primera mitad. El primero, la lesión de Fiuza. El técnico del Silva optó por Manu Orosa para sustituirle. El segundo, la tarjeta amarilla que vio Antonio, que la pasada temporada jugó en el Bergantiños. El míster silvista optó por dejarlo en el vestuario y aprovechó para hacer un cambio ofensivo, ya que en su lugar entró Jonhy.

El 1-0 no es un resultado definitivo con casi una hora de partido por delante y mucho menos contra el Silva, un equipo al que no le falta competitividad, intensidad ni fe. Cuando estaba a punto de cumplirse una hora de juego, el lateral derecho Brais Lema consiguió equilibrar el marcador. El 1-1 hizo que se presentase un nuevo escenario: el Silva ya no tenía que arriesgar tanto y al Bergan volvían a entrarle las prisas, como una semana antes contra el Paiosaco. 

En el tramo final del partido pudo pasar de todo. El Silva no arriesgó más de la cuenta, pero tenía opciones para avisar con peligro tanto en contraataques como, sobre todo, en acciones a balón parado. El Bergantiños intentó la victoria con fútbol primero y, en los minutos finales, con corazón. En pocas quinielas se apostaría a que el equipo carballés solo conseguiría dos puntos en la dos primeras jornadas ante Paiosaco fuera y Silva en casa. La buena noticia para el Bergan es que Pablo Agulló disputó los primeros minutos de la temporada porque, si las lesiones le respetan, está llamado a ser un jugador determinante en el equipo.

El de Agulló fue el primero de los cambios del Bergantiños junto al de Diego Uzal por Antón Concheiro, una sustitución que ya realizó Lemos en el duelo frente al Paiosaco. Ni diez minutos después, tras el gol del empate firmado por Brais Lema, el técnico del Bergantiños agotó los cambios: Martín Lamelas por Duque y Marcos Rodríguez por Carlos López. El cuadro carballés no fue capaz de batir a Damián y se tiene que conformar con ser uno de los equipos invictos del grupo.

Comentarios