martes 07.07.2020

Miriam Ríos: “Antes de irme a Tenerife, ya tengo morriña de A Coruña”

Capitana del Deportivo Abanca
Además de capitanear al equipo femenino, fue la imagen de la campaña de abonados de este curso | rcd
Además de capitanear al equipo femenino, fue la imagen de la campaña de abonados de este curso | rcd

En dos semanas, Miriam Ríos dejará de ser jugadora del Deportivo Abanca, al que ha capitaneado, y hará las maletas para irse a las islas afortunadas. Ayer, el Tacuense oficializó su fichaje. Afronta con ilusión y ambición esta nueva etapa, se marca como objetivo el ascenso a Primera Iberdrola. Desde allí estará pendiente de ‘su’ Depor, al que quiere regresar una vez finalice su carrera en el césped.

En su apretada agenda, hace un hueco para atender a este diario. Antes de irse a Canarias, sigue con su vida en A Coruña. Trabaja y saca adelante, por segunda vez, el nivel dos del curso de entrenador (ya lo había hecho en 2011 pero no se lo convalidaron al retomar sus estudios en la escuela del Depor para el nivel tres, así que tuvo que empezar desde el primero). Y también echa un cable a quien lo necesita, como Lucía, la preparador física, que se examina del nivel uno.

Su próximo destino será San Cristóbal de La Laguna, en Tenerife. “Es la primera vez que salgo de casa, por así decirlo. Tuve la oportunidad con 21 años y no lo hice por una lesión y ahora lo hago con 32. Creo que va a ser una experiencia muy bonita profesional y personalmente. Es un nuevo reto, se ganan experiencias en todos los sentidos y espero que me respeten las lesiones y jugar con asiduidad para dar todo lo que tengo”, asegura la futbolista coruñesa.

Ella, que ha sido la ‘María Pita’ del Deportivo, imagen de la campaña de abonados de esta temporada, ya siente “morriña antes” de irse. “Es normal. Esta  es una ciudad muy bonita, en la que se vive muy bien. Yo soy una persona muy casera, pero también muy extrovertida y seguro que rápido encuentro apoyos en Tenerife”, indica.

Miriam apunta alto en la isla: “El club está dando un salto de calidad en todos los  sentidos, fichando bien y renovando. Es un proyecto bonito y ambicioso y vamos al máximo. Si se puede, ascender”.

Si eso ocurre, se reencontrará con el Deportivo. “Esperemos que el Depor tenga una temporada muy buena o mejor.  Si hay que enfrentarse a él, será un partido muy especial, pero lo primero es ascender y el reto es difícil”, advierte.

La todavía capitana blanquiazul cree que para el equipo que entrena Maniu Sánchez es “muy difícil repetir una temporada tan increíble” como la que ha finalizado de forma prematura por el coronavirus. 

“Ha sido una pena por los partidos que teníamos en casa contra los primeros. Íbamos a conseguir puntos aunque estuvieran por delante. Mantener ese listón es complicado. Los equipos te conocen más, ya  no eres la novedad. Aun así creo que pueden estar en la zona alta”, considera.

Con su salida y la de otras jugadoras, puede pensarse que el Depor pierde arraigo. Ella considera que no. “Cada vez que venían las jugadoras nuevas, las que estábamos en el equipo les enseñábamos el equipo, la ciudad, la afición... han visto el sentimiento que hay hacia el club. Poco a poco las jugadoras van teniendo ese sentimiento blanquiazul y de pertenencia. Pongo la mano en el fuego porque todas van a pelear cien por cien por el Depor y además tienen un cuerpo técnico que también es deportivista y que inculca eso”, precisa Miriam, que mantiene una “buena relación” con su todavía técnico: ““Son doce años juntos. Sabemos de que pie cojea cada uno”. De hecho, en la reunión en la que le confirmaron su salida, también se le trasladó la intención de que en el futuro vuelva a estar ligada al club. “Ya veremos de qué manera, si entrenando, siendo utilera.. lo que sea. Es el equipo de mi corazón. Vaya donde vaya, va a ser así”, expone.
De su etapa en el Deportivo,  se queda con “muchísimos sueños cumplidos”. “Si tengo que destacar un momento, me quedo con la primera vez que vestí la camiseta. Ponérmela en el primer entrenamiento y decir: ostras, Miriam, estás en el Depor”, añade.

También rescata el ascenso, el partido de Copa en Riazor o ser María Pita: “Fue algo muy bonito, me lo pasé muy bien haciéndolo y se dio muchísima visibilidad al fútbol femenino, que es lo que pensaba cuando me lo propusieron”. 

Miriam, que cree que en el futuro habrá mujeres al frente de equipos masculinos del fútbol profesional español, está convencida de la permanencia del que entrena Vázquez

Comentarios