viernes 22.11.2019

Iago Parga: “Estoy luchando para tener opciones con el primer equipo”

Iago Parga, futbolista del Fabril, lleva nueve años en la cantera del Depor  | pedro puig
Iago Parga, futbolista del Fabril, lleva nueve años en la cantera del Depor | pedro puig

Rubio, ojos claros y abrigo verde. Iago Parga, central del Fabril, es el espejo de cualquier canterano. Lo daría todo por tener una oportunidad con el primer equipo y, en su caso, por jugar un partido en Riazor.

El Fabril ha ganado los tres últimos partidos. ¿Está en el mejor momento de la temporada?

El equipo necesitaba sumar tres victorias consecutivas para estar en los puestos de cabeza. Creo que se está demostrando que funcionamos mejor y que los jugadores nos entendemos cada vez mejor.

El equipo ha encajado en las tres últimas jornadas. ¿Por qué no acaba de ser hermético defensivamente?

Contra el Rápido hicimos el 1-0 y en la siguiente jugada nos empataron. Después jugamos contra el Polvorín y, lo cierto es que, nos sometió bastante y que su clasificación es engañosa. Hasta el momento, el Compostela y el Polvorín han sido los equipos que más me han gustado. Y contra la Unión Deportiva Ourense pecamos de relajación en el tramo final del partido ante un equipo con buenos jugadores.

En el partido contra la UD marcó a Iago Blanco, su compañero la temporada pasada en el Laracha.

Se me hizo raro. Es un amigo, pero dentro del campo eso se olvida. Lo piqué toda la semana pasada diciéndole que le iba a rascar.

¿En qué aspectos del juego ha crecido más el Fabril desde el inicio de la temporada?

En las primeras jornadas veía al equipo muy sólido defensivamente, pero no sé qué nos pasa en las últimas jornadas. Creo que en cuanto a juego sí hemos mejorado. Conocemos las virtudes de cada uno y el equipo ofrece cada vez mejor rendimiento.

El dibujo más utilizado hasta el momento, el 1-4-4-2.

Lo empezamos a trabajar el primer día de pretemporada y, a medida que sumamos partidos, nos adaptamos mejor a este sistema.

¿En qué momento de forma y de juego está Parga a estas alturas del curso?

Bien. El míster nos exige mucho, estamos entrenando a un ritmo muy alto y acabo los partidos bastante bien. No sabría decir si estoy cerca de mi 100%, pero cada vez me encuentro mejor.

Con los laterales tan largos y a veces con Gandoy y Villares en el doble pivote, ¿quedan desprotegidos los centrales?

Somos un equipo compacto. Villares tira un poco más para arriba, pero Gandoy puede ser defensivo y no me he sentido desprotegido nunca.

El Fabril tiene otro mediocentro desde hace tres semanas: Youssuf.

Es un portento. Un pivote físico y con buen juego de pies. Es muy similar a Kanouté.

Faltan varios meses pero, ¿ve al Fabril como campeón?

Sí, para mí es el principal objetivo del equipo. Esto es muy largo y debemos ser ambiciosos. Tenemos que ser campeones sí o sí.

¿No conseguirlo sería una decepción?

No nos podemos poner esa presión porque el Compos y el Ourense son muy buenos equipos, pero sería un chasco no ganar la liga. Me sorprende que no esté arriba el Bergantiños porque tiene una plantilla muy buena. Sigo confiando en que va a llegar al ‘playoff’.

Es fundamental que el grupo sea sano y que todos tengamos buena relación

¿Es la plantilla del Fabril la mejor del grupo 1 de Tercera?

Desde que empezamos a entrenar, vi el nivel de mis compañeros y siempre he pensado que tenemos plantilla para ser campeones en Tercera. Hay muy buen grupo y nos llevamos todos genial. Quedamos después de los entrenamientos o de los partidos.

¿Qué hacen los futbolistas fuera de Abegondo?

Tomamos algo, jugamos unas ‘Plays’ en casa de alguno, vamos a cenar... Es fundamental que el grupo sea sano y que todos tengamos buena relación.

¿Cuál será el principal rival a batir?

El Ourense es un equipo semiprofesional que entrena por las mañanas, los sábados y que tiene gente joven, con hambre. El Compos me sorprendió mucho cuando jugamos en el Vero Boquete y ahora tiene más potencial aún tras el fichaje de Primo.

¿De qué le sirvió la temporada pasada en el Laracha?

Jugar 37 partidos en Tercera sirve para aprender mucho. Ha sido una parte importante de mi formación y, al jugar al lado de Antonio, me he dado cuenta de cómo un central puede tener más picardía. Me fijaba mucho en todo lo que él hacía y creo que he crecido como futbolista. Óscar confió en mí desde el principio y le estoy muy agradecido por ello.

El Laracha entrenaba, a veces, con diez futbolistas. ¿Le perjudicaba eso al futbolista joven?

Creo que sí porque no nos permitía trabajar como nosotros queríamos. El Fabril necesitaba salir de la zona de descenso pero, quedarnos con tan pocos efectivos para entrenar, nos perjudicó e influyó en haber terminado la temporada tan abajo en la clasificación. Hasta enero estábamos del medio de la tabla hacia arriba y, aunque no quiero que sirva de excusa, fue un factor que nos marcó. 

He tenido envidia sana porque jugar en Riazor es un objetivo que tenemos todos

¿Qué ha aprendido de Gilsanz?

Me enseñó aspectos defensivos que ahora noto mucho. Mantengo muy buena relación con él.

Ricardo, Jiménez, Antón, Sandá, Guedes, Boedo, Adri… Muchos ya no están en el Fabril. ¿Echa en falta a alguno?

Diría que a todos pero, sobre todo, a Boedo, que está jugando en Segunda B y a Adri, que ya lleva siete goles. Ambos están en un buen momento en este inicio de liga y me alegro mucho por ellos. Todos han sido compañeros míos y guardamos muy buena relación. 

Después de una buena temporada en el Laracha, ¿esperaba tener la oportunidad de hacer una parte de la pretemporada con el primer equipo?

La temporada pasada estuve a un buen nivel individual en Tercera, jugué 37 partidos y en el verano esperaba que me pudiesen llamar para hacer la pretemporada, tenía esa ilusión. Le decía a mi padre que ojalá me diesen esa oportunidad aunque solo fuesen dos semanas al principio y luego centrarme en el Fabril. No pudo ser y ahora estoy luchando para darle la vuelta a la situación y tener opciones con el primer equipo.

¿Ha tenido envidia de Bourdal, que llegó al Deportivo procedente de un equipo de Tercera y ya sabe lo que es jugar en Riazor?

Tomi es un compañero increíble y me alegro de todo lo que le pasa, pero no voy a mentir: he tenido envidia sana porque él ha jugado en Riazor y ese es un objetivo que tenemos todos los canteranos.

¿Ve a alguno de sus compañeros con potencial para estar en el primer equipo?

Creo que a Gandoy se le queda pequeña la Tercera División y también me sorprende mucho que Villares no esté más arriba porque es un futbolista muy listo. Valín es muy bueno, y Mujaid, y Mario Losada, que es un delantero que me encanta porque lucha siempre y tiene un golpeo increíble... Tenemos una plantilla muy equilibrada.

Iago Parga es de la casa. ¿Hay menos nivel futbolístico en Galicia para que tengan que llegar tantos jugadores de fuera a la cantera del Deportivo?

No tengo el mercado controlado, pero en Galicia hay buenos jugadores y los que llegan de fuera también lo son. Hay profesionales de captación que se encargan de eso y yo no podría decir si hay mejor nivel en Galicia o fuera de Galicia.

No es habitual que un central sea el lanzador del faltas del equipo. ¿Desde cuando las tira Iago Parga?

Las he tirado siempre desde que era infantil. Esta temporada, Mario, el míster y yo nos picamos los viernes y los sábados para ver cuál de los tres mete más faltas.

¿Se queda con la del partido contra el Barco o la del pasado domingo contra la UD Ourense?

La del último domingo. Estaba más esquinada y mucho más lejos de la portería que la otra. Después de que el árbitro señalase la falta, Mario se acercó y me dijo: “está muy lejos, pónmela”. Me dio tiempo a pensar y lo tenía clarísimo: encima de la cabeza del tercer jugador de la barrera. Según salió el balón ya vi que iba a ser un golazo.

¿Cómo lo celebró?

Con mucha rabia, estaba muy contento. Le dedico los goles a mi abuelo, que ya no está conmigo desde hace cuatro años.

Contra la UD hubo dos penaltis para el Fabril, dos lanzadores y ninguno fue Parga. 

No me dejan, yo solo me encargo de las faltas. Aarón y Mario los están tirando bien. Que sigan metiendo goles.

El pasado verano me sentí algo decepcionado
Pareja de Chumi en el pasado y de Mujaid o Bourdal en el presente, Parga explica qué es ser central del Deportivo.

¿Las decisiones de Luisito le han hecho sentir el tercer central del Fabril por detrás de Mujaid y Bourdal?

Cuando vi que el pasado verano no empezaba la pretemporada con el primer equipo y Bourdal y Mujaid sí lo hacían, me sentí algo decepcionado. Me lo tomé con calma, sabía que tenía centrarme en lo mío y hacer bien las cosas. No me podía obsesionar con eso. En el Fabril estamos jugando más o menos lo mismo y no tengo nada malo que decir del míster.

Ha sido pareja de Chumi, futbolista del Barcelona B. ¿Cómo era jugar con él?

Se me pone la piel de gallina. Es un hermano para mí. Desde el momento en el que llegué al Depor tuve una relación con él que ha sido increíble. Nuestras familias se juntaban después de cada partido; en los torneos, nuestros padres siempre estaban juntos, él venía a Sarria y yo pasé muchos veranos en A Laracha. Es una amistad que he conseguido gracias al fútbol y que me quedará para siempre.

Mujaid es el único futbolista de la plantilla del Fabril que ha tenido minutos en Primera División. ¿Cómo lo definiría?

Tengo muy buena relación con él fuera del campo y, futbolísticamente, tiene unas condiciones físicas privilegiadas. Va a ser futbolista profesional sí o sí.

Si el delantero falla, no pasa demasiado pero, ¿cómo supera un central los errores individuales?

Sabemos que no podemos fallar y por eso arriesgamos menos que un delantero. Un error nuestro puede ser una jugada clave en un partido. Tenemos que estar concentrados los 90 minutos y medir el riesgo. Si fallamos, no podemos pensar en el error porque el partido continúa. Ya se  reflexionará una vez termine.

Nunca había notado tanta confianza en mí como con Óscar

Nueve años en el club. Toda una vida viendo por y para el Deportivo.

Es de Sarria, pero lleva toda una vida en el Deportivo. ¿Recuerda cómo fue su fichaje?

Fui a la selección gallega alevín y cuando era infantil de primer año, empecé a entrenar con el Infantil A del Lugo. Me fui de vacaciones a Sada a casa de un amigo, me llamó mi madre y me dijo que le había llamado Pulido para preguntarle si yo quería ir a entrenar una semana con el Depor. Después valorarían si me fichaban. Fui a entrenar y la semana siguiente me ofrecieron seguir.

¿Qué le convenció del Deportivo?

Soy del Depor desde los tres años. Fui a ver la semifinal de Champions contra el Oporto cuando metió el penalti Derlei. Mi padre también fue a O Dragao. Toda mi familia es del Deportivo y me hizo una ilusión tremenda.

Iago Parga tiene 20 años y lleva toda una vida en el Deportivo.

Son nueve años en el club. Los dos primeros, cuando estaba en 1º y en 2º de la ESO, venía a entrenar en taxi con Cacharrón, Javi Rey y Álex Rey. Llegaba a casa a las once de la noche. El primer año que vine para A Coruña, cuando era cadete de primer año, viví en el Liceo y después estuve tres años en el Hogar.

¿Siempre ha jugado de central?

En mi primera temporada en el Depor jugué de mediocentro y, cuando era infantil de segundo, terminé jugando con el Cadete B de de central. El año siguiente me pusieron de central y ya me quedé ahí.

¿Cuál es el mejor recuerdo que tiene del club?

Sin duda, cuando fui campeón de España cadete siendo de primer año (también lo eran Chumi, Gandoy y Sandá). Fue un algo indescriptible. Ser campeón con el Depor, ganar al Real Madrid por 21 a 20 en la tanda de penaltis y después la final contra el Zaragoza. 

¿Cuál ha sido su mejor temporada?

Esa temporada del campeonato de España fue una de las más importantes porque era la primera en la que jugaba de central, me sentí muy cómodo y, a nivel individual, fue muy positiva para mí. En la siguiente, siendo cadete de segundo año, jugué en el Juvenil B con Secho. En juvenil de segundo año me rompí el tobillo contra el Celta en la primera jornada y no jugué nada en toda la temporada. De Juvenil de tercer año jugué todo y después fue la del Laracha, bastante buena a nivel individual.

¿Y el entrenador que más le ha marcado hasta esta temporada?

Con Óscar me sentí muy valorado. Nunca he notado esa confianza en mí por parte de ningún otro entrenador. Me sorprendió que me diese los penaltis siendo juvenil. Además de con él, sigo hablando con el resto: Coméndez, Secho, Saúl y su famoso ‘balón terrón’...

Comentarios