lunes 10/8/20

Claudio Corbillón: “La del Boimorto fue mi mejor etapa como entrenador” 

Claudio Corbillón: “La del Boimorto fue mi mejor etapa como entrenador” 

Claudio Corbillón, entrenador del San Tirso, camina por el área técnica de A Grela 1 en un partido ante el Montañeros  | Pedro Puig
Claudio Corbillón, entrenador del San Tirso, camina por el área técnica de A Grela 1 en un partido ante el Montañeros | Pedro Puig

Claudio Corbillón, entrenador del San Tirso, vuelve a O Carballal. El técnico volverá a pisar el campo del Boimorto, donde estuvo durante tres temporadas. En la 2016/17 consiguió devolver al Boimorto a Preferente tras 28 años y, en la campaña siguiente, logró la permanencia. Un partido especial (domingo, 17.00 horas) para Claudio, que solo tiene palabras de agradecimiento para su anterior equipo.

¿Qué emociones te despierta volver a pisar O Carballal?

Tengo un grandísimo recuerdo de todo, de la gente, de los jugadores, que prácticamente son los mismos de siempre, y para mí es un orgullo poder volver a un campo donde disfruté muchísimo. Fue mi mejor etapa como entrenador. Estoy tremendamente agradecido a la oportunidad que me dieron. Me dejaron trabajar, tuve continuidad e hicimos un proyecto bastante bonito.

¿Qué significa para ti el Boimorto?

Es un club especial. Me trataron de forma increíble, tuve la suerte de trabajar con una directiva espectacular, con gente muy sana y con unos jugadores que defendían el escudo como nadie. Es una familia, un club muy interesante y muy apetecible. Solo tengo palabras buenas para ellos. Estaré agradecido de por vida.

¿Qué recuerdas de tu paso por el Boimorto?

Son todos recuerdos positivos. El primer año no conocía al equipo. Lo viví como un año de vivir la experiencia, de conocer el ambiente y a partir de ahí vimos las necesidades que había. El año siguiente fuimos capaces de incorporar jugadores que nos dieron un salto de calidad y, sumado al núcleo del 80% de jugadores de allí, conseguimos aumentar una plantilla que era corta. De quedarme con algo, me quedaría con el último año, que fue el más complicado. Me gusta la dificultad, afrontamos un año con nuevos retos y los sacamos adelante.

¿Cuál fue el mejor momento de tu etapa allí?

El año del ascenso fue bastante rodado. Fuimos capaces de encontrar una línea de juego y nos acompañaron los resultados. Me quedo con el día del ascenso, por supuesto, pero también con el día que conseguimos la permanencia en Preferente en la penúltima jornada en casa contra la Residencia. Estábamos cortos de efectivos, teníamos bajas y conseguimos empatar. Era la parte final del campeonato, estábamos sufriendo y fue un alivio. Costó pero para nosotros era muy importante.

¿Se puede contar alguna anécdota de ese día?

Al acabar el partido me tuve que ir a hacer cuentas porque en la última jornada podía haber triples y cuádruples empates y tenía que mirar para ver si salíamos beneficiados o no en cada caso. Aunque perdiéramos en Dubra todos los empates nos beneficiaban así que estábamos salvados. La celebración tuvo que esperar pero valió la pena.

¿Y cuál fue el peor momento?

Al principio de la temporada pasada nos costó mucho adaptarnos. De hecho, la primera victoria no llegó hasta la jornada 6 contra el Dumbría en casa. Tuvimos algunos momentos de dudas de ver si éramos capaces o no, pero nos juntamos y lo sacamos adelante.

¿Qué impresión te merece actualmente?

Están haciendo una temporada espectacular teniendo en cuenta el contexto en el que se mueven y la dificultad que tienen para entrenar y para fichar jugadores. Todo eso hace más difícil competir. Llevan 41 puntos en una temporada espectacular. A ver si son capaces de certificar la permanencia, que aún no la tienen.

¿Qué virtudes y debilidades le ves?

Este año mejoró en la faceta defensiva. Está encajando menos goles, es más rocoso, plantea los partidos de una forma más cerrada y a todos los equipos les cuesta marcarles gol. Es el principal cambio. Por otro lado, la parte final del campeonato les cuesta más porque tiene una plantilla corta y no tiene la posibilidad de mover tanto el banquillo. Eso se suele pagar a nivel físico.

¿Qué partido esperas?

A diferencia de los últimos enfrentamientos entre ambos espero un partido más abierto porque los dos equipos estamos necesitados de puntos, quizá nosotros más. Pero esa necesidad que tenemos nosotros va a hacer que el partido se abra y tengamos opciones.

¿Cuál puede ser la clave?

La clave va a ser la medida en la que seamos capaces de adaptarnos nosotros al contexto. O Carballal es un campo que dominan ellos a la perfección, donde el público es protagonista, y tenemos que ser capaces de adaptarnos a todo eso, de hacer nuestro partido y de competir.

¿Cómo llega el San Tirso a este choque?

Llegamos en el mejor momento de la temporada. Llevamos cuatro partidos a buen nivel y queremos darle continuidad a eso. Estamos pagando un poco la falta de acierto en el área rival pero si encontramos ese punto de equilibrio en las áreas vamos a competir mejor. Tengo mucha confianza en sacar los tres puntos.

¿Qué le falta al San Tirso para dar un salto en la tabla?

Acierto en el área rival. Es nuestro déficit de la temporada. En muchos partidos hemos estado bien pero nos ha faltado gol en cierto momentos y lo hemos pagado bastante. 

¿Hay ansiedad en la plantilla debido a multitudinaria pelea por evitar el descenso?

No. Ya sabíamos desde el principio que íbamos a estar en esta zona peleando hasta el final. Sabemos que cada partido es importante pero tampoco tenemos ansiedad. Quedan todavía siete partidos y estamos en la misma situación que muchos equipos. Nosotros ya contábamos con ello, quizá otros equipos no, y hay que llevarlo con calma.

¿Cuántos puntos crees que harán falta para evitar los arrastres?

Calculo que sobre 48 puntos. Pero no lo sé porque va haber muchos enfrentamientos directos y dependerá de eso.

Comentarios