jueves 24/9/20

La brújula del Depor Abanca y el relevo de Vero Boquete

Teresa Abelleira, capitana y cerebro del equipo blanquiazul, ha sido
votada como la mejor jugadora de la jornada 7 en Primera Iberdrola
Teresa, en el encuentro de la jornada 5 frente al Rayo Vallecano en Abegondo | Quintana
Teresa, en el encuentro de la jornada 5 frente al Rayo Vallecano en Abegondo | Quintana

Teresa Abelleira Dueñas (10 de febrero del 2000, Pontevedra) nació futbolista. Lo lleva en la sangre, como su padre Milo y su hermano Tomás. Cuando era pequeña salía a jugar con ellos en un campito que había cerca de su casa. “En el fútbol de la calle se aprende mucho”, reconocía en una entrevista para este diario. 

Durante su etapa formativa, la centrocampista jugó con chicos hasta su primer año Cadete en la Juvenil de Lérez, un reputado club de cantera de su ciudad. A los 16 años recibió la llamada del Depor para el ambicioso proyecto femenino.

Llegó siendo una niña, pero enseguida se ganó los galones, el brazalete y, en enero de 2017, la primera licencia de futbolista profesional de una mujer en Galicia. Teresa es la joya de una brillante generación a la que también pertenecen Nuria, Laura o Lía. Brilla por su visión de juego, un talento innato y el guante que tiene en el pie derecho.

En el primer partido oficial del Depor y también el suyo en el fútbol femenino, en septiembre de 2016 contra el Oviedo en Arteixo, ya se escucharon varios halagos en la grada. Tres años y un histórico ascenso después, la pontevedresa no necesitó ni cinco minutos en Primera Iberdrola para tirar un caño –sale a uno por partido– y levantar a la grada de Abegondo.

Habitual con las selecciones españolas inferiores, en los últimos años se ha proclamado campeona de Europa sub-19 y subcampeona sub-17. Su siguiente reto es el Mundial sub-20 de Nigeria que se disputará el próximo verano. Y por su cabeza ronda un sueño: llegar a jugar en la absoluta.

Teresa es la capitana del Depor Abanca y la brújula que marca el rumbo del ataque blanquiazul. Una centrocampista cerebral y de toque, como su ídolo, Andrea Pirlo, se presenta como el relevo de Vero Boquete, la gran figura del fútbol gallego y español en las dos últimas décadas. La pontevedresa quema etapas, sin prisa, pero sin pausa. Disfruta del fútbol en la élite como ya lo hacía en un campito al lado de su casa.

Su ahijada Daniela, el café sin lactosa y Ed Sheeran

La primera vez que vi jugar a Teresa me dejó boquiabierto. Nunca había visto a una chica de su edad dominar tantas facetas del juego y con esa fluidez que le caracteriza. Era el debut oficial del Depor contra el Oviedo. Poca broma. Semanas después me tocó hablar con ella para su primera entrevista en este diario. Fue por teléfono: no se desenvolvía tan bien y le entraba la risa, al fin y al cabo era una niña. No le di importancia y en siguientes ocasiones nos comunicamos por WhatsApp, un atajo.

El descaro y la pillería que tiene con el balón en los pies desaparece en las distancias cortas bajo su tímida mirada. “Si en algún momento nota que puede molestar, dejaría de respirar”, bromea Perdi, que fue su compañera y guía los dos primeros años en el Deportivo. “De su hermano aprendió con el balón, pero si algo lleva en la sangre es el esfuerzo, la humildad y la bondad de su familia. La puerta de su casa siempre está abierta para sus amigas, donde duermen dos podían dormir ocho”, añade.

La otra pasión de Teresa, además de la pelota, es su ahijada Daniela, de la que presume siempre que puede y a la que viste de blanquiazul para las fotos del equipo. “Sabe de dónde viene y, sobre todo, nunca olvida quién ha caminado con ella. Es una persona agradecida y a la que es imposible no querer. Sincera y valiente, llegó a Coruña como una niña y ya es una mujercita. Ha madurado vestida del Depor y se esfuerza cada día por defender ese escudo”, le define Perdi.

El café sin lactosa y la música de Ed Sheeran le acompañan en muchos momentos. También desde hace unos meses su pareja, la exdeportivista Patricia Curbelo. No han ocultado su relación, la han normalizado en sus redes sociales y con un reportaje en La Voz de Galicia. Es su vida privada y nadie le tiene que decir lo que debe hacer con ella. Mujer, valiente y futbolista, es la capitana del equipo revelación en Primera, un ejemplo para las niñas del mañana.

Comentarios