domingo 29.03.2020

Alejandro Varela: “Me gustaría hacer mi vida en Estados Unidos”

Estudiante y futbolista de la Keiser University
El joven futbolista coruñés, en su primer partido con el Keiser University  | dxt
El joven futbolista coruñés, en su primer partido con el Keiser University | dxt

Hace poco mas de dos años, el 10 de marzo de 2018, Alejandro Varela Sabio aterrizó por primera vez en Estados Unidos. Lo hizo en Nueva Orleans, en el estado de Luisiana. Nano, como se le conoce en el mundo del fútbol en A Coruña desde hace muchos años, estudia Sport Management en la Keiser University, de West Palm Beach. La semana pasada regresó a España ante el Estado de Alarma por el Covid-19.

¿Cómo surgió la oportunidad de irse a estudiar y a jugar al fútbol en Estados Unidos?

Esta oportunidad surgió gracias a dos amigos que estaban estudiando en USA. Ellos me comentaron la idea de ir a jugar allí y hacerlo compatible con mis estudios. Tuve la suerte de que el equipo necesitaba un mediocentro y consideraron que yo sería una buena opción. Me llamó mucho la atención, pensé que sería una buena oportunidad para mí y, gracias a mis padres, que me ayudaron mucho, pude hacerlo posible.

¿Cómo ha sido su estancia en el país americano?

Llevaba dos años allí. El primero estuve en un equipo de Mississippi y este último firmé por una universidad llamada Keiser University, que está en West Palm Beach, a poco más de 100 kilómetros de Miami.

¿Qué supone para un joven coruñés vivir y realizar sus estudios en Estados Unidos?

Es una experiencia increíble en todos los sentidos. En Estados Unidos valoran mucho el deporte, le dan mucho protagonismo. Además de poder compaginar los estudios con el fútbol, pude aprender un idioma nuevo, viajar y conocer gente de muchos países... Es algo que no tiene precio y me he sentido muy valorado allí.

La de Estados Unidos es una experiencia que me ha hecho crecer y madurar mucho

¿Por qué optó por Estados Unidos y no otro país?

Opté por Estados Unidos porque es un país que siempre me llamó mucho la atención. Allí hay un sistema universitario muy bueno que permite entrenar al máximo nivel y, a la vez, estudio una carrera.

¿En qué cambia la vida en Estados Unidos respecto a la que ya conocía de España?

La vida universitaria, es mucho más exigente a la hora de tener que entrenar y estudiar. Los fines de semana hay que viajar con el equipo, no suele haber mucho tiempo libre para quedar con los amigos. En la vida laboral, por lo que he visto, la gente no suele ir a tomar algo durante la semana ni quedan con amigos. Es todo trabajo y casa. Los estadounidenses son mucho más reservados que los españoles en ese aspecto.

¿Cuál es el nivel futbolístico en el país de Donald Trump?

Está creciendo mucho. Siempre tuve la suerte de jugar en las mejores ligas en España y las americanas no tienen tanto que envidiarle. Obviamente, hay de todo, como aquí, pero por lo general el nivel es bastante bueno. También tengo que decir casi todos los jugadores son internacionales; hay muy pocos americanos . Otro aspecto a destacar es la profesionalidad con la que se trata a los deportistas en las universidades de USA y las instalaciones de las que se disponen.

¿Volverá Nano a Estados Unidos en el futuro?

Si todo sigue así en todos los sentidos, me gustaría poder quedarme y hacer mi vida allí.

¿Qué se ha llevado de su experiencia allí?

Me llevo muchas cosas pero, principalmente, todas las amistades que he hecho con gente de todo el mundo. Es una experiencia que me ha hecho crecer y madurar mucho como persona.

¿En qué momento se entera de que el Covid-19 va muy en serio?

Siendo sincero, habíamos escuchado algo pero nunca creímos que iba a ser un asunto tan serio como lo que está pasando en las últimas semanas. Hasta que no llegué a España no me hice una idea real.

¿Cómo se toma la sociedad americana el coronavirus?

Cuando empezaron los rumores del Covid-19 suspendieron las clases y cerraron las universidades. A partir de ahí, la gente empezó a tomar las medidas que consideraron necesarias. A nivel personal, cuando todo esto empezó, me volví a España para estar con mi familia.

¿Se precipita su regreso a España por el coronavirus? 

Vine en el momento justo, cuando empecé a notar que esto era muy peligroso. Lo hablé con mi familia y me dijeron que no dudase en volver a España, ya que empeorarían las cosas en América. Fueron unos días complicados y los  viví con nerviosismo. Estaba preocupado por mi familia y mis amigos de España.

Me he encontrado una España muy unida para combatir la catástrofe del Covid-19

¿Conoce a alguien cercano que haya dado positivo?

Gracias a Dios, no conozco a nadie haya dado positivo.

Una vez aquí, ¿nota mentalizada a la sociedad para combatir esta enfermedad?

Me chocó mucho el cambio cuando llegué. Me he encontrado una España muy unida para combatir esta catástrofe. Estoy muy orgulloso de la gente de mi país porque veo a todos súper mentalizados.

¿Y la gente de su edad? ¿Se toma en serio el Covid-19 la juventud?

Sinceramente, toda la gente que conozco se lo está tomando bastante en serio.

¿Qué recuerdo futbolístico tiene grabado de antes de marcharse a Estados Unidos?

Un recuerdo muy bonito que tengo fue el primer gol que marqué en División de Honor Juvenil y mi primera convocatoria con la Selección Gallega sub-18.

¿Cuál ha sido el club que más le ha marcado?

Sin duda, el club que más me ha marcado hasta el momento ha sido el Victoria. Toda la gente del club es encantadora. Es como una pequeña familia que siempre se ha portado muy bien conmigo. Me encantaría volver a jugar allí en algún momento de mi vida.

¿Tiene alguna temporada o partido en la memoria?

La temporada que más recuerdo es cuando era juvenil de primer año y tuve la suerte de poder jugar con el equipo de División de Honor. Fue una campaña en la que mejoré muchísimo a nivel individual y en la que pude aprender mucho de los jugadores que había en esa plantilla ese año.

¿Y algún entrenador?

Siempre he tenido muy buenos entrenadores pero, si me tengo que quedar con alguno, me quedo con estos tres: Martiño Botana fue mi entrenador en el Montañeros y me ayudó mucho. Después, cuando llegué al Victoria, tuve la suerte de encontrarme con Diego Santos, con el que estuve casi cuatro temporadas que fueron increíbles porque aprendí muchas ideas y conceptos de él. Por último, Iván García. Es un entrenador al que le debo mucho ya que apostó por mí cuando todavía era un juvenil de primer año y me dio la oportunidad de jugar en División de Honor Juvenil. Siempre se lo agradeceré.

¿Qué objetivo tiene en el fútbol de cara a la próxima temporada?

Esta temporada tuvimos la suerte de poder ganar la Liga y la conferencia por primera vez en la historia de la universidad, pero en el último partido nos quedamos fuera de los ‘playoffs’ para ir a los nacionales, que es el campeonato más importante de Estados Unidos y se juega en California con las mejores universidades del país. 

Entonces, ¿su futuro más inmediato sigue ligado al fútbol en Estados Unidos?

Mi objetivo la próxima temporada es ir a los nacionales y hacer un buen papel junto a mis compañeros en este campeonato. 

El nivel físico es en el que más he evolucionado en USA
Centrocampista de buen trato de balón que ha evolucionado en Estados Unidos.

¿Qué tipo de futbolista es Nano?

La verdad es que no sabría definirme. Lo que más puede destacar de mi juego es la capacidad de liderazgo, la visión de juego y la técnica en el manejo de balón.

¿En qué ha evolucionado a nivel individual y de juego después de su paso por Estados Unidos?

Lo que más noto en cuanto a evolución es el nivel físico. Cuando estaba en España, esa faceta me costaba un poco, pero ahora me veo bastante bien físicamente. A nivel de juego creo que he mejorado en la toma de decisiones. En América suelen presionar mucho y suelen ser muy rápidos, por eso hay menos tiempo para tomar decisiones.

Comentarios