viernes 29.05.2020

Un derbi de polos opuestos

El colista Marín llega a Riazor con cambio en el banquillo y novedades en el plantel
En la primera vuelta, el Basquet Coruña se llevó de Marín una comoda victoria por catorce puntos de diferencia                                                | Pedro Puig
En la primera vuelta, el Basquet Coruña se llevó de Marín una comoda victoria por catorce puntos de diferencia | Pedro Puig

El patinazo de hace dos semanas en la cancha del Castelló, donde volvieron los fantasmas a domicilio, provocó que el Basquet Coruña perdiera una buena oportunidad de colocarse a un solo triunfo del líder, un Ciudad de Valladolid que también tropezó, en su caso en Lugo (95-71).

Precisamente el último verdugo de los de Sergio García es una de las tres únicas víctimas que se ha cobrado hasta ahora su rival de hoy, el colista Marín. Un conjunto pontevedrés que no debería dar demasiada guerra en Riazor, como tampoco lo hizo en el duelo de la primera vuelta, donde la ‘marea naranja’ cosechó su segunda victoria más amplia como vistante, 49-63, solo superada por el 62-93 en Almansa.

La diferencia de potencial y la condición de fortín de Riazor –donde han hincado la rodilla el Valladolid y el Gipuzkoa– son argumentos sobradamente válidos para presuponer que hoy caerá, y sin apuros, el octavo triunfo seguido como local.

La única victoria a domicilio del Marín fue, precisamente, en Castellò (80-89), en la jornada 14. La tercera de su pobre cosecha, en la jornada 20 ante el Granada (80-72), es la única alegría que desde entonces se ha llevado el grupo que el pasado martes dejó de entrenar  –por motivos personales– Javier Llorente, reemplazado por su ayudante, Sergio Gómez, quien contará con dos jugadores nuevos: Njegos Sikiras, cedido por el Fuenlabrada, y Mateo Sánchez, cedido por el Breogán.

Corto de efectivos

Un plantel corto, en el que solo siete jugadores aportan, con Taiwo Badmus (12.3 puntos y 5.3 rebotes) como referente junto a Sangone Niang –comparte timón con el exnaranja Carlos Noguerol (6.6, 2.6 y 3.0 asistencias)–, que promedia 13.2 tantos y 3.4 pases de canasta en los cinco partidos que ha jugado tras ser fichado de urgencia como recambio del en principio ‘jugador franquicia’, Joel Hernández, desvinculado del club pontevedrés el lunes de esta misma semana. Un bloque que también llegó a sumar al pívot Filip Toncinic, pero el croata se bajó del barco después de disputar siete encuentros.

Estadísticamente, tampoco hay color en este derbi. El Marín, de largo el peor ataque, de larguísimo el menos valorado y el segundo equipo que más puntos encaja, solo es mejor que el Coruña en un apartado: balones perdidos (11.7 contra 12.8). Pero, eso sí, los partidos hay que jugarlos sobre el parquet. Que una mala tarde puede tenerla cualquiera.

Comentarios