sábado 5/12/20

La Rías Altas vuelve dentro de un tríptico de mucho nivel

Al igual que el año pasado, los clubes náuticos de A Coruña y Vigo unen sus fuerzas para dar una mayor relevancia a sus regatas más emblemáticas
La presentación tuvo lugar ayer en la sede social del RCN La Coruña        | javier alborés
La presentación tuvo lugar ayer en la sede social del RCN La Coruña | javier alborés

Mar de Maeloc vuelve a escena como un gran proyecto que une, mediante el trabajo y la potenciación de sus principales eventos, a los dos grandes clubes náuticos gallegos: el RCN La Coruña y el de Vigo. La oferta conjunta se concreta en diez días de navegación de crucero por la costa gallega, divididos en tres pruebas: la Regata Rías Altas (nacida en 1974), el Trofeo Finisterre (1966) y la Regata Rías Baixas (1964).

La presentación oficial de este tríptico, que cumple su segunda edición, tuvo lugar ayer en el Náutico herculino, con la asistencia del comodoro anfitrión Jorge Etcheverría, el presidente del RCN Vigo, José Antonio Portela, el concejal de Cultura, Jesús Celemín, Noa Pérez en representación de Custom Drinks y Manuel Pedro Seoane como máximo responsable de Mar de Maeloc. También estuvieron presentes los dos delegados de vela: Guillermo Blanco por la entidad herculina y el gran regatista Gonzalo Araújo por la olívica, así como los dos directores de los eventos: Chuco Pérez Lafuente, que lo es de la Rías Altas y Finisterre, y Manu Millán de la Rías Baixas.

Puertos sede
Los puertos sede de Mar de Maeloc 2020, son una espléndida representación de los principales de la costa gallega: Malpica, Sada, Cedeira, A Coruña, Vigo, Combarro y A Pobra do Caramiñal. 

Con respecto a las fechas, del 30 de este mes al 2 de agosto  tendrá lugar la Regata Rías Altas; los días 7 y 8 de agosto el Trofeo Finisterre y, para acabar, del 12 al 15  está programada la Rías Baixas.

Serán en los casos de las regatas por etapas citadas cuatro jornadas de competición, más una previa de controles e inspecciones, y dos en el Trofeo Finisterre, que une A Coruña con Vigo y tiene una distancia de 120 millas náuticas. Fue una prueba que nació precisamente con el objetico de unir las dos regatas de las Rías gallegas. El Trofeo Finisterre regresó en 2019 de la mano de Mar de Maeloc tras muchos años sin celebrarse.

Este tríptico es un proyecto en el que la sostenibilidad del medio marino es esencial. En todo el desarrollo de las regatas se ha apostado por los materiales reciclados, las camisetas con que serán obsequiados los participantes están fabricadas con algodón proveniente esencialmente de botellas de plástico, rescatadas de los mares y los objetos usados desde la papelería hasta las banderas de los barcos han sido fabricadas con materiales reciclables.

Este año, como otra aportación en pro de la sostenibilidad, para la fabricación de los trofeos, se ha utilizado madera proveniente de antiguos palés utilizados en sus almacenes por Maeloc, y las placas han sido elaboradas con aluminio reciclado procedentes de envases de bebidas recuperados. Ecoembes, por su parte, instalará en varios puertos del Mar de Maeloc su sistema de recogida selectiva de residuos.

Los dos clubes que llevan las tareas organizativas han decidido crear el Gran Trofeo Mar de Maeloc, que premiará al barco de las categorías más competitivas que logre la victoria global a modo de circuito de las tres regatas.

Una prensa de sidra construida a escala por artesanos coruñeses será la pieza que premie al vencedor absoluto. Este gran trofeo será depositado en el club herculino hasta la venidera edición, si el ganador fuera de un barco perteneciente a un club con base al norte de cabo Finisterre, y en el de Vigo, si lo fuera de uno al sur.

En torno a 90 barcos (unos 30 en la Rías Altas y 60 en la Rías Baixas) tomarán parte en este tríptico.

Comentarios