sábado 28/11/20

Grandes comienzos no garantizan el mejor final

En lo que va de siglo, el Liceo ha ganado cinco veces los cuatro primeros partidos, pero en solo una conquistó el título
Imagen del encuentro ante el Mataró, en el que el Deportivo Liceo, con un sobrio 2-0, firmó el cuatro de cuatro  | Pedro Puig
Imagen del encuentro ante el Mataró, en el que el Deportivo Liceo, con un sobrio 2-0, firmó el cuatro de cuatro | Pedro Puig

El Deportivo Liceo acumula cuatro victorias en las cuatro primeras jornadas ligueras, una marca que, a pesar de su condición de perenne candidato al título, en lo que va de siglo XXI solo ha alcanzado en cinco ocasiones, aunque solo en una acabó conquistado la OK Liga.
En una competición de la regularidad tremendamente polarizada en la última década, donde solo el Reus Deportivo, segundo en la campaña 2016/2017 y campeón en la 2010/2011, y el CP Vic, subcampeón en la 2015/2016, se interpusieron entre el todopoderoso Barcelona y el conjunto verdiblanco, un gran comienzo no garantiza el éxito final.

Como muestra, el botón del pasado curso. Los pupilos de Juan Copa ganaron sus diez primeros compromisos pero acabaron segundos de una liga que la FEP ‘regaló’ al Barça, campéon de la fase regular, al no poderse disputar los playoffs a causa de la pandemia. Fue el séptimo título consecutivo de la locomotora azulgrana, el decimoctavo en los últimos veinte campeonatos. Solo el citado Reus de la 10/11 y el Liceo de dos temporadas después interrumpieron la tiranía.

Tacada de siete
En esa brillante campaña 12/13, donde el Liceo se coronó al ganar el último partido en la pista del Lleida, triunfo que le valió para aventajar en un punto al Barcelona, el cuadro coruñés se anotó los siete primeros compromisos, su mejor inicio en las siete veces que se proclamó campeón. 

Y dejó un dato muy curioso: hizo tantos puntos (39) a domicilio como la escuadra azulgrana en el Palau, aunque ni entonces no pudo acabar con una larga racha sin ganar en el feudo azulgrana que empezó tras el 1-2 de la 09/10 y acabó el día 12 del presente mes con el triunfo por 3-4. 

En la 17/18, los de Juan Copa arrancaron con un balance de 6-0, pero acabaron el campeonato en segunda posición, a 11 puntos del Barça, la misma diferencia que la campaña pasada, suspendida a falta de una jornada para el final de la fase regular. Tres puntos separaron a azulgranas de verdiblancos en el curso 10/11, donde el conjunto entrenado por Carlos Gil se anotó los nueve primeros encuentros. 

Del mismo modo que una óptima puesta en escena no es garante del mejor final, un mal arranque suele acabar en cdecepción. Los dos peores de este siglo, un triunfo, un empate y dos derrotas en la 2001/2002 y 1-2-1 en la 2000/2001, remataron de la misma manera, con el Liceo KO en primera ronda de los playoffs. 

En los otros seis títulos ligueros conquistado por el club verdiblanco, el mejor inicio fue el 4-0 de la temporada 1982/83. El peor, 1-1-1, data del curso 86/87. Uno después, el Liceo caía en la jornada inaugural por un estrepitoso 8-3 en la pista del Noia. Así que un arranque normalito tampoco descarta nada.

Comentarios