lunes 21/9/20

Sin espacio para sorpresas

El ‘Bosch Service Solutions’, con Chuny Bermúdez de Castro como táctico, se lleva la Rías Altas
El mar estaba solamente algo rizado, y el rumbo del viento fue un calco de la ruta hasta la ciudad herculina  | FOTos: maría devesa y pedro seoane
El mar estaba solamente algo rizado, y el rumbo del viento fue un calco de la ruta hasta la ciudad herculina | FOTos: maría devesa y pedro seoane

No hubo sorpresas de última hora y el Elan 37 de Ramón Ojea con base en el Club Marítimo Canido vigués, ‘Bosch Service Solutions’, se hizo con la victoria en la regata Rías Altas, del circuito Mar de Maeloc. La unidad ganadora contó con el ourensano Alejandro Pérez Canal a la caña y el coruñés Chuny Bermúdez de Castro como táctico.

Un recorrido entre los puertos de Cedeira y A Coruña en línea de unas 28 millas, suponía la cuarta y última etapa para la vicedecana de las regatas gallegas, que organiza el Real Club Náutico herculino desde el lejano año de 1974.

Vientos del norte de 8 nudos en el exterior de la ría de Cedeira, que indicaba que ser trataría de una navegación rápida, pues el mar estaba solamente algo rizado, y el rumbo del viento era un calco de la ruta hasta la ciudad herculina. Poco después del inicio, que curiosamente volvió a ser puntualísima por cuarta jornada consecutiva, el viento amagó con venirse abajo. Pero se trató de un simple intento, pues a lo largo de las casi 30 millas fue en general franco, lo que provocaba una bajada muy rápida  hasta el punto que la cabeza de regata superaba el buen promedio de siete nudos.

‘Lambaix’, muy bien
En el grupo de los de mayor eslora vencía por primera vez el ‘Lambaix’, con Antonio Ríos a la caña, del Club Náutico de Sada (también ganaba en tiempo real con un crono de tres horas 59 minutos y 16 segundos). 

Tras el bello Sun Fast 3600, se situaba el que había comenzado esta Rías Altas de líder, el ‘Bodegas Benito Santos’ patroneado por Jorge Etcheverría, siendo el tercero en discordia el Hanse 400 ‘Eleko-Mambo’ de Carlos Sampedro Curbera. Con ello, la victoria final en la clase 0-1 era para el J108 ‘bodeguero’ abanderado en el Real Club Náutico de La Coruña.

En las clases 2-3, en la cual  compitieron los tres barcos más fuertes, que a la postre fueron los que ocuparon los lugares de podio, tanto de su clase como de la general. Primera victoria parcial del ‘Alma do Mar’, que salía de un modo espectacular en Cedeira situándose en cabeza de su grupo. El barco armado por Nito Enriquez con Gonzalo Araújo de hombre fuerte de su tripulación, superaba por tan solo un minuto en compensado a ‘Bosch’ y ‘Cachete’. Y un dato inédito: los dos barcos igualan en tiempo compensado.

Amén del barco de Ramón Ojea, que también se hacía con la general, salían tanto ‘Cachete’ como ‘Alma do Mar’ muy bien parados, pues Fran Edreira se llevaba una meritoria segunda plaza absoluta y Nito Enriquez la tercera.

En la clase 4, la lucha por el liderato siempre estuvo entre Enrique Vilariño con ‘Mascato’  e ‘Impresión 3D Atlántica’ de Guillermo Blanco. Al final se llevó el gato al agua este último, por vencer en su categoría en la cuarta etapa. El tercer lugar era para el ferrolano ‘Golfiño’ de José Naya.

El ‘Mascato’ es el legendario ‘Ardora’ que tiempo atrás fue el mejor barco de la flota gallega, ganando cuatro veces consecutivas el Conde de Gondomar en Baiona, así como obtener el título nacional de cruceros al imponerse en su día en Barcelona en el emblemático Trofeo Godó. Tras muchos periplos, Vilariño adquirió este histórico Contention-33 que sigue siendo un barco muy competitivo.

Victoria pues de los ‘canteranos’ del ‘Bosch’. Fue un triunfo muy trabajado: dos primeros lugares, un segundo y un tercero han bastado para que Ramón Ojea volviera a inscribir su nombre en la histórica Regata Rías Altas, hoy inmersa en Mar de Maeloc. El premio ha sido una preciosa Torre de Hércules de plata, elaborada artesanalmente por grandes orfebres gallegos. 

El resto de los galardones están en línea con los criterios de sostenibilidad del circuito, pues los trofeos han sido fabricados con materiales reciclados o recuperados, bien de aluminio de latas de bebidas, bien, en lo que se refiere a las maderas, de los palés empleados en los almacenes de la Sidrería Maeloc. Y la verdad han quedado espectaculares y han llamado la atención de los regatistas. Tras la Rías Altas, llega el Trofeo Finisterre. Será el viernes a partir de las cinco de la tarde desde A Coruña, con 120 millas de recorrido.

Comentarios