sábado 14.12.2019

El Madrid sufre en Vitoria pero sigue con la racha positiva

El equipo de Zidane se puso el mono de trabajo y ganó al más puro estilo del propio Alavés
Los jugadores del Real Madrid celebran uno de sus goles ante el Deportivo Alavés  | efe
Los jugadores del Real Madrid celebran uno de sus goles ante el Deportivo Alavés | efe

Se podría decir que los blancos ganaron ‘a lo Alavés’. El Real Madrid se puso el mono de trabajo y venció en Vitoria con acciones en la que los vascos son especialistas, como con un remate de cabeza de Sergio Ramos en un balón parado y otro de Dani Carvajal, tras un rechace en el área.

A los blancos les costó avanzar ante el muro defensivo albiazul y no estuvieron lúcidos en los últimos metros, durante una primera parte que dominaron, pero no obtuvieron claras ocasiones.

La lluvia fue protagonista durante la segunda parte y aquí los madridistas estuvieron más cómodos y se encontraron mejor en las disputas para seguir encaramados en la cumbre de LaLiga Santander, mientras que el Alavés cortó su racha de dos victorias consecutivas, a pesar de lograr la igualada con un penalti transformado por Lucas Pérez.

Todo tras el descanso
En la segunda parte, bajo un espectacular aguacero, Sergio Ramos adelantó a los madrileños con un remate de cabeza en el segundo palo, tras un saque de falta lanzada por Toni Kroos, y encarriló el encuentro para los de Zinedine Zidane.

El Alavés no se arrugó tras el gol y lo intentó con más corazón que orden hasta reclamar un penalti por una posible mano del croata Luka Modric, que el colegiado no consideró.

Sin embargo, en el minuto 64, el árbitro balear Cuadra Fernández sancionó con la pena máxima un codazo de Sergio Ramos sobre Joselu Mato con el balón en juego, que sirvió para que Lucas Pérez igualara la contienda desde los once metros.

Sin embargo el empate duró poco tiempo, ya que el Real Madrid volvió a coger la delantera a los cinco minutos, con un gol de Dani Carvajal que empujó un balón suelto después de un remate de cabeza de Isco Alarcón al palo, tras una mala acción defensiva albiazul en centro lateral muy alto.

El equipo de Asier Garitano lanzó hasta cinco saques de esquina consecutivos en la recta final del partido que estuvieron cerca de igualar el choque con un remate de cabeza de Manu García.

Comentarios