sábado 14.12.2019

España, 33 años sin conocer la victoria ante Rumanía en casa

El último triunfo de la Roja como anfitrión se remonta al 12 de noviembre de 1986 en un encuentro de clasificación para la Eurocopa de Alemania de 1988
El español Jordi Alba y el rumano Florin Andone, durante el partido entre las dos selecciones del pasado mes de octubre en Bucarest  | efe
El español Jordi Alba y el rumano Florin Andone, durante el partido entre las dos selecciones del pasado mes de octubre en Bucarest | efe

La selección española, que recibirá a Rumanía mañana en el Wanda Metropolitano de Madrid en partido de clasificación para la Eurocopa 2020, no vence en casa al conjunto tricolor desde hace 33 años.

El último triunfo de la Roja como anfitrión se remonta al 12 de noviembre de 1986, a un encuentro de clasificación para la Eurocopa de Alemania’88.

El conjunto que dirigía Miguel Muñoz, que en 1984 se había proclamado subcampeón europeo en el Parque de los Príncipes parisino y que en el Mundial de México 1986 había alcanzado los cuartos de final, se impuso por 1-0 al equipo que dirigía Emerich Jenei en el Benito Villamarín de Sevilla.

Míchel marcó a los 57 minutos el único tanto del encuentro, en el que España formó con Zubizarreta, Chendo, Sanchís, Arteche, Camacho, Víctor Muñoz, Míchel, Gallego (Señor), Julio Alberto, Butragueño y Rincón (Eloy).

Enfrente estaba un equipo que tenía a Hagi como gran figura junto a los Miodrag Belodedici, Marius Lacatus, Rodion Camataru, Nicolae Ungureanu o Laszlo Boloni, algunos de los cuales habían ganado la Copa de Europa el 7 de mayo de aquel año en el Ramón Sánchez Pizjuán al imponerse al Barcelona en la final.

Desde entonces España no ha podido con el cuadro rumano en los tres amistosos que ha jugado en casa. Cayó 0-2 en Cáceres el 17 de abril de 1991; igualó a uno en Palma el 19 de noviembre de 1997; y cedió en el Ramón de Carranza por 0-1 el 15 de noviembre de 2006.

Esa derrota ante los rumanos tuvo, por contra, unos efectos balsámicos para la Roja de Luis Aragonés, que a partir de ahí dio el giro hacia alcanzar la gloria continental y mundial.

Con el Ramón de Carranza como escenario, fue el comienzo del inicio de revolución de Luis Aragonés, que hizo debutar a David Silva, y que unió ante la crítica a un grupo de futbolistas, que posteriormente haría historia con la conquista de la Eurocopa 2008, el Mundial 2010 y la Eurocopa 2012.

Comentarios