viernes 27/11/20

El ‘clásico’ más anómalo

Este encuentro de máxima rivalidad de esta tarde en Barcelona estará marcado por la ausencia de público en las gradas y con ambos gigantes del fútbol español inmersos en sendas crisis de juego
Imagen del último derbi liguero entre madrileños y azulgranas en el mes de marzo en el estadio Santiago Bernabéu (2-0) | efe
Imagen del último derbi liguero entre madrileños y azulgranas en el mes de marzo en el estadio Santiago Bernabéu (2-0) | efe

El gran clásico del fútbol español, el Barcelona-Real Madrid, será por una vez el clásico del silencio. A causa de la pandemia se jugará sin público, sin la presión del escenario y con el balón y el sonido ambiente como protagonistas. 

Un clásico sin ruido, sin tanto morbo y con dos equipos que no atraviesan su mejor momento. Llega peor el Real Madrid, que ha perdido los dos últimos partidos y frente a rivales menores (Cádiz y Shakhtar Donetsk; mientras que el Barça se rehizo de su primera derrota liguera (1-0 en Getafe), con una balsámica goleada europea (5-1 frente al Ferencvaros). 

Se estrenará Ronald Koeman en el banquillo azulgrana en un clásico e intentará que la revolución de los jóvenes, con Ansu Fati y Pedri como estandartes, le permita reforzar su proyecto, al que se le ven unas cuantas cosas positivas. Decidió nada más llegar cambiar el dibujo y ordenar un doble pivote, tres mediapuntas y Leo Messi arriba. Un 4-2-3-1 que puede ser un 4-2-4 y un 4-5-1, pero sobre todo lo que se le ha visto a su Barça es que tiene “piernas frescas” para plantar cara a cualquiera. 

La llegada de Pedri, la de Trincao y la de Sergiño Dest le han dado otra energía al equipo, pero sobre todo el Barça ha empezado a construir un camino nuevo después de aquel terremoto que supuso el 2-8 encajado en Lisboa ante el Bayern de Múnich. De aquello, el equipo puede recuperarse poco a poco, pero difícilmente la directiva, que se ve acorralada por una moción de censura, el Barçagate y aquel burofax enviado por Leo Messi en el que le pidió a Bartomeu irse del Barça. 

Messi tiene cuentas pendientes en el que podría ser su último clásico en casa. No ha marcado en los últimos cinco duelos ante el Real Madrid. Mañana disputará su clásico 44 y encadena dos años, cinco meses y dieciocho días sin marcarle un gol al Real Madrid, una de sus víctimas favoritas. 

El argentino es el jugador que más tantos ha anotado en la historia de todos los clásicos (26), pero el último gol del delantero rosarino al Real Madrid se remonta al 6 de mayo de 2018, en el partido de la 36ª jornada de la Liga que acabó en tablas (2-2). 

Para el Real Madrid el clásico aparece como un punto de inflexión. El escenario perfecto para levantar el vuelo y enterrar las dudas que afloran sobre el proyecto e incluso sobre la figura de Zidane, tras dos derrotas consecutivas de local ante equipos de inferior categoría. La imagen de debilidad dejada ante el Cádiz en Liga y Shakhtar en Liga de Campeones, han instalado la preocupación en la casa blanca. 

Un duelo de altura exige corregir los desajustes tácticos de un equipo que no va unido a la presión y que se descompone por su mal repliegue tras perdida. Con Courtois como salvador, apunta Nacho al lateral derecho y el regreso de Mendy a la izquierda. La fortaleza para la lucha de la medular la meterá Zidane con la pareja Casemiro-Valverde, a los que acompañará Kroos. 

Piqué, muy crítico
El central Gerard Piqué, uno de los capitanes del FC Barcelona, aseguró que resulta “una barbaridad” que el club se haya gastado dinero, “dinero que ahora nos están pidiendo”, para “criticar”, ya no solo a personas externas con una relación histórica con el club, sino a jugadores en activo. 

Se refiere Piqué al caso ‘Barçagate’ y a la contratación, supuestamente por parte del club, de una empresa para monitorizar la actividad en redes sociales para la entidad azulgrana y de crear cuentas en las redes sociales para criticar a personas del entorno azulgrana, entre ellas Messi.

Comentarios