jueves 13/8/20

Vázquez, “indignado” con el colegiado y “molesto” por el juego

Vázquez quería
más juego por
dentro, pero no le
salió | alfa quí
Vázquez quería más juego por dentro, pero no le salió | alfa quí

Fernando Vázquez salió muy enfadado de La Rosaleda por el gol polémico que recibió su equipo en un partido que no le agradó.

“Desde la grada no aprecio la mano, pero hablé con mis jugadores, Álex me dice que es muy clara, todo el mundo me dice que sí era, y una mano previa al gol, voluntaria o involuntaria, si termina en gol, debe ser anulada. Reconociendo que fue un mal partido, para mí es increíble, alucinante, que un árbitro, que para mí era consciente de que hay una mano y que el reglamento le está diciendo que si hay una mano previa voluntaria o no, tiene que ser anulado, lo dé. Si lo quieres ver, porque no lo vas a mirar al monitor. Si el VAR le dice que es dudosa, me dicen que no tiene por qué ir. Aquí hay intereses muy grandes, los de un equipo, una afición, un club y creo que le faltó humildad para ir a ver una jugara. Estoy indignado por esto y también un poco molesto por cómo jugó el equipo”, admitió.

Ojo al acta

El árbitro escribió en el acta lo siguiente: “Una vez finalizado el partido y cuando estábamos dentro del túnel de vestuarios, Fernando Vázquez (...) se dirigió a nosotros a voz en grito protestando un lance del juego de forma airada, siguiéndonos hasta el acceso a nuestro vestuario y teniendo que ser sujetado por miembros de su equipo”. Es probable que al míster le caiga una nueva sanción tras haber cumplido dos partidos de castigo.

El míster explicó su plan de partido. “Pensaba, y sigo pensando, que para ganar el partido teníamos una vía por dentro maravillosa para atacar. En el medio yo tenía cuatro contra dos, la ventaja numérica por dentro. No era un partido para jugar por fuera, pero apenas conseguimos dominar el medio cuando teníamos clara superioridad por ahí, por eso no estoy contento”, dijo.

El míster insistió en que se sentía “decepcionado con el rendimiento del equipo” pero “no de los jugadores” de manera individual.

“El equipo es colectivo, depende del entrenador, y no estuve acertado. Es posible que me equivocara en lo que pensara del partido y cómo lo planteé. Son cosas de la profesión y el oficio. No podemos acertar siempre”, matizó.

El Depor perdió una oportunidad. “Sigo decepcionado, cabreado, jodido. Estábamos en una situación complicada y sigue estando ahí, con el peso de la responsabilidad sobre nuestra cabeza”, lamentó. l

Comentarios