miércoles 26.02.2020

Hugo Vallejo, desde la cuna hasta el Deportivo

Su madre, María Elena Avilés, habla para este diario del último fichaje del conjunto blanquiazul y reconoce que la cesión a un equipo “de Primera” fue clave para aceptar la oferta del Madrid 
Hugo Vallejo posa con sus padres, María Elena y Jesús, para este diario  | patricia g. fraga
Hugo Vallejo posa con sus padres, María Elena y Jesús, para este diario | patricia g. fraga

El Deportivo ha sido clave para que Hugo Vallejo aceptara la oferta del Real Madrid. Arropado por su madre, María Elena Avilés, el joven futbolista abre en A Coruña la puerta que, en unos meses, debe llevarle al conjunto blanco. A sus 19 años (cumple los 20 el 15 de febrero) llega con ilusiones renovadas después de haber pasado unos meses de oscuridad en Málaga.

En el conjunto andaluz llegó a tener hasta su propia taquilla en el vestuario del primer equipo, hasta que un día trascendió el “bulo” de que había firmado un precontrato con el Atlético de Madrid. Le mandaron de vuelta al filial y, al negarse a renovar, también le apartaron de los terrenos de juego.  “Me ha hecho daño psicológicamente pero he podido aguantar y hemos salido para delante”, relató el futbolista en su presentación.

Hugo nació en Granada y pasó por la cantera del equipo que la temporada pasada regresó a Primera División. Tras cinco años en el club nazarí surgió el interés del Málaga. “Se fue allí con quince años y ahí sí hubo un cambio porque era adolescente, pero ahora el cambio es menor, ya es más hombre”, explica su madre a este diario.

Le considera “un chico muy responsable para lo joven que es, muy trabajador y muy noble. No va con mala fe en ningún momento. Ha llegado adonde ha llegado por sus propios medios”. 

“Él se lo ha ganado, nosotros le hemos ayudado a cumplir ese sueño que tiene desde pequeño, pero todo lo que ha conseguido lo ha logrado por méritos propios”, asegura.

En Málaga, a una hora de casa, aunque no vivían con él, estaban siempre pendientes: “Cada semana estábamos en contacto y nos veíamos. Cuando se sacó el carné de conducir, él también venía a Granada. No hemos perdido el contacto en ningún momento”. Ahora, se aleja de casa, pero no de su madre, que ejerce de procuradora en Granada. “Yo me voy a venir un tiempecito a estar con él. Iré y vendré”, sostiene.

El Deportivo ha atraído a un jugador muy cotizado. “Han estado detrás de él los mejores: el Real Madrid, el Atlético de Madrid, el Barcelona, el Valencia... Teníamos que decidirnos porque tocaba ya dar un salto y al final nos decantamos por el Real Madrid, que además ha hecho el esfuerzo para sacarlo de Málaga en el mercado de invierno, que era de lo que se trataba. Y además, llevaba emparejado venir al Deportivo, el SuperDepor, que decantó la balanza porque no es lo mismo ir a un club para estar en Tercera, Segunda B o Segunda, pero con otra estructura, que estar jugando en un equipo de Segunda que es como si fuera de Primera, porque el Depor es de Primera”, advierte María Elena.

Insiste en que la inclusión del Deportivo en la operación “ha sido un factor muy importante para la decisión final” que tomó el jugador con el respaldo de su familia. “Esperamos que con el trabajo y la constancia que tiene Hugo siga cumpliendo sus sueños porque estamos en ese camino. No ha llegado al final. Estamos en la aventura de llegar adonde quiere llegar, que es ser un futbolista top y estamos ayudándolo a que crezca y, por supuesto, que ayude al equipo”, asegura la madre del crack.

Una ciudad “preciosa” y “muy amable”
Hugo Vallejo, que tiene una hermana menor, aterrizó en A Coruña el viernes por la noche y su fichaje por el Deportivo se oficializó el sábado por la mañana, minutos antes de que se pusiera a las órdenes de Fernando Vázquez (un técnico “estricto”, como dijo en su presentación). Lleva pocos días en A Coruña, pero tanto a él como a su familia ya les ha cautivado la ciudad que alumbra la Torre de Hércules y que contempló desde el Monte de San Pedro, una urbe “preciosa” que no conocían y que “es una maravilla”, en palabras de la madre del jugador.

Y no solo están encantados con A Coruña, sino también con sus gentes. “Hemos encontrado mucha amabilidad y cercanía”, apunta María Elena. Tanto ella como el padre de Hugo, Jesús, están encantados con el club, con el cariño que han recibido de sus profesionales en esta primera toma de contacto.

Richard Barral, asesor del club en materia de fichajes, consiguió que esta perla de la cantera andaluza siga puliéndose en A Coruña, como hizo hace un par de años el uruguayo Fede Valverde, que ahora triunfa en el Real Madrid. Lo hará, además, con ficha del filial al ser todavía sub-23, pero para jugar con el primer equipo, que tiene todas sus licencias ocupadas.

Comentarios